Qué ver en Tasmania, la preciosa isla del sur de Australia

Tasmania es una isla con una belleza natural encantadora situada a 240 kilómetros al sur del continente australiano. En Australia, se la suele llamar Tassie. ¿No sabes qué ver en Tasmania? Pues te avanzamos que esta isla ofrece una gran variedad de experiencias culturales, una rica historia y una naturaleza salvaje infinita. Aquí descubrirás las montañas australianas más espectaculares, playas impresionantes y degustarás platos increíbles y vinos deliciosos. En este artículo te descubrimos los mejores rincones de la isla.

Hobart, la capital, alberga una de las galerías de arte más fascinantes del mundo, así como una impresionante historia de convictos.

Prueba los verdaderos sabores de Tasmania en forma de sidra fresca, queso y marisco. ¿Vas en busca de aventuras? Pues aquí hay a montones. El senderismo en Tasmania es de la mejor calidad. Con imponentes picos montañosos, densos bosques, tranquilos lagos y hermosas cascadas, también puedes cruzarte con algún que otro animal salvaje en tu camino.

Hay tanto que ver en Tasmania, que podríamos escribir un libro entero. Sin embargo, nos conformamos con enseñarte un pedacito de Tasmania, uno de nuestros lugares favoritos en Australia.

Qué ver en Tasmania

¿Cómo se llega a Tasmania?

Antes de contarte todo lo que ver en Tasmania, empezamos explicándote cómo llegar. Hay vuelos directos regulares desde Melbourne, Sídney y Brisbane a Hobart y Launceston, las dos ciudades más grandes de Tasmania. Tanto los lugareños como los turistas toman el transbordador para coches Spirit of Tasmania, que circula diariamente entre Melbourne, en el continente australiano, y Devonport, cerca de Launceston.

El viaje dura entre nueve y once horas, pero mientras tanto hay mucho que hacer. Por ejemplo, ir al cine, jugar al Trivial o comer en el restaurante (os recomendamos el roast lamb o 'cordero asado'). También hay varias cubiertas desde donde se puede disfrutar del trayecto.


¿Cuál es la mejor manera de viajar por Tasmania?

Lo más fácil es ir en coche. Puedes conseguir un coche directamente en el aeropuerto gracias a las empresas de alquiler de coches. Si no, hay autobuses públicos, pero allí el transporte público no es tan habitual como en Europa, y los trenes son privados y bastante antiguos. Si no quieres conducir, es más fácil contratar un viaje organizado.

Qué ver en Tasmania

¿Cuál es la mejor época para viajar a Tasmania?

El clima de Tasmania es templado y tiene cuatro estaciones. Las temperaturas diurnas suelen oscilar entre dieciocho y veinticinco grados en verano y entre tres y doce grados en invierno. En las zonas montañosas suele nevar en invierno, pero también en primavera y en otoño, y las temperaturas suelen caer por debajo de los cero grados.

Las estaciones son exactamente las opuestas a las de Europa. Si quieres hacer mucho senderismo y estar al aire libre, de septiembre a abril son las mejores épocas para estas actividades. En verano, de diciembre a febrero, a veces se registran temperaturas muy altas, como cuarenta grados.

Y, si quieres pasar mucho tiempo junto al mar, el verano es muy recomendable, por supuesto, pues el agua tiene en esa época una temperatura agradable. El invierno es mejor para viajar por las ciudades, pero seguramente es demasiado frío y lluvioso para los viajes por el mar o para hacer excursiones.

Hobart

Qué ver en Tasmania: Hobart

¿No sabes qué ver en Tasmania? Hobart, la capital, puede ser tu primera parada. Enclavada entre las estribaciones del monte Wellington, Hobart combina el encanto histórico con un estilo de vida moderno en un entorno de extraordinaria belleza.


Salamanca Market

El mercado de los sábados, llamado Salamanca Market, es muy popular entre los lugareños y los turistas. Este mercado se encuentra en Salamanca Place, una calle repleta de galerías, teatros, tiendas de artesanía y restaurantes en antiguos almacenes de la década de 1830.


El monte Wellington

El monte Wellington está a veinte minutos en coche de Hobart y ofrece unas vistas espectaculares. Allí se pueden hacer excursiones o ir a uno de esos lugares habilitados para hacer barbacoas que son tan comunes en Australia, donde puedes relajarte haciendo una barbacoa y disfrutar de la vista panorámica.


Pasear por los muelles

Pasear por los muelles es una experiencia magnífica, sobre todo al atardecer, cuando las luces de la ciudad se reflejan en el agua. En los diversos barcos pesqueros que hay se puede comer fish and chips ('pescado con patatas fritas') o, si no te gusta el pescado, helado. La capital de Tasmania lo tiene todo.


Cascade Brewery

Si te gusta la cerveza, puedes hacer una visita a Cascade Brewery, la cervecería más antigua de Australia. Durante la visita, podrás degustar muchas de las cervezas y sidras más populares.


El museo MONA

MONA son las siglas de Museum of Old and New Art (en español, 'Museo de Arte Antiguo y Nuevo'), que se encuentra dentro de una bodega en Hobart. El museo es conocido por sus temas centrales: el sexo y la muerte. Aunque no seas un gran aficionado a los museos, esta es una visita obligatoria. La arquitectura del edificio es espectacular y el arte moderno te dará mucho de qué hablar.


Port Arthur

Por otra parte, Port Arthur es un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad donde podrás descubrir la vida de los convictos. La antigua prisión es espeluznante y, según la Unesco, uno de los ejemplos mejor conservados del transporte de convictos a gran escala. Además, es un claro testimonio de la expansión colonial de las potencias europeas a través del trabajo de los convictos.

Launceston

Qué ver en Tasmania: Launceston

Launceston es una de las ciudades más antiguas de Australia. Vestida con una elegante arquitectura colonial y victoriana y hermosos parques centenarios, tiene uno de los paisajes urbanos primitivos mejor conservados de Australia. Definitivamente, ¡debes añadirla a la lista de qué ver en Tasmania!

Launceston está construida sobre un desfiladero llamado Cataract Gorge que alberga el telesilla con la mayor distancia entre dos puntos del mundo. Es un lugar donde podrás presenciar una interesante interacción entre Australia e Inglaterra: un parque con un jardín inglés y pavos reales, una cafetería donde podrás comer los típicos scones, unos panecillos muy típicos de Australia, y beber té mientras observas los ualabíes y la naturaleza australiana.

Y, por si fuera poco, también hay galerías de arte, museos y talleres que conquistarán el corazón de los amantes de la cultura. Por ejemplo, encontrarás el Queen Victoria Museum and Art Gallery (en español, 'Museo y Galería de Arte Reina Victoria'), que es la mayor galería regional de Australia.

Desde Launceston, puedes seguir el río Tamar hacia el norte a través de una región vinícola de primera categoría. Siguiendo este camino, pasarás por bosques, campos de lavanda, huertos y bonitos pueblos a orillas del río.

Hay muchos farm cafés, o cafeterías-granja, donde puedes parar para disfrutar de la comida típica del lugar. ¡No estamos de broma! Si te preguntas qué ver en Tasmania, estas cafeterías son una visita imprescindible. Además, encontrarás pueblos históricos a la vuelta de cada esquina, desde Longford, en las afueras de Launceston, hasta Evandale, Ross y Campbell Town a lo largo de Heritage Highway en el sur, que se extiende entre Launceston y Hobart.

Cradle Mountainn

Qué ver en Tasmania: el parque nacional Cradle Mountainn-Lake St. Clair

El parque nacional Cradle Mountainn-Lake St. Clair, con sus antiguos bosques tropicales y brezales alpinos, alberga la mundialmente famosa ruta Overland Track y la emblemática Cradle Mountain. El parque forma parte de la Reserva Natural de Tasmania. Allí, los pinos bordean los lagos glaciares y los arroyos helados caen en cascada por las escarpadas montañas.

Si te preguntas qué ver en Tasmania y, además, eres amante de la naturaleza, Cradle Mountain es una visita que no puedes perderte. Hay pequeñas excursiones que puedes hacer y otras más largas de varios días.

Te recomendamos que allí te tomes tu tiempo para ir de excursión. Por ejemplo, la ruta Overland Track dura seis días y va desde Cradle Mountain hasta el lago St. Hay. También hay que tener en cuenta que hay distintos recorridos que pueden durar desde veinte minutos hasta ocho horas.

El circuito del lago Dove es un sendero de seis kilómetros y es, sin duda alguna, una de las excursiones más bellas de Tasmania. La excursión empieza en el lago Dove, un lago tallado por los glaciares que reposa a los pies de Cradle Mountain y que ofrece unas vistas asombrosas de la famosa montaña. El sendero serpentea bordeando el lago Dove y regresa al punto de partida a través de un hermoso bosque tropical.

Enchanted Walk (o 'el paseo encantado', en español) es una caminata corta y encantadora que dura solo veinte minutos. Te lleva a través de un bosque mágico y lleno de musgo a lo largo de un arroyo. Durante la caminata, es muy común encontrarse con algún simpático uómbat, sobre todo al atardecer. ¡Pero ojo! Recuerda que son animales salvajes; respeta su espacio.

Freycinet

Qué ver en Tasmania: Wineglass Bay en el parque nacional de Freycinet

Wineglass Bay ('bahía de la copa de vino') se encuentra en el parque nacional de Freycinet. Es conocida por sus playas de arena blanca bañadas por el mar azul verdoso y la singular bahía en forma de copa de vino. ¡Añádela a tu lista de qué ver en Tasmania!

Tanto si quieres relajarte junto al mar como si buscas aventuras, el parque nacional de Freycinet es tu lugar. Hay excursiones por el monte, lugares para pescar o navegar en kayak y playas espléndidas donde podrás relajarte durante horas.

Si alguna vez vas allí, sin duda deberías visitar, al menos, el mirador de Wineglass Bay. La caminata dura unas dos horas de ida y vuelta, pero solo por disfrutar de las vistas que ofrece esta bahía, cada segundo de la caminata vale la pena. ¡Te aseguramos que te dejará con la boca abierta!

Y, si te sientes con ganas de aventuras o simplemente quieres hacerte un buen selfi, haz una excursión de medio día desde el mirador de Wineglass Bay hasta donde las aguas cristalinas besan las finas arenas blancas.

Como dato curioso, el parque nacional de Freycinet es el hogar de cuarenta y nueve especies de animales que solo pueden encontrarse en Tasmania. Especialmente en este lugar se pueden encontrar quoles orientales y ualabíes de cuello rojo. Como puedes ver, hay mucho que ver en Tasmania.

Qué ver en Tasmania

Para terminar

Como te hemos mostrado, hay infinidad de cosas que ver en Tasmania, por lo que es un destino ideal tanto para personas aventureras como para quienes buscan unas vacaciones relajadas con buena comida y playas encantadoras.

En Tasmania se concentran montañas y playas, todo en un mismo lugar, lo que convierte la isla en un lugar único. Puedes salir a hacer una excursión alpina un día y, al siguiente, ir a la playa a relajarte.

Además, hay animales salvajes que solo se encuentran en Tasmania, como los uómbats y los diablos de Tasmania, que te pueden sorprender durante las excursiones. Por otro lado, también hay canguros y ualabíes por todas partes.

Por si aún no fuera suficiente, la historia de Tasmania es larga y está llena de secretos que se pueden descubrir mientras visitas la isla. Y, por supuesto, la mezcla de las culturas australiana y británica es impresionante.

Lo que no puede faltar: ¡salir de excursión al menos una vez!

Finalmente, no te olvides de probar los quesos y las sidras, ¡es de lo mejorcito de Australia! ¿A qué estás esperando? ¡Vamos!

Australia

¿Quieres más? Revisa nuestra ruta por Australia ahora.

Contribuciones similares

>