Descubre las verdades que se esconden tras el turismo sexual en Filipinas


Turismo sexual en Filipinas

Filipinas es conocida, principalmente, como un destino de ensueño en el sudeste asiático. Por eso, atrae cada año a innumerables mochileros y veraneantes de todo el mundo. Los grandes paisajes y las playas paradisíacas forman la imagen del país. Lo que a primera vista parece casi demasiado bueno para ser verdad, en realidad, también tiene caras que han quedado ocultas a primera vista. Algunas facetas del país permanecen ocultas por el momento y solo las reconoces una vez que estás allí, como es el turismo sexual en Filipinas.

Muchos mochileros ven de primera mano esas partes ocultas cuando viajan a Filipinas. Así, rápidamente, se dan cuenta de que aquí no solo está el paraíso y el relax en primer plano. El lado más oculto del complejo país se esconde en la llamada Ciudad de Ángeles. Este mismo lugar de Filipinas atrae a un grupo de turistas en particular: los turistas sexuales. La Ciudad de Ángeles es, en efecto, un destino conocido por los turistas sexuales de todo el mundo.

Lo que al principio era una pequeña industria en Filipinas, se ha expandido rápidamente en los últimos años y, ahora, es una fuente importante de ingresos para el país.

Sin embargo, este negocio no se limita a este lugar, sino que se está extendiendo cada vez más rápido por toda Filipinas. Con el aumento general del turismo, el número de turistas sexuales también va en aumento. De esta manera, Filipinas es un lugar atractivo para aquellos hombres que vienen solo para tener relaciones sexuales.

Turismo sexual en Filipinas

Los inicios del turismo sexual en Filipinas

¿Sabes cómo empezó todo? Bien, el turismo sexual en Filipinas comenzó con el aumento del turismo general. Cada vez más veraneantes empezaron a viajar al país asiático y el turismo se disparó considerablemente con el aumento anual de las cifras.

Aunque muchas cosas han cambiado durante este desarrollo y se han construido, principalmente, hoteles o complejos turísticos modernos, el lado real de Filipinas ha permanecido inalterado. Aun así, el país sigue marcado por la pobreza en muchos lugares, a pesar de los éxitos del turismo.

Aquí es exactamente donde entra en juego el turismo sexual, que luego se manifiesta como norma en Filipinas. Cada vez más mujeres veían que un trabajo en los bares sexuales era una oportunidad de tener un buen empleo y, por fin, la posibilidad de mantener a su familia. Las mujeres decidieron voluntariamente ofrecer sus servicios sexuales y la oferta general en Filipinas se hizo cada vez más conocida.

Así, se sentaron las primeras bases y numerosos hombres viajaron al país en busca del turismo sexual en Filipinas. Primero en lugares aislados o bares donde se localizaba el turismo sexual. Luego en barrios enteros, y cada vez más mujeres jóvenes tomaban la decisión de vender sus cuerpos.

La influencia de este turismo en Filipinas sobre otros turistas y mochileros

Parece ser que el turismo sexual ya forma parte integral de Filipinas. Pero ¿cómo afecta esto a turista normal o mochilero? No hay que olvidar que el turismo sexual en Filipinas, por supuesto, depende del lugar en el que te encuentres, pero puede ocurrirte que te topes con un barrio de esta índole sin haberlo buscado.

En Manila, por ejemplo, también hay un barrio en el que se encuentran algunos de los bares donde se practica el turismo sexual. Por otro lado, en lugares como la Ciudad de Ángeles, el turismo sexual es dominante y pocos turistas pasan aquí las vacaciones normales en la playa. Sin embargo, esta ciudad es un lugar de paso para muchos viajeros. Es por esto por lo que, aunque no lo busques, puedes encontrarte con estas escenas propias del turismo sexual en Filipinas por sorpresa.

En las playas públicas, sin embargo, no suele haber nada que ver, solo puede que te encuentres con mujeres filipinas ligeras de ropa en las calles de los centros turísticos. ¡Pero aquí no tienes que sentirte inseguro en absoluto! La probabilidad de que se te acerquen es muy baja.

Los filipinos son claramente conscientes de que los turistas podrían sentirse incómodos en tal caso. Esto, a su vez, podría tener una mala influencia en el turismo general de Filipinas. Así, las dos industrias están claramente separadas y pueden coexistir en el conocido destino vacacional.

Ahora bien, hay que reconocer que el turismo sexual en la Ciudad de Ángeles está mejor delimitado. En parte, que en otros ambientes similares repartidos por el resto de Europa. Además, las medidas de seguridad se han reforzado en este sentido en los últimos años y, así, se garantiza la seguridad tanto de las mujeres, como de los turistas sexuales del extranjero.

Turismo sexual en Filipinas

Opiniones de los turistas: ¿qué pensar del tema?

Si viajas a Filipinas como turista, te enfrentarás automáticamente al tema del turismo sexual. No es ningún secreto que el país asiático es un destino popular para ello y que la industria está en un desarrollo muy positivo. Pero ¿qué piensan ahora los turistas y especialmente, los mochileros sobre el turismo sexual?

En última instancia, queda por decir aquí que hay tanto ventajas como desventajas. Si bien es cierto que muchos mochileros adoptan una posición clara, al mismo tiempo, demuestran una comprender la situación de las mujeres. Aquí, la pobreza y la presión de mantener a las familias entran en conflicto con los principios cuando hablamos de turismo sexual.

La pregunta que se hacen muchos mochileros es si hay que tener una opinión sobre el turismo sexual cuando se viaja a Filipinas, o si se puede simplemente ignorar.

El problema es que, dado que el turismo sexual está muy presente en muchas zonas del país, es difícil ignorarlo por sí solo. Seguro que habrá otros mochileros que te contarán situaciones que han vivido en relación con el turismo sexual y te dirán que es casi imposible no enfrentarse a ello. Especialmente en la Ciudad de Ángeles, por tanto, es imposible mirar hacia otro lado y no emitir un juicio de valor al respecto.

¿El turismo sexual es peligroso para los mochileros?

Hay ciertas dudas que surgen entre los mochileros, pues no saben si por el turismo sexual están en peligro, o si el hecho de que exista puede ser peligroso para su viaje. En este sentido, puedes estar completamente tranquilo, porque, como mochilero, estás seguro en Filipinas.

El turismo sexual no supone ningún peligro para los demás turistas, y quien no esté interesado en el servicio de las mujeres no tiene por qué entrar en contacto con ellas. Gracias a la clara separación de las dos ramas del turismo, así como a las medidas sobre el terreno en los barrios o frente a los bares, todo turista se encuentra en una situación segura.

Cuando se observa el turismo sexual desde este punto de vista, lo más sorprendente es que, en realidad, es relativamente seguro. En muchos otros países, hay peligros como las drogas y la violencia, y no es raro que los turistas y mochileros sufran robos y dejen de sentirse seguros. Esta situación no es de esperar en lo que respecta al turismo sexual en Filipinas, por lo que no tienes que preocuparte por tu seguridad al viajar aquí.

Filipinas

Filipinas y el turismo sexual

Hoy en día, tanto el turismo sexual en Filipinas, como el turismo normal que se hace como mochilero forman parte de la imagen y la economía del país. Filipinas se beneficia del número de visitantes y de los ingresos en ambos casos, por lo que puede mantener el turismo sexual de forma positiva y segura. Por supuesto, siempre hay que tener en cuenta los aspectos negativos, pero aquí te recomendamos que adoptes una actitud neutra y abierta.

En definitiva, no tienes que preocuparte por el turismo sexual durante tu viaje a Filipinas, ni siquiera formarte una opinión, aunque sí hay que tener cierto respeto. Porque, solo si ambas partes se respetan, es decir, si ambos sectores se aceptan mutuamente, se podrá encontrar una solución pacífica. También es importante que tú, como visitante de un país, no emitas juicios rápidos y que analices siempre la situación desde varios puntos de vista.

Filipinas

¿Quieres más? Revisa nuestra ruta por Filipinas ahora.

Contribuciones similares

>