Qué ver en Viena, todo lo que debes saber sobre la capital austriaca


Qué ver en Viena, todo lo que debes saber sobre la capital austriaca

Seguramente alguna vez te hayas preguntado qué ver en Viena. No sabemos qué opinas tú, pero nosotros pensamos que Viena es una de las ciudades más bonitas del mundo. De hecho, según los estudios de Mercer, ha sido considerada la ciudad más habitable del mundo durante diez años consecutivos. Esto significa que la capital austriaca no solo es conocida por sus numerosos lugares de interés, sino también por ofrecer a sus residentes una alta calidad de vida.

La metrópoli tiene muchas cualidades: es un gran lugar para vivir y un importante centro de la cultura, los negocios y la política austriaca. En todo el mundo, la ciudad es conocida con diversos nombres, como por ejemplo "Ciudad de la Música" y "Ciudad de los Sueños".

Cómo no, Viena también cuenta con una gran cantidad de impresionantes edificios históricos, jardines e instalaciones. Con tantos sitios que ver en Viena, un fin de semana en la ciudad no será suficiente para disfrutarlo todo.

Si te interesa la historia, la arquitectura y el arte callejero, Viena es uno de los mejores destinos para tu próximo viaje. Seas como seas, la ciudad tiene algo que ofrecerte. Para ayudarte, te hemos preparado este artículo sobre qué ver en Viena.

Qué ver en Viena

Déjate impresionar por el Palacio Belvedere y el jardín Belvedere

  • Hauptsaison: Das ganze Jahr
  • Nebensaison: keine wirkliche
  • Wandern: April bis Oktober
  • Wintersport: November bis Februar
  • Badeurlaub am See: Juni bis August
  • Sightseeing: April bis Oktober

El complejo del Schloss Belvedere, o ‘Palacio Belvedere’, es uno de los mejores lugares que ver en Viena. La parte principal consta de dos magníficos edificios barrocos, el Belvedere inferior y el Belvedere superior.

Lo más destacado del Belvedere superior es el vestíbulo de la planta baja con sus estatuas y la escalera de relieves de estuco y con sus frescos. Pero también merece la pena ver la Marmorsaal, o ‘sala de mármol’: una impresionante sala de dos plantas con numerosas esculturas, pinturas y frescos de la época en el techo.

El Belvedere inferior también cuenta con una sala de mármol, conocida por sus medallones ovalados de yeso y el fresco del techo. También encontrarás una galería de mármol construida para albergar una colección de estatuas históricas.

Otros edificios importantes son el Palacio de Invierno, un edificio barroco que en su día albergó el tesoro de la corte, así como el invernadero, las caballerizas del palacio y el jardín del Belvedere, que conecta los dos palacios.

El jardín del Belvedere está dividido en cinco partes a lo largo de la propiedad. El más grande es el jardín del Palacio Belvedere, seguido del jardín Secreto, el jardín de Esculturas, el jardín Alpino y, por último, el jardín Botánico.

Corre por el parque Wiener Prater

¿Qué mejor manera de pasar tu tiempo en Viena que con un día de diversión en el parque de atracciones de Prater? Se trata de un parque natural de 3 200 hectáreas entre el Danubio y el canal del Danubio que en su día fue un coto de caza real. Hoy en día, el Prater es una de las zonas de recreo más concurridas de Viena.

Además de espacios verdes, el Prater alberga un parque de atracciones. Aquí encontrarás bares y una gran variedad de atracciones, como coches de choque, carruseles y montañas rusas que ponen los pelos de punta.

Uno de los puntos más destacados es la famosa noria, la cual ofrece una magnífica vista de la ciudad desde finales del siglo XIX. Si querías saber qué ver en Viena, desde este punto podrás contemplar toda la ciudad. Se eleva doscientos metros sobre el Prater y es uno de los puntos de referencia de la ciudad. La noria es a Viena lo que el London Eye es a Londres. Cuando te montes en una de las quince cabinas, te sentirás como si retrocedieras en el tiempo.

Otros lugares de interés en el parque son el Monumento a Ziehrer, una estatua de gran tamaño del compositor Carl Michael Ziehrer construida en 1960, y el Museo del Prater con sus exposiciones que documentan la historia del parque. También puedes visitar un planetario o dar un paseo en el Liliputbahn, un tren de vapor en miniatura que circula por un recorrido de cuatro kilómetros cerca de la avenida principal.

Qué ver en Viena

Visita guiada por el Palacio de Schönbrunn

El espectacular Palacio de Schönbrunn es otro de los mejores lugares que ver en Viena y merece una visita no solo por su arquitectura, sino también por el entorno. Los Habsburgo tuvieron aquí su residencia durante muchos años y los emperadores de Austria también nacieron en este palacio.

Se trata de un palacio enorme de estilo barroco con un edificio principal simétrico que tiene cientos de ventanas y estatuas en el tejado. Este palacio barroco es una de las principales atracciones turísticas de Viena y alberga más de 1 441 habitaciones y apartamentos.

Uno de los aspectos más destacados del recorrido por el palacio es la oportunidad de visitar las dependencias del emperador, incluida la habitación de nogal del emperador Francisco José, así como su dormitorio, que todavía alberga la cama de soldado en la que murió.

También son interesantes las habitaciones que utilizó la emperatriz María Teresa. En particular, nos gustaría destacar los apartamentos del jardín, amueblados y decorados lujosamente, así como la sala de desayunos con las obras de arte floral creadas por sus hijas.

También merece la pena ver el jardín de Schönbrunn, que ya ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El parque tiene una extensión de más de un kilómetro desde el palacio. Puedes pasar muchas horas solo recorriendo las diferentes áreas y exposiciones.

Puedes pasear por el parterre y admirar los macizos de flores uniformes o perderte en el hermoso laberinto de setos. La fuente de Neptuno es una obra de arte impresionante, y también hay ruinas romanas artificiales con estatuas de piedra.

Admira el Hofburg

Hace un siglo, Viena era el centro de un poderoso imperio y el Hofburg era el hogar de los Habsburgo. Hoy en día, uno podría perderse por aquí durante días.

Durante la época de la monarquía de los Habsburgo, el Hofburg fue el centro de ebullición del Imperio austrohúngaro hasta 1918. Esto lo convierte en el palacio más importante de Viena desde el punto de vista histórico.

En total, este complejo tiene una superficie de cincuentainueve hectáreas con dieciocho grupos de edificios, incluyendo diecinueve patios y 2 600 habitaciones. Es uno de los castillos más grandes y, en nuestra opinión, uno de los más magníficos del mundo. En la actualidad es la residencia oficial del presidente de Austria y alberga muchos de los mejores museos, atracciones y galerías de Viena.

Un paseo por el Hofburg te permitirá conocer la historia de Austria. También podrás admirar el esplendor barroco de la Prunksaals, o ‘Sala de Estado’, de la Biblioteca Nacional de Austria y ver el lugar donde Adolf Hitler pronunció su discurso Anschluss. El complejo del palacio también alberga pinturas de artistas famosos como Klimt y Durero y la Escuela Española de Equitación.

Qué ver en Viena

Déjate sobrecoger por el Wiener Rathaus (Ayuntamiento de Viena)

Viena está repleta de arquitectura histórica e importante, y el Rathaus, el ayuntamiento, situado en la Rathausplatz es una hermosa adición a esta colección. A primera vista, el edificio neogótico podría confundirse con una catedral.

El Wiener Rathaus está situado muy cerca del Hofburg y es uno de los edificios más grandes y monumentales de la Ringstraße. Este edificio tan atractivo se terminó de construir en 1883 y se caracteriza por su tamaño de casi 14 000 metros cuadrados.

Al igual que el Rathaus de Bruselas, el ayuntamiento tiene cinco torres, la más alta de las cuales es la central. Destaca el famoso Rathausmann, o ‘Hombre del Ayuntamiento’, una figura de hierro portadora de estandartes que fue regalada a la ciudad y que está situada en lo alto de su torre de noventaiocho metros.

Entre las vistas más impresionantes del ayuntamiento están la Sala Schmidt, la gran entrada y las dos grandes escaleras que conducen al salón de actos. Pero también son muy interesantes las heraldischen Räume, o ‘salas heráldicas’, la Saal des Stadtsenats, o ‘sala del senado de la ciudad’, y la Empfangssaal des Bürgermeisters, o ‘sala de recepción del alcalde’. El patio porticado del centro del edificio es el patio más grande de los siete que hay y se utiliza para conciertos en verano.

Enamórate de la pintoresca Hunderwasserhaus

La Hundertwasserhaus es una casa que consta de diferentes apartamentos, todos ellos diseñados y pintados de forma diferente. Está considerado como el edificio de apartamentos de Viena "más respetuoso con la naturaleza y la gente". Es bastante extraño, pero definitivamente merece la pena visitarlo. Sin embargo, solo los inquilinos pueden entrar en el edificio, por lo que solo puedes apreciarlo desde el exterior.

La casa, situada en la esquina de Löwengasse y Kegelstraße, fue diseñada por el famoso pintor Friedensreich Hundertwasser. Probablemente no te sorprenderá que los residentes de las cincuentaitrés viviendas sean en su mayoría artistas y personas creativas.

Qué ver en Viena

Descubre la diversidad gastronómica del Naschmarkt

El Naschmarkt se construyó en el siglo XVI y es el lugar ideal para los amantes de la gastronomía, los cazadores de antigüedades y cualquiera que simplemente quiera ver dónde van los locales a disfrutar de una comida súper deliciosa. Este mercado al aire libre se encuentra en la Wienzeile y se extiende a lo largo de 1.5 kilómetros.

El Naschmarkt es un crisol de cultura y gastronomía y el mercado más antiguo y grande de Viena. Aquí podrás degustar la historia culinaria de Viena, pero también descubrir platos de todo el mundo y, a menudo, podrás disfrutar de muestras gratuitas. Además, el mercado es un lugar ideal para abastecerse de recuerdos gastronómicos como queso, vino y embutidos.

Sean cuales sean tus gustos, seguro que el Naschmarkt te encantará. Sin embargo, un aspecto importante es llevar suficiente dinero en efectivo, ya que muchos puestos todavía no aceptan pago con tarjeta.

Visita la catedral de San Esteban

La catedral de San Esteban, a menudo llamada cariñosamente "Steffl" por los vieneses, es una magnífica muestra de la arquitectura vienesa y un hito imponente de la capital austriaca. La belleza de este edificio es innegable y su enorme torre, la más alta de todas las iglesias de Austria, domina el horizonte de Viena. También puedes encontrar la silueta de la catedral en la mayoría de los recuerdos y las postales de Austria.

Se trata del edificio gótico más importante de Viena y es la iglesia catedral del arzobispado desde 1722. La iglesia románica original del siglo XII fue sustituida en el siglo XIII por una iglesia románica tardía, de la que quedan los restos de la puerta maciza y la Heidentürme. Más tarde, en el siglo XIV, se llevó a cabo la reconstrucción de estilo gótico con la adición del coro y algunas capillas. Tras la Segunda Guerra Mundial, se reconstruyó toda la estructura.

El interior barroco de la catedral está lleno de tesoros, desde joyas hasta libros sagrados, pero también se encuentran allí las tumbas de personalidades vienesas importantes como el emperador Federico III y el príncipe Eugenio de Saboya. En total, hay dieciocho altares dentro de la iglesia, varias capillas más pequeñas e incluso algunas tumbas y catacumbas.

Uno de los platos fuertes es la subida de 343 escalones hasta la sala de guardia de la catedral. Desde allí tienes unas vistas espectaculares de la ciudad. Hay que mencionar también que la torre norte, la cual alberga la poderosa campana Pummerin, es muy interesante.

Qué ver en Viena

Para terminar

¿Ya sabes qué ver en Viena? Sin duda es una ciudad muy bonita. Viena es tan diversa que probablemente podríamos llenar libros enteros con ella si describiéramos con todo detalle lo que puedes hacer en la capital austriaca.
Especialmente los castillos, como el Hofburg y el Palacio de Schönbrunn, son verdaderas obras maestras de la arquitectura vienesa. Sin embargo, nuestro lugar de interés favorito es la catedral de San Esteban, desde cuya torre tienes una panorámica espectacular de la ciudad.

Si te gusta el arte, deberías visitar la Hundertwasserhaus. También puedes contemplar la colorida fachada de la casa mientras te tomas un delicioso capuchino en una cafetería cercana.

Te garantizamos que disfrutarás de tu estancia en Viena tanto como nosotros. Estamos seguros de que no querrás marcharte nunca, y querrás quedarte en la ciudad más habitable del mundo para siempre. ¡Esperamos que este artículo sobre qué ver en Viena te haya ayudado a aclararte las ideas!

Austria

¿Te has quedado con ganas de más? Échale un vistazo a nuestras rutas por Austria.


Contribuciones similares

>