Viajar a Inglaterra en ferri

Si quieres viajar a Inglaterra desde Europa continental, obviamente tendrás que cruzar el Canal de la Mancha o el mar del Norte. Existen varias formas de hacerlo como, por ejemplo, viajar por el Eurotúnel, que va directo a Londres, desde Francia o Bélgica. También existen conexiones en avión o incluso en autobuses internacionales de larga distancia, aunque hay otra opción que quizás no mucha gente valore, viajar a Inglaterra en ferri.

Inglaterra cuenta con varios puertos para ferris desde los que zarpan barcos tanto a la isla de Irlanda como a la Europa continental. En dirección opuesta, también operan ferris regularmente desde diversos puertos. Algunos de ellos son el de Irlanda e Irlanda del Norte. Aunque también hay disponibilidad desde varias ciudades de Europa continental y ciudades portuarias inglesas.

En este artículo te contamos por qué debes viajar a Inglaterra en ferri. También te vamos a dar algunos consejos sobre las ciudades a las que puedes llegar directamente y lo que puedes hacer allí.

Inglaterra en ferri

Las ventajas de viajar a Inglaterra en ferri

Viajar a Inglaterra en ferri tiene bastantes ventajas si lo comparas con viajar en avión. Generalmente, este último se considera, sin duda, el medio de transporte más cómodo. Pero, aun así, creemos que hoy en día hay demasiadas personas que solo se fijan en la velocidad del transporte a la hora de viajar.

En los últimos años, los ferris se han convertido en una verdadera competencia para los aviones. Obviamente, el trayecto es más extenso que en avión, pero la comodidad que ofrece ha mejorado mucho. En el pasado, los barcos eran, en realidad, un medio de transporte masivo de animales y no estaban vistos como un medio de transporte tradicional. Hoy en día, el nivel de exigencia de los viajes en ferri es mucho mayor.

Ventajas de viajar a Inglaterra en ferri: facturación y equipaje

Una de las ventajas que encontrarás a la hora de viajar en ferri será el proceso de facturación. ¿Has experimentado alguna vez esas molestas y largas colas en la puerta de embarque? Bueno, pues olvídate de eso. En un ferri suele haber menos controles, por lo que la facturación es mucho más rápida.

Otro problema notable es el equipaje: como seguramente ya sabes, el equipaje en los viajes en avión siempre es limitado. Pero ¿ocurre lo mismo en un ferri? Ya te podemos adelantar que no. En un ferri podrás llevar todo lo que necesites; solamente tendrás que transportarlo tú mismo. En algunos ferris está permitido, incluso, llevar tu propio coche o caravana. Así, podrás explorar tu destino con total libertad. En cambio, como ya todos sabemos, llevar tu vehículo dentro de un avión es misión imposible.

Ferri por el puente de Londres

Ventajas de viajar en ferri: el trayecto

Sin embargo, la ventaja más significativa es el trayecto en ferri, ya que la experiencia es mucho más relajada que viajar en avión. Es muy poco estresante estar sentado y saber que solo faltan unas horas para que el ajetreo comience de nuevo. Así, podrás recargar las pilas antes de llegar, contemplar el azul del mar e, incluso, mejorar tu salud. Es más, ¡algunos médicos aseguran que respirar aire fresco del mar es bueno para la salud!

En cambio, en un avión respiras un aire que, al cabo de unos minutos, sientes que ya ha pasado por otros pulmones. Sí, ya sabemos que el oxígeno que respiramos se procesa en la cabina de un avión. Sin embargo, es una idea bastante desagradable.

¿Tienes miedo a volar? Entonces, el avión vuelve a salir perdiendo. Si viajas en ferri, ¡podrás ahorrarte una situación de estrés y un posible ataque de pánico!

Barco ferri

Espacio y comodidad

Por otro lado, tendrás más espacio en el ferri que en el avión, por supuesto. De hecho, si hay algo que verdaderamente odiamos de los aviones es la forma en la que se aprovechan y obligan a pagar más por el espacio extra para las piernas. Es un poco injusto para las personas que tienen las piernas bastante largas. Que tengas que pagar más solo por haber nacido con unos zancos en vez de piernas, nos parece una discriminación deliberada. Afortunadamente, nunca tendrás este problema en un ferri.

Hablando de piernas, en un ferri también tienes la posibilidad de moverte libremente en cualquier momento. No tienes que apretujarte en el pasillo del avión para ir al baño, sino que puedes recorrer fácilmente los pasillos del ferri cuando quieras. ¡Ah! Además, no tienes que volver corriendo a tu asiento para abrocharte el cinturón.

Sobre todo, en las travesías más largas, es agradable poder sentarse, relajarse y echarse una siesta para estar activos después. Mientras que el fuerte ruido del avión te impide dormir, en el ferri podrás disfrutar del sonido del mar. Además, en el avión, si no te ha tocado el asiento de la ventanilla, probablemente acabarás asustado por tus vecinos de asiento.

Ventajas de viajar en ferri: la comida

Pasemos ahora al tema de la comida: por un lado, en el avión no suele haber comida de gran calidad; por otro, la comida del avión durante un vuelo se sirve en envases de plástico. Además, siempre hay un horario fijo en el que los tripulantes de cabina pasan por el pasillo para preguntarte si te apetece comer algo.

El ferri también tiene una gran ventaja en este caso. Aquí podrás disfrutar de comida recién preparada en el restaurante del barco en cualquier momento. Así que, si prefieres un rico filete de salmón a un plato de pasta llena de aditivos, el ferri es la mejor opción. Además, el ambiente en el bar de un ferri es mucho más agradable que en un avión.

Llegada del ferri en la noche

Viajar a Inglaterra en ferri: ¿a qué ciudades se puede llegar?

Si quieres viajar a Inglaterra en ferri, hay varias ciudades a las que se puede llegar fácilmente. Una de ellas, por ejemplo, es Liverpool. Tiene conexiones por mar con Douglas (en la Isla de Man), Dublín y Belfast.

Desde Belfast, hay tres servicios diarios a Liverpool. El viaje dura unas ocho horas y los billetes cuestan 25 euros por trayecto.

También hay ferris diarios desde Dublín a Liverpool. El viaje solo dura unas tres horas y media, pero los precios son ligeramente más altos. El trayecto a Liverpool cuesta 40 euros. El viaje de Douglas a Liverpool dura lo mismo, pero el precio es un poco más barato.

Viajar a Inglaterra en ferri: Ámsterdam y Newcastle

Hay una conexión diaria entre Ámsterdam y Newcastle. El ferri sale del puerto de IJmuiden a las 17:30 horas todos los días y llega al puerto de Newcastle a las 9:15 del día siguiente. Esto significa que tienes que pasar una noche entera en el ferri.

Además, el viaje de Ámsterdam a Newcastle no es tan caro. Es cierto que un billete por setenta euros no es precisamente barato, pero si tienes en cuenta que en ese precio está incluida la noche que pasas en el barco, entonces el precio está muy bien.

Viajar a Inglaterra en ferri: Dover y otros destinos

Otra ciudad inglesa a la que se puede viajar en ferri es Dover. Desde el puerto francés de Calais, puedes llegar a tu destino en una hora y media. Sin embargo, este ferri solamente está destinado a los conductores de coches, ya que actualmente no hay ferris para peatones. Lo mismo ocurre con el ferri de Dunkerque a Dover.

Obviamente hay muchas otras conexiones de ferri entre Inglaterra e Irlanda o Europa continental, además de las ya mencionadas. También hay puertos de ferri en ciudades como Plymouth, Southampton, Folkestone y Harwich.

Incluso si tu destino deseado no está incluido en la lista, todavía existe la posibilidad de llegar en autobús o tren. El sistema de transporte público inglés está muy bien desarrollado y puedes llegar a todos los lugares de una forma sencilla. También puedes desviarte en dirección a dirección a Gales o Escocia, donde también puedes visitar algunas ciudades muy impresionantes.

Inglaterra en ferri

Para terminar

Viajar a Inglaterra en ferri es un viaje más largo que en avión, pero, sin duda, tiene otras ventajas: por ejemplo, la facturación es mucho más relajada y rápida en un ferri. El hecho de que puedas pasear en todo momento cuando quieras también es un punto a favor.

Por otro lado, las personas de piernas largas estarán muy contentas de que se elimine el coste de un asiento con más espacio para las piernas. No queremos señalar con el dedo a todas las aerolíneas, pero si comparamos la comida de un ferri y de un avión, éste último sale perdiendo.

Para viajar a Inglaterra en ferri, hay muchas ciudades a las que se puede llegar. Desde Ámsterdam, por ejemplo, hay una conexión con Newcastle todas las tardes. También hay ferris a Inglaterra desde algunas ciudades francesas, como Dunkerque, y también, desde Calais a Dover.

En nuestra opinión, la ciudad portuaria más emocionante de Inglaterra es Liverpool, a la que puedes llegar desde Belfast o Dublín. También tienes la opción de tomar un ferri desde la Isla de Man hasta Liverpool. Así, si nunca has viajado a Inglaterra en ferri, esta es una buena oportunidad para empezar y olvidarte de una vez del avión y de sus desventajas.

Inglaterra

¿Te has quedado con ganas de más? Échale un vistazo a nuestras rutas por Inglaterra.

Contribuciones similares

La mejor época para viajar a Letonia: guía climática

En este artículo te mostramos las razones por las que vale la

Leer más >
La mejor época para viajar a Letonia: guía climática

¿Cuál es la mejor época para viajar a Irlanda?

La mejor época para viajar a Irlanda: ¿por qué ir como mochilero a

Leer más >
¿Cuál es la mejor época para viajar a Irlanda?

Hoteles en los árboles: los alojamientos más bonitos de Alemania

Los mejores autocines alemanes: todo lo que necesitas saber ¿Qué puede ser

Leer más >
Hoteles en los árboles: los alojamientos más bonitos de Alemania

Wurzburgo: todo lo que debes saber

Qúe ver en Wurzburgo: entre iglesias, monumentos y viñedosSi eres un visitante

Leer más >
Wurzburgo: todo lo que debes saber

Turismo negro en Alemania: Descubre la historia alemana

Turismo negro en Alemania Cuando la gente piensa en irse de vacaciones

Leer más >
Turismo negro en Alemania: Descubre la historia alemana

Qué ver en Escocia

Qué ver en Escocia: desde Edimburgo hacia Inverness Todos hemos escuchado hablar sobre el precioso

Leer más >
Qué ver en Escocia
>