Szczecin, Polonia: una perla polaca junto al Báltico

Szczecin es la capital de la región o voivodato de Pomerania Occidental y una de las ciudades más grandes de Polonia. Esta importante ciudad portuaria se enriqueció durante la Edad Media gracias al comercio en el mar Báltico. Además, cuenta con un pasado turbulento, pues la ciudad estuvo gobernada por diversas naciones continuamente enfrentadas.

Para los visitantes, el encanto de Szczecin reside en sus avenidas de estilo Haussmann y muchos de sus edificios te dejarán sin palabras. Desafortunadamente, solo se ha podido conservar el aspecto original de alguno de ellos.

Szczecin es una ciudad apasionante que debería ser uno de tus objetivos para 2021. Puede que sus edificios no sean tan antiguos como los de otras ciudades, pero vale la pena ir y apreciar la labor que se hizo para recrear fielmente los lugares destruidos por la Segunda Guerra Mundial.
¿Quieres saber más? ¡Pues sigue leyendo!

Como llegar

La llegada a Szczecin, Polonia

A casi 50 kilómetros de la ciudad, se encuentra el aeropuerto de Szczecin. Encontrarás vuelos directos desde aeropuertos británicos e irlandeses, aunque, si sales de otro país probablemente tengas que hacer escala. En Polonia, hay también muchos vuelos nacionales que llegan a Szczecin desde Varsovia y Cracovia.

Ya en el aeropuerto, puedes elegir entre el autobús o el tren para ir a la ciudad. Si decides ir en autobús, ¡no hace falta que corras! Sus horarios están adaptados a las llegadas de los aviones. Por lo tanto, si tu vuelo llega con retraso, no te preocupes porque el autobús te estará esperando. Y tras unos 90 minutos de trayecto… ¡Bienvenido a Szczecin!

Aunque, si quieres llegar cuanto antes, también tienes la opción de ir en tren y tardarías una hora más o menos. Esos sí, ten en cuenta que, a diferencia de los autobuses, las líneas de tren no están adaptadas a los vuelos.

Otra opción sería ir a Szczecin desde otra ciudad de Polonia, ya que los ferrocarriles estatales conectan esta ciudad con las grandes urbes del país. Por ejemplo, hay varios trayectos diarios desde Varsovia con el tren expreso EIC que tarda unas cinco horas en llegar. Por otro lado, si la opción anterior no te convence, siempre puedes viajar  desde Poznan, pues tardarías, solamente, unas dos horas y media.

Pero tenemos que advertirte que los retrasos de los ferrocarriles polacos son frecuentes. Ahora bien, las prestaciones de este medio de transporte han mejorado significativamente en los últimos años. La mayoría de las líneas regionales cuentan ya con cómodos asientos, aire acondicionado, ¡y hasta wifi!

transporte público

El transporte público en Szczecin, Polonia

Szczecin cuenta con una extensa red de líneas para el transporte público compuesta, principalmente, por tranvías y autobuses. Gracias a este servicio, podrás llegar a cualquier punto de la ciudad sin problemas.

Los billetes para usar el transporte público los puedes comprar en cualquier quiosco o directamente al conductor. El precio depende del tiempo que vayas a usar la línea. Por ejemplo, si viajas durante quince minutos, solo pagarás unos cincuenta céntimos de euro.

Otra opción es comprar un billete para un día completo que cuesta alrededor de unos tres euros. Y, si vas a estar mucho tiempo por la ciudad, lo mejor es que compres un billete semanal o mensual; ¡te saldrá aún más económico!

Sin embargo, estos precios solo se aplican a los autobuses y tranvías normales. Existen otras líneas de autobuses exprés que recorren la ciudad haciendo menos paradas, pero las tarifas de estas líneas son mucho más caras.

Siempre que vayas a usar el transporte público, ¡no te olvides comprar tu billete! Quizá no los veas porque van de paisano, pero en los autobuses y los tranvías pueden subir revisores que hacen controles de billetes aleatoriamente. Si tu billete está caducado o no lo has validado, tendrás que pagar una multa bastante alta. Así que, ya sabes lo que se suele decir en estos casos, ¡más vale prevenir que curar!

Szczecin a pie o en bicicleta; ¡tú eliges!

Otra manera de explorar Szczecin es a pie. La ciudad está dividida en dos partes, Lewobrzeże y Prawobrzeże. Estos nombres provienen de su ubicación respecto al río Oder. «Lewo» significa izquierda en polaco y «prawo» es derecha. El centro de la ciudad y la mayoría de los lugares de interés se encuentran en Lewobrzeże.

La mayoría de lugares que puedes visitar se encuentran en el centro de la ciudad, así que puedes ir cómodamente caminando. Ahora bien, presta atención a las líneas rojas que hay por las aceras. Esta «línea roja» conecta casi todos los sitios de interés cultural del centro, y todas sus ramificaciones confluyen en la estación de tren,  salida y meta de todas las rutas.

Hay un mapa cerca del punto de partida donde podrás comprobar cómo es la ruta y qué lugares incluye. Si lo prefieres, puedes conseguir un mapa que incluye el recorrido completo de esta línea roja en la oficina de turismo de Szczecin.

Seguir la línea roja es la mejor manera de explorar el centro de la ciudad a pie. Además, todos los lugares de interés están marcados con un número en la acera, lo que te ayudará a no perderte ninguno. Incluso, hay un letrero en cada parada con algunos detalles y algo de información sobre lo que estás viendo.

En los últimos años, Szczecin también se ha convertido en una ciudad ideal para circular en bicicleta, gracias a su creciente red de carriles bici y senderos a lo largo de las calles principales del centro. Sin embargo, este sistema está lejos de ser perfecto porque, a veces, estos carriles terminan en lugares inadecuados. No obstante, esta creciente afición por las bicis ha permitido que en el transporte público esté permitido subir con ella de manera gratuita, sin importar la hora que sea.

encantos de Szczecin

Los encantos de Szczecin, Polonia

La primera parada de nuestro recorrido por Szczecin será el Castillo Ducal. Este castillo se construyó entre los siglos XII y XVII, y utilizado como sede de los duques de Pomerania en el siglo XVIII, ¡te sorprenderá su magnífica arquitectura del Renacimiento tardío de la década de 1570! Tras la guerra de los Treinta Años, el castillo pasó a ser la sede del gobernador sueco de Szczecin y, a principios del siglo XVIII, la reina de Polonia se mudó a él.

Hoy en día, el edificio se utiliza principalmente como centro cultural con numerosas exposiciones interesantes. Además, acoge conciertos y representaciones teatrales cada temporada.

Seguidamente, tenemos la Torre de las Siete Capas, al este del castillo. Parte de su atractivo radica en que es el único elemento que queda de una de las puertas medievales que conducían a la ciudad hace cientos de años. Esta torre del siglo XIII debe su nombre al gremio de sastres locales, quienes se encargaban de su mantenimiento.

Por su parte, el barrio donde se encuentra el Castillo Ducal también cuenta con su propia dosis de atractivo. Éste llamará tremendamente tu atención no solo por ser el más antiguo de la ciudad, sino también por su plaza adoquinada, bellamente decorada con coloridas y pintorescas casas. Sin embargo, no todos los edificios de este tradicional barrio son los originales, pues, durante la Segunda Guerra Mundial, la zona quedó completamente arrasada y hubo que reconstruir gran parte de su atractivo.

En medio de la plaza se encuentra el histórico ayuntamiento, rodeado de numerosos cafés y restaurantes. El edificio data del siglo XV y se usó como sede de la administración de la ciudad durante muchos siglos.

Desafortunadamente, sufrió graves daños durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que fue reconstruido en la década de 1970. Desde entonces, alberga el museo dedicado a la historia de Szczecin. Este lugar cuenta con colecciones sobre la historia y la cultura de la ciudad. Por ello, las exhibiciones incluyen hallazgos arqueológicos como monedas del siglo XIV, ropa medieval, postales alemanas de principios del siglo XX y juguetes de la época comunista.

Otro de los altos que te recomendamos que hagas cuando visites Szczecin es en la Filarmónica de Szczecin. Esta es una construcción que se completó hace tan solo unos años y fue diseñada por el arquitecto catalán Alberto Veiga, quien fue galardonado con el prestigioso Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea. Se trata de un hermoso edificio blanco que parece sacado de otro mundo. Se compone principalmente de vidrio, cuenta con tejados puntiagudos y se asemeja a las fachadas de las casas de la ciudad. Te recomendamos, sobre todo, que visites este edificio de noche, cuando su belleza te deslumbrará con brillantes luces de diversos colores. En muy poco tiempo, este lugar se ha convertido en un símbolo de la Szczecin moderna.

Finalmente, no puedes volver a casa sin visitar la iglesia más grande de la región de Pomerania Occidental: la basílica de Szczecin. Se construyó entre los siglos XII y XVI y tiene una capacidad para unas 10 000 personas.

Por suerte o por desgracia, su estilo románico inicial se vio afectado cuando el edificio se reconstruyó con un estilo más barroco después de la guerra sueco-danesa. Y, por si fuera poco, la torre de esta iglesia se derrumbó durante la Segunda Guerra Mundial, así que tuvo que ser reconstruida más tarde para que el edificio recuperara su antiguo esplendor.

No podemos obviar, por supuesto, el atractivo que alberga el interior de este edificio sagrado. Así, dentro de la basílica, en el ala este, hay un tríptico que data de 1981. Está compuesto de fragmentos de retablos destruidos alrededor del año 1400. En las capillas de la iglesia también encontrarás una amplia colección de pinturas, retablos, esculturas y fragmentos arquitectónicos. Además, desde 2008, esta basílica cuenta con un órgano nuevo.

la basílica

Para terminar

Szczecin, Polonia, es una maravillosa ciudad polaca del mar Báltico que enamora a sus visitantes con su arquitectura de estilo Haussmann Llegar a la ciudad es bastante fácil, ya que Szczecin cuenta con su propio aeropuerto. También es posible llegar en tren, pero el trayecto es más largo.

La ciudad también cuenta con una excelente red de transporte público. Los precios de los billetes son muy asequibles y, si vas a estar en la ciudad bastante tiempo, un billete semanal o mensual te saldrá muy rentable.

Ahora bien, no necesitarás transporte público para moverte por el centro. Todo está concentrado en el casco antiguo de la ciudad, así que podrás explorarlo a pie. Además, si sigues la ruta que marca la famosa «línea roja» que hay por las aceras, encontrarás los lugares de mayor interés fácilmente.

Szczecin también tiene muchos edificios interesantes. Podrás conocer el pasado de la ciudad en el castillo de los duques de Pomerania, un lugar que te dejará sin aliento, o podrás viajar a otro mundo en el edificio de la Filarmónica, un símbolo de la modernidad de la ciudad. Este además cuenta con una impresionante iluminación por la noche, digna de ver. ¿Te lo vas a perder?

En definitiva, Szczecin es una ciudad de la que te enamorarás a primera vista. Es un lugar perfecto para escapar del turismo masificado, ya que la localidad no acoge tantos visitantes como otras ciudades de Polonia.

Por todo esto y por más, créenos cuando te decimos que Szczecin es un lugar tranquilo y barato. ¿Qué más se puede pedir?

Polonia

¿Te has quedado con ganas de más? Échale un vistazo a nuestras rutas por Polonia.


Contribuciones similares

>