Vientián, la desconocida capital de Laos


Vientián, la desconocida capital de Laos

Muchos mochileros creen que la ciudad de Vientián es aburrida. Y de hecho, si esperas una ciudad típica del sudeste asiático, puede que te sientas un poco decepcionado, porque no te encontrarás con los colores brillantes y la frenética actividad típica de Asia. ¡Pero no dejes que unas falsas expectativas te decepcionen! La capital de Laos tiene mucho que ofrecer a sus visitantes.


No te pienses que Vientián va a ser una parada sin mayor importancia en tu ruta por el país. ¡Puede que sea el punto culminante del viaje! En Vientián te espera una arquitectura de influencia francesa, una comida deliciosa y unos templos impresionantes. Y como mucha gente sigue creyendo que Vientián no es interesante, podrás disfrutar de todos estos lugares de interés sin tener que apretujarte entre multitudes de turistas.


Nos atrevimos a pasar un poco más de tiempo en la capital laosiana y nos dimos cuenta de que hay mucho que descubrir. En este artículo, te presentamos la maravillosa Vientián, ¡Sigue leyendo para saber más!

Patuxai

El Patuxai

Este imponente monumento a la victoria es uno de los puntos de referencia de Vientián y está inspirado en el Arco del Triunfo de París. La sello de identidad del Patuxai son los símbolos de las distintas deidades del hinduismo, pero las cinco torres también son difíciles de pasar por alto.


Encontrarás el Patuxai en el parque del mismo nombre, donde, por supuesto, también podrás dar un relajante paseo. Si quieres, puedes subir al mirador y disfrutar de las vistas de la ciudad.

Los templos de Vientián

Pha That Luang

El templo Pha That Luang es el monumento cultural más importante del país. Principalmente por su importancia en el budismo, se ha convertido en el buque insignia del antiguo reino. El templo es tan importante en la cultura de Laos que aparece en todos los billetes.


El templo actual data de principios del siglo XVI. Sin embargo, hay vestigios de un templo que ya estaba presente aquí desde el siglo III a.C. Además, aquí se excavaron los restos de un antiguo templo jemer del siglo XII.
Al explorar este fantástico templo, seguro que te encontrarás con el Buda dorado reclinado. Las imágenes en forma de serpiente de los nagas del interior del templo son también una magnífica oportunidad para tomar fotos. Y en los jardines de Pha That Luang, podrás relajarte tranquilamente o ver a los monjes realizar sus rituales budistas.


En noviembre se celebra en este templo el festival Boun That Luang. Se trata del festival budista más importante de Laos, al que asisten miles de budistas. Si te encuentras en Vientián en esas fechas, no deberías perderte este evento.

vientian

Wat Si Saket

Construido en 1818, Wat Si Saket es uno de los templos de Vientián que sigue en pie como hace unos 200 años. Ni siquiera las guerras de Vietnam y Corea, que también dejaron su huella aquí, pudieron dañar este templo.


Sin embargo, lo que hace que este templo sea tan especial es el hecho de que, a diferencia de los demás, fue construido en estilo siamés. Esto da a Wat Si Saket un aspecto que se espera ver en los templos de Tailandia, así que no te sorprendas si primero miras el mapa para asegurarte de no haber acabado en Bangkok por error.


El templo es más conocido por sus miles de budas sentados. Se creaban con distintos materiales, como plata, piedra, bronce o cerámica, y se incrustaban en las paredes. Esto hace que las imágenes de varios cientos de años de antigüedad sean un telón de fondo particularmente impresionante.

Haw Phra Kaew

Sí, este templo comparte su nombre con el famoso palacio de Bangkok. Y por una buena razón, porque el Buda de Esmeralda que se encuentra en la capital tailandesa estuvo alojado aquí durante mucho tiempo. Fue un botín de guerra ganado por Laos en una victoria sobre el Reino de Siam. Sin embargo, la estatua de Buda fue reclamada a principios del siglo XVIII.


Haw Phra Kaew se construyó originalmente como capilla personal de la familia real laosiana. Hoy, sin embargo, el templo funciona como un museo abierto al público, donde se pueden admirar algunos de los tesoros culturales más importantes del país. Entre ellas, un trono de oro, escrituras budistas de piedra y muchas otras reliquias de tiempos pasados.

Wat Dane Soung

Wat Dane Soung

Encontrarás este templo a las afueras de Vientiane, en la selva. Según los arqueólogos, hay pruebas de que este templo se construyó en el primer milenio y fue un importante centro espiritual en el antiguo reino de Laos. En la actualidad, sólo quedan antiguas imágenes de Buda, talladas en la roca hace mucho tiempo.


Sin embargo, el templo no es visitado por muchos viajeros, incluso los lugareños rara vez se detienen en él. Pero eso no cambia el hecho de que este antiguo templo merece sin duda una visita si se estás en la capital laosiana y quieres hacer una excursión.

Museos en Vientián

El Museo Nacional de Laos

Este museo se encuentra en un edificio ruinoso que data de la época colonial francesa. Puede que no sea tan glamuroso como otros museos similares de Europa, pero sin duda se puede aprender mucho sobre la historia de Laos y la cultura de sus gentes. Así que si quieres entender un poco mejor este pequeño país del Lejano Oriente, no hay manera de evitar este museo.


La entrada también es muy barata, unos ochenta céntimos. En el museo se pueden admirar numerosas exposiciones que se han ido acumulando a lo largo del tiempo. Entre otras cosas, encontrarás huesos de dinosaurio, cerámica antigua e incluso armas de la guerra de Vietnam. Muchos de los objetos expuestos dan testimonio de la fe y del inmenso sufrimiento bélico de la población.

El Museo Textil

Cuando estés en Laos, te encontrarás con hermosos tejidos en casi todas partes. Por dondequiera que vayas, te verás rodeado de estas obras de arte tejidas a mano, que se basan en la centenaria cultura del tejido y la pericia del pueblo laosiano. Hace muchos siglos tejían rastros de su cultura e historia en coloridos tejidos, creando impresionantes testimonios visuales de su país.


El Museo Textil es uno de los lugares más importantes donde se sigue celebrando esta artesanía tradicional. Así, este museo no sólo presenta este arte, sino que lo protege del rápido desarrollo del progreso técnico.


El museo se encuentra en las afueras de Vientián, en una mansión tradicional con un exuberante jardín. Aquí encontrarás exposiciones como antiguos telares y máquinas de hilar, así como colecciones de textiles antiguos. El museo también cuenta con un pequeño taller donde se tejen piezas de seda. También puedes comprarlos en la tienda del museo.

vientian

Xieng Khuan: el Parque Buda

Situado a unos veinticinco kilómetros de Vientián, este parque de reliquias debería figurar en lo alto de la lista de cosas por hacer. Puede parecer algo anticuado, pero el parque data en realidad de 1958. Fue creado por el artista Luang Pu Bunleua Sulilat y alberga numerosas estatuas de hormigón que representan figuras de la mitología budista e hindú.


El punto de referencia de este parque es la imagen del Buda reclinado, de 120 metros de largo. También hay más de 200 estatuas de Buda y una escultura en forma de campana con tres pisos. También se puede subir por ellas; cada planta representa uno de los temas del cielo, el infierno y la tierra.

El mercado nocturno

El nombre lo dice todo en este mercado situado en el parque Chao Anouvong, a orillas del río Mekong. Cada noche se convierte en un animado mercado en el que se pueden conseguir todos los recuerdos que se deseen. Aunque está orientado más a los turistas, podrás encontrar muchas gangas en este colorido bullicio.


Además de numerosos productos textiles, artesanales y accesorios, también encontrarás una gran variedad de deliciosa comida callejera. Así que si te apetece probar algunas de las delicias tradicionales laosianas, no dudes en pasar por aquí.

vientian

Para terminar

Algunos siguen pensando que Vientián es aburrida, pero esta reputación no hace justicia a la gran variedad de lugares de interés. Hay tanto que descubrir en la capital laosiana que se uno puede pasar fácilmente varios días aquí.


El punto de referencia es, por supuesto, el Patuxai, que realmente llama la atención con sus cinco torres adosadas. No te sorprendas por el parecido con el Arco del Triunfo, que sirvió de modelo para este imponente edificio. También se pueden visitar numerosos templos en Vientián. Especialmente Wat Dane Soung merece una visita, aunque sea un poco a las afueras.


Los museos también merecen una vista. Por ejemplo, el Museo Textil y el Museo Nacional. Mientras que en este último se puede aprender mucho sobre la historia del país, en el Museo Textil aprenderás mucho sobre el antiguo oficio del tejido. Y al final del día, también se pueden comprar algunos de estos tejidos en el mercado nocturno, entre otros lugares, o fortificarte con algunas de las delicias de la cocina laosiana.


Como puedes ver, Vientián no es para nada aburrida, sino que puede mantenerte ocupado durante varios días. Sería una pena dejar de lado esta ciudad completamente infravalorada.

Laos

¿Te has quedado con ganas de más? ¡Échale un vistazo a nuestra ruta por Laos!

Contribuciones similares


>