Qué ver en Rothenburg ob der Tauber

En este artículo te ofrecemos los mejores consejos sobre qué ver en Rothenburg ob der Tauber, para que tu viaje sea inolvidable. 

Rothenburg ob der Tauber (literalmente en español, Rotemburgo sobre el río Tauber) es una linda ciudad medieval de Alemania, ideal para pasar el día. La ciudad está repleta de interesantes lugares de la época medieval que quedarán genial en tus fotos. Además, cuenta con una amplia gama de museos y sitios para ir de compras.

A lo mejor no conocías Rothenburg pero seguro que lo has visto en fotos y ni lo sabías. Esta ciudad medieval del sur de Alemania es uno de los destinos más populares de la Ruta Romántica.

Más de dos millones de turistas acuden cada año a esta pequeña ciudad bávara. La mayoría de ellos tan solo se queda unas horas, así que solo conocen la ciudad superficialmente. Pero Rothenburg puede ofrecer mucho más de lo que la mayoría cree. Para empezar, la ciudad está maravillosamente conservada, así que encontrarás maravillas medievales en cada rincón. ¡Merece la pena detenerse un momento y explorar el lugar!

Las encantadoras callejuelas y placitas de la ciudad están rodeadas de muchísimas casas de entramados de madera. Esta apariencia ha hecho que Rothenburg, no solo sea un símbolo de la popular Ruta Romántica, sino también un icono perfecto de ciudad alemana.

Si tienes previsto viajar a Rothenburg, sigue leyendo porque te vamos a ayudar. ¡Vamos a contarte todo lo qué puedes ver en esta mágica ciudad!

Rothenburg ob der Tauber

La plaza Marktplatz, un imprescindible de "qué ver en Rothenburg"

En el corazón de Rothenburg se encuentra Markplatz (la Plaza del Mercado). Se trata de la plaza principal de la ciudad y, como muchas plazas de Europa, esta es la parte más concurrida de Rothenburg. Aquí encontrarás también el edificio del ayuntamiento que data de la época renacentista. Además comprobarás que tanto las casas de madera como los edificios de la administración que rodean Markplatz tienen un encanto especial.

Otro aspecto interesante de esta plaza es Georgsbrunnen (la Fuente de San Jorge). Una fuente que se construyó en 1446 sobre un pozo de ocho metros de profundidad y con una capacidad de 100 000 litros. En el centro de la fuente hay una columna renacentista y su cúspide presenta una escultura de San Jorge y un dragón. Esta fuente se encuentra entre el ayuntamiento y la casa Fleisch- und Tanzhaus (la Casa de Baile y Carnicería), cuyo edificio cuenta con un característico entramado de madera y se encuentra donde antes estaba el edifico del ayuntamiento, destruido por un incendio en 1240.

Rothenburg ob der Tauber

El ayuntamiento o Rathaus

El ayuntamiento de Rothenburg es un maravilloso ejemplo de la belleza de la arquitectura renacentista de la ciudad. Este edificio se ubica en Markplatz.
El ala del ayuntamiento que da a Markplatz, tuvo que restaurarse a causa de un incendio en 1501. La bella fachada renacentista de color amarillo que se ve hoy es el resultado de esta labor de reconstrucción. En cambio, el ala occidental es la parte más antigua del ayuntamiento pues data de 1250. Esta parte del edifico apenas sufrió daños en el incendio, así que solo se le dio un ligero toque renacentista con algunos adornos.

Durante la Edad Media, este edificio fue la sede del gobierno de la entonces ciudad-estado y, a día de hoy, aún sigue en funcionamiento.

La gran torre central del ayuntamiento de Rothenburg tuvo un papel muy importante en la defensa de la ciudad a lo largo de los siglos. El principal objetivo de la torre era vigilar que no hubiera incendios y, en caso de haberlos, comunicarse rápidamente con las torres de vigilancia de la muralla que rodea la ciudad.

En verano podrás subir esta torre de 61 metros de altura todos los días y únicamente los fines de semana si la visitas en invierno. La entrada apenas cuesta dos euros, ¡es una visita apta para cualquier bolsillo! Vale la pena subir porque podrás disfrutar de las impresionantes vistas del valle del Tauber y de la animada Markplatz. Desde esa altura, entenderás rápidamente porqué era una ventaja esta torre para la defensa de la ciudad en la Edad Media.

Rothenburg ob der Tauber

La iglesia Jakobskirche

Cerca del ayuntamiento verás dos torres enormes adornadas con pináculos en la cúspide. Estas torres son parte de la iglesia más importante de Rothenburg, la iglesia Jakobskirche (la Iglesia de Santiago). Su construcción finalizó en 1485, tras 170 años de trabajo. Se considera una de las iglesias de peregrinación más bellas de Alemania

Pero lo más interesante de este lugar se encuentra en su interior. Se trata del altar de la Santa Sangre, expuesto cerca del maravilloso órgano de 500 tubos de la iglesia. Este altar de madera de varios pisos fue tallado por el escultor alemán Tilman Riemenschneider desde 1499 hasta 1505. Representa una escena de la Última Cena y se considera una de sus obras maestras.

Ahora bien, no te olvides del altar mayor ubicado al final de la nave central de la iglesia. Este altar fue tallado en 1446 y representa a los Doce Apóstoles. Fíjate bien cuando lo veas, ya que en la cara posterior del altar encontrarás la representación más antigua de Rothenburg que se conoce.

Rothenburg ob der Tauber

Qué ver en Rothenburg: Las murallas de la ciudad

Una de las cosas que más te recomendamos hacer por Rothenburg es pasear por su antiquísimas murallas. Estas construcciones datan de los siglos XIII y XIV y se conserva casi a la perfección. Es más, son las murallas medievales mejor conservadas de toda Alemania.

El norte de la ciudad y sus murallas sufrieron muchos daños durante la Segunda Guerra Mundial. El bombardeo destruyó más de 300 casas y 9 torres de vigilancia, además de 600 metros de muralla. Afortunadamente, el daño se reparó por completo gracias a donaciones de todo el mundo. Si paseas por los muros irás encontrando placas de piedra colocadas en agradecimiento a todos los que ayudaron con sus donaciones a la restauración.

Puedes acceder fácilmente a las murallas desde cualquier punto de la ciudad. Solo tendrás que prestar atención y encontrar una de las torres de vigilancia, donde habitualmente se encuentran las escaleras para subir. Te resultará muy sencillo encontrar una entrada, después de todo hay que atravesar las torres para entrar al casco antiguo.

Además, gran parte de este recorrido está techado, así que la lluvia no será ningún obstáculo. El mejor momento para visitar las murallas es durante las primeras horas del día o durante el atardecer porque evitas así las aglomeraciones de turistas.

Una parada que no puede faltar durante tu recorrido por las murallas es la puerta sureste Rödertor, que contaba con su propio sistema defensivo. Su torre también fue un punto de aviso durante la Edad Media y, junto con la torre del Ayuntamiento, es la única de Rothenburg a la que puedes subir. ¿Quieres saber su precio? ¡Solo un euro y medios! Pero no olvides que solo abren los fines de semana por la tarde.

Rothenburg ob der Tauber

La plaza Plönlein

La plaza Plönlein es sin duda el lugar más pintoresco de esta preciosa ciudad, lo mejor que ver en Rothenburg. Se sitúa en el cruce de la calle Untere Schmiedgasse. Aunque solo sea un simple cruce, tendrás la sensación de estar dentro de un cuento de hadas.

Gracias a todas fotos que la gente le hace, también es una de las imágenes más típicas de las postales de Rothenburg. Y si quieres recordar tu visita con unas buenas fotos en Plönlein, el mejor momento es por la mañana temprano o al atardecer porque durante el día está lleno de turistas.

Si te detienes delante de la alta casa con entramado de madera, verás que el camino se divide en una calle que sube y otra que baja. La calle que sube conduce a la torre Spitaltor, construida en 1385, mientras que la calle que baja conduce a la torre Kobolzeller Tor.

Staudthof

En la calle Herrngasse se encuentra Staudthof, la casa patricia más antigua de la ciudad. Lleva el nombre de la familia von Staudt, propietaria de esta casa desde 1697. La fachada que da a la calle presenta un aspecto bastante modesto. Sin embargo, descubrirás su majestuosidad una vez cruces el umbral.

Staudthof data del siglo XII, es decir, es más antigua que la propia muralla defensiva de Rothenburg. Por esta razón, cuenta con su propia muralla que protege un patio de unos 120 metros de largo. Es un lugar inmenso que cuenta con un un granero, establos y un hermosos jardín con dos tejos. Un lugar precioso que ver en Rothenburg.

El jardín Burggarten

Uno de nuestros lugares favoritos de Rothenburg es Burggarten (el Jardín del Castillo). Sin embargo, no busques ningún castillo porque no lo vas a encontrar. El castillo Stauferburg fue destruido por un terremoto en 1356.

En Burggarten disfrutarás de una vista maravillosa del casco antiguo y del famoso puente doble del valle del Tauber que se extiende hacia la izquierda. Además hay una panorámica increíble de los barrios del sur de Rothenburg.

Burggarten cuenta además con unos hermosos macizos de flores geométricos con ocho estatuas de piedra arenisca. Se construyeron entre el siglo XVII y XVIII y representan las cuatro estaciones y los cuatro elementos.
Todo esto hace que Burggarten sea un lugar idílico donde descansar tras un ajetreado día de turismo.

Rothenburg ob der Tauber

Para terminar

Puede que Rothenburg ob der Tauber no sea el destino de moda, pero tampoco se puede ignorar. Hay muchas razones que hacen que esta ciudad de la Ruta Romántica sea tan popular.

Por ejemplo, puedes visitar el casco antiguo y sus murallas. Incluso puedes pasear por estas y observar que, aunque han sufrido algunos daños por la guerra, los muros aún conservan el mismo aspecto que tenían en el Medievo. ¡Rothenburg te transportará en el tiempo!

Por otra parte, debido a la popularidad de la ciudad, te recomendamos que visites los lugares más concurridos, especialmente Plönlein y Marktplatz, por la mañana temprano o al atardecer, así evitarás aglomeraciones. ¿Qué más necesitas para venir? ¡Ya sabes qué ver en Rothenburg ob der Tauber! 

Alemania

¿Te has quedado con ganas de más? ¡Échale un vistazo a nuestra ruta por Alemania!

Contribuciones similares

>