Qué ver en Sighișoara: explorando las ciudades de Rumanía

Sighișoara es una de las ciudades de Rumanía más impresionantes. La belleza de esta ciudad proviene, principalmente, de su ciudadela medieval, conservada en perfecto estado y aún habitada. ¿Quieres saber qué ver en Sighișoara? ¡Pues sigue leyendo!

La ciudad de Sighișoara se sitúa a orillas del río Târnava, en la histórica región de Transilvania. Esta localidad fue fundada por artesanos y comerciantes alemanes, conocidos como los sajones de Transilvania, cuando el rey de Hungría los invitó a asentarse en esta región.

Está claro que una ciudad tan antigua como Sighișoara cuenta con un pasado fascinante, así como con una gran cantidad de lugares asombrosos. Por este motivo, vamos a hablarte de una de las ciudades de Rumanía más cautivadoras y, por supuesto, también te contaremos qué ver en Sighișoara y qué eventos no te puedes perder. ¡Allá vamos!

Qué ver en Sighișoara

Cómo llegar a Sighișoara

En avión

  • Hauptsaison: Das ganze Jahr
  • Nebensaison: keine wirkliche
  • Wandern: April bis Oktober
  • Wintersport: November bis Februar
  • Badeurlaub am See: Juni bis August
  • Sightseeing: April bis Oktober

Los aeropuertos más cercanos a Sighișoara son: el aeropuerto de Târgu Mureș a 48 kilómetros de la ciudad, el aeropuerto de Sibiu a 90 kilómetros y el de Cluj-Napoca a 145 kilómetros. En el primer aeropuerto, operan líneas de bajo coste como Ryanair o Wizz Air, mientras que los otros dos están destinados para vuelos internacionales.

En tren

Si estás ya en Rumanía y decides visitar Sighișoara, tienes la opción de ir con uno de los seis trenes diarios que van directos desde Bucarest. Este viaje dura alrededor de seis horas. Otra opción sería ir desde Sibiu, pero tendrás que hacer un transbordo en Mediaș o Copșa Mică.

Incluso, desde Târgu Mureș también puedes tomar un tren para ir a Sighișoara en unas cinco horas. Asimismo, hay otro que sale de Brașov y te llevará en unas dos horas y media. Como ves, es una de las ciudades de Rumanía mejor comunicadas.

Por otra parte, también hay muchas maneras de llegar en tren a Sighișoara desde el extranjero. Desde Budapest, por ejemplo, la mejor opción es en el tren nocturno. Dicho tren va directo a esta ciudad, sale a las siete de la tarde y llega alrededor de las siete de la mañana siguiente. Otra opción sería el tren nocturno que sale de Estambul a Bucarest y, una vez allí, solo habría que hacer un transbordo para ir a Sighișoara.

Como es lógico, hay muchas más conexiones con otros países. Sin embargo, la mayoría de las líneas extranjeras no son directas y tendrás que hacer algún transbordo.

En autobús

Además del tren, también se puede viajar a Sighișoara en autobús. Hay rutas directas desde Cluj-Napoca, Bucarest, Sibiu o Târgu Mureș. La estación de autobuses de la ciudad se encuentra frente a la estación de tren.

En coche

Evidentemente, también puedes ir a Sighișoara con tu propio automóvil, o bien alquilar uno para tu viaje. Las carreteras rumanas suelen estar muy bien señalizadas y en buenas condiciones.

Para llegar a esta ciudad, tendrás que seguir la ruta europea E60 que va desde Brest en Francia hasta Irkeshtam, la frontera entre Kirguistán y China. Además, en el futuro, podrás tomar la autopista rumana A3, aún en construcción.

Qué ver en Sighișoara

Qué ver en Sighișoara: conoce su historia

A unos trescientos kilómetros al norte de Bucarest, se encuentra Sighișoara, una de las siete ciudades fortificadas de Transilvania. Gracias a su excelente ubicación en el corazón de los Cárpatos, la ciudad cuenta con un pasado de lo más interesante, pues esta cordillera jugó el papel de frontera natural entre Europa y la expansión otomana.

Como otras ciudades de Transilvania, Sighișoara fue fundada en el siglo XII por los sajones: un grupo de artesanos y comerciantes de origen alemán. Dichos colonos llegaron a Rumanía, por invitación del soberano húngaro de aquella época, con el fin de erigir nuevas ciudades para expandir las fronteras del reino y reforzar los vulnerables pasos de montaña frente a las invasiones otomanas y tártaras.

Como era de esperar, los nuevos habitantes de Rumanía impulsaron el comercio local, además de encargarse de la protección de su nuevo hogar. Para ello, construyeron una serie de poderosas torres que puedes visitar en la actualidad. Junto a estas construcciones defensivas, encontrarás las casas de los comerciantes en tonos pastel, creando un contraste que solo podrás ver en esta ciudad.

Si has decidido lanzarte a la aventura y descubrir qué ver en Sighișoara, te recomendamos que empieces por la ciudadela, es decir, su casco antiguo. Se trata de una de las fortalezas medievales mejor conservadas de toda Europa. De hecho, en 1999, la ciudadela se incluyó en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO y se reconoció como reliquia de la cultura transilvana. Además, si te gusta todo lo relacionado con el medievo, te aconsejamos que sigas leyendo porque te vamos a hablar de un festival medieval que tiene lugar cada año en esta ciudadela.

Qué ver en Sighișoara: el festival medieval 

A la hora de planificar qué ver en Sighișoara, no puedes perder la oportunidad de asistir al Festivalul Sighişoara medievală. Se trata de un festival medieval que tiene lugar todos los años a finales de julio en esta ciudad.

Como has podido leer, la ciudadela de Sighișoara es una de las fortificaciones medievales mejor conservadas y aún habitadas de todas las ciudades de Rumanía, incluso, de toda Europa del Este. Por este motivo, el festival medieval de Sighișoara conmemora las antiguas costumbres y el estilo de vida de aquella época.

Este festival se inauguró en 1992 y, a día de hoy, puede llegar a albergar hasta 20 000 turistas en esta ciudad de no más de 30 000 habitantes. Muchos rumanos acuden desde todo el país para vivir en primera persona el ambiente alegre de este evento. Sin embargo, son cada vez más los extranjeros que se deciden a conocer el festival.

Durante esta celebración, las estrechas calles a la sombra de la ciudadela se llenan de trovadores y música, así como de decoraciones y trajes de la Edad Media, artistas callejeros y exhibiciones de artesanos. Asimismo, descubrirás conciertos al aire libre con temática medieval, justas de caballeros y típicos bailes de la época.

Qué ver en Sighișoara

Qué ver en Sighișoara: la ciudad natal de Vlad el Empalador

Obviamente, no te vamos a contar qué ver en Sighișoara sin hablarte de la historia de Vlad el Empalador, pues es un elemento muy importante de la cultura rumana. Este personaje histórico nació en Sighișoara en 1431 y, si deseas añadir otro lugar interesante a tu lista sobre qué ver en Sighișoara, te recomendamos su casa natal, cerca de la torre del reloj de la ciudadela.

Como ya sabrás, el notorio príncipe de Valaquia, Vlad el Empalador, sirvió de modelo para el personaje del Conde Drácula. De hecho, la ciudad lleva a cabo, muy a menudo, eventos sobre estos dos emblemáticos personajes de su cultura como, por ejemplo, proyecciones nocturnas de películas en la propia ciudadela.

Por otra parte, cerca de la casa natal de Vlad el Empalador también encontrarás un fascinante museo sobre armas medievales. Además, tampoco puedes perder la oportunidad de visitar la iglesia de estilo gótico, situada en la colina de Sighișoara, así como su cementerio. Aquí sentirás en tu propia piel el verdadero clima típico de Transilvania.

Qué ver en Sighișoara

Qué ver en Sighișoara: la torre del reloj 

En la entrada de la ciudadela de Sighișoara, te encontrarás con la torre del reloj, una de las construcciones más representativas de toda Transilvania. Con 64 metros de altura, esta torre se puede ver desde cualquier rincón de la ciudad.

La torre del reloj de Sighișoara se comenzó a construir a finales del siglo XIII con el objetivo de defender la ciudadela, así como servir de ayuntamiento a la ciudad hasta 1556, aunque desde 1898 alberga un museo sobre la historia de la ciudad.

La construcción de la torre se inició a finales del siglo XIII y, en un principio, realzaba la función de punto de acceso a la ciudad. La torre contaba con la planta baja más dos pisos superiores, construidos con arenisca, rocas y losas de basalto para las esquinas.

En el siglo XVI, se derribó el antiguo tejado de la torre y se añadieron dos pisos más de ladrillo, junto con un balcón y un nuevo techo. Pero, desgraciadamente, el techo se quemó en un incendio en 1676 y no quedan registros de su aspecto.

Por tanto, el techo actual es una obra barroca de tres maestros peregrinos: Veit Gruber de Tirol, Philipp Bong de Salzburgo y el maestro carpintero Valentinus Auslander. Estos reconstruyeron el techo de la torre tras el incendio. Más tarde, en 1964, el reloj se modernizó con un motor eléctrico sin restarle su antiguo encanto.

Qué ver en Sighișoara

Qué ver en Sighișoara: la iglesia en la colina 

Uno de los monumentos religiosos más emblemáticos de Sighișoara es una iglesia situada en una colina. Además, se trata de una de las iglesias más grandes de Transilvania. En esta colina de unos 429 metros de altura, la iglesia custodia Sighișoara. De hecho, podrás verla desde cualquier rincón de la ciudad.

A la llegada, encontrarás una inscripción en la piedra que indica que la construcción de este edificio comenzó en 1429 y finalizó en 1488. Sin embargo, en las décadas posteriores se llevaron a cabo algunas obras para su mejora.

Dos sucesos trágicos marcaron la historia y el aspecto de esta iglesia. El primero fue el asedio húngaro de 1704, pues se quemó el techo y el campanario y se derrumbaron las campanas. El segundo hecho fue en 1838, cuando un terremoto destruyó las bóvedas del coro, teniendo que ser sustituidas por imitaciones de madera.

En cuanto a las fachadas de la iglesia, estas se restauraron entre 1993 y 1999. Además, en esta época, también se mejoró el interior de la iglesia con algunas obras de arte y altares, traídos de otras iglesias sajonas.

Qué ver en Sighișoara

Para terminar

Sighișoara es una de las pocas ciudades de Rumanía que aún conserva en perfecto estado sus antiguas fortificaciones. Para llegar a esta ciudad, la forma más fácil es desde el aeropuerto de Târgu Mureș. Sin embargo, también podrás ir desde otras ciudades de Rumanía, tomando el tren o el autobús.

Esta ciudad fue fundada en el siglo XII por colonos alemanes, quienes se encargaron de la defensa de la ciudad y de su comercio. Para ello, construyeron una fortaleza que, actualmente, constituye el centro histórico de la ciudad.

Para conmemorar el pasado de Sighișoara, la ciudad celebra cada año un festival de la Edad Media. Por lo general, este evento tiene lugar el último fin de semana de julio y atrae a miles de visitantes de todas partes del mundo.

Por otra parte, esta ciudad también es conocida por ser el lugar de nacimiento de Vlad el Empalador. Encontrarás su casa natal cerca de la torre del reloj, otro de los símbolos de Sighișoara. Asimismo, tampoco puedes irte de la ciudad sin visitar la iglesia que hay en la cima de su colina. La verás de cualquier parte de la ciudad, así que ¡no tiene pérdida!

Como puedes ver, la lista sobre qué ver en Sighișoara es bastante extensa. Nosotros decidimos visitar la ciudad durante su festival medieval y nos quedamos maravillados con su ambiente festivo. A decir verdad, fue difícil despedirse de esta maravillosa ciudad. ¡Esperamos poder volver!

Rumanía

¿Te has quedado con ganas de más? Échale un vistazo a nuestras rutas por Rumanía.


Contribuciones similares

>