Los lugares más bellos de Omán

¿Has estado alguna vez en Oriente Medio? Pues, a continuación, te explicamos qué ver en Omán para disfrutar de este bello rincón del mundo.


Un intenso olor a incienso, enormes sacos de especias de colores y el bullicioso zoco: bienvenido a Oriente. En concreto, bienvenido a Omán, un país misterioso con numerosas facetas y hermosas playas de arena blanca. Acompáñanos y sumérgete en el mágico mundo de Las mil y una noches.


Con sus tres millones de habitantes y una extensión de 309 500 km2, Omán es una monarquía absoluta desde 1996. ¿Sabes eso de que con el inglés vas a todas partes? Pues Omán es un ejemplo: aunque el idioma oficial del sultanato es el árabe, con el inglés te puedes defender en el país.


Omán se sitúa en la península arábiga, en la frontera con los Emiratos Árabes, Yemen y Arabia Saudí, y goza de un clima perfecto, cálido en verano. Pero cuidado, ¡hay variaciones notables según la región! En las regiones costeras más septentrionales, los veranos son muy calurosos y las temperaturas pueden llegar hasta 47 °C.


Si quieres huir del frio del invierno, el sur de Omán es el lugar ideal: hace un calor agradable todo el año y las temperaturas rondan los 27 °C. Durante la temporada del monzón, de julio a septiembre, la naturaleza está casi irreconocible, ya que la región brilla con frescura en tonos verdes.


Omán es toda una recomendación especial y merece más de un viaje. Te invitamos a seguir leyendo porque en este artículo te contamos qué ver en Omán.

mezquita del Sultán Qabus

Qué ver en Omán

Qué ver en Omán: Mascate

Hay un sinfín de lugares increíbles que ver en Omán: comenzamos nuestro viaje en Mascate, la capital del sultanato. No podrás apartar la vista de los magníficos edificios y las imponentes mezquitas de la ciudad en el trayecto del aeropuerto a tu alojamiento.


La mezquita del Sultán Qabus es, probablemente, el lugar más famoso. ¡Sin duda, tienes que hacerle una visita durante tu estancia! Es una de las mezquitas más grandes del mundo y cuenta con una alfombra de oración de cuarenta y siete toneladas.


Otros edificios extraordinarios que merecen una visita son la Ópera Real, el palacio Qasr Al Alam y el Museo Nacional. Este último es el lugar ideal si quieres conocer mejor y en mayor profundidad la historia y cultura del país.


Después, puedes pasarte por el zoco y mezclarte con la multitud. El zoco de Mutrah será uno de los puntos fuertes de tu visita a Mascate, ya que pasarás un rato ameno y divertido paseando por sus callejuelas repletas de puestos de joyas, ropa, especias y especialidades árabes.


Por si fuera poco, Mascate está situada justo en la costa, lo que la convierte en el punto de partida perfecto para todo tipo de excursiones en barco. Podrás adentrarte en el mar, observar delfines y luego hacer esnórquel para explorar los arrecifes de coral.


Si todavía tienes ganas de más, no te preocupes porque ¡eso no es todo! Todavía falta el punto culminante: el sumidero de Bimah. Se dice que un meteorito creó la laguna actual, por ese motivo el cráter se llama Hawiyat Najm, ‘estrella fugaz’ en español. Aquí podrás bañarte y disfrutar de un día muy especial.

Qué ver en Omán: montañas Al Hayar

Otro lugar que ver en Omán son las montañas Al Hayar, no muy alejadas de la capital, donde imponentes cordilleras y ramblas verdes dominan el paisaje. Así que, mete un par de chanclas y calzado resistente en la maleta, ¡no puedes volver a casa sin atravesar estas montañas! Si te apetece un poco de aventura, te recomendamos hacer una excursión de senderismo de varios días y pasar la noche en tiendas de campaña.

Desierto Rub al-Jali

Qué ver en Omán: desierto de Rub al-Jali

Nos trasladamos ahora al llamado ‘Barrio Vacío’ del sultanato, el Rub al-jal. Se trata de un desierto de arena situado no solo Omán, sino que también se extiende por Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Yemen.


Por si no lo sabías, es el desierto de arena más grande del mundo. A pesar de que apenas hay gente asentada en él, merece la pena hacer una excursión de uno o, incluso, varios días. Sin duda, te recomendamos ir porque ¿quién no ha soñado alguna vez con dormir en el desierto bajo un mar de estrellas? No obstante, debes tener en cuenta que este tipo de excursiones solo se pueden hacer con un guía local o un lugareño que conozca la zona.

Qué ver en Omán: Dhofar

Nos encontramos ahora en el sur de Omán, en el distrito de Dhofar. En esta región, te esperan el famoso árbol del incienso, una costa impresionante, numerosos wadis (ríos secos con agua solo en temporada de lluvias) y las montañas de Dhofar.

Qué ver en Omán: Wadi Darbat

Wadi Darbat es otro lugar que ver en Omán, sobre todo durante el monzón, cuando este wadi brilla con un verde increíble y el paisaje se vuelve casi irreconocible. Por las paredes de roca caen cascadas que llenan de agua el wadi. ¿Te imaginabas que aquí puedes, incluso, alquilar barcas a pedales?


No obstante, si tu estancia no coincide con la época de lluvias, puedes dar una caminata a lo largo del valle y, tal vez, conocer a un burro o dos. Otros wadis dignos de ver son Wadi Shab, Wadi Tiwi y Wadi Bani Khalid. Este último se encuentra cerca de Mascate y se considera uno de los más bellos del país.

Salalah

Qué ver en Omán: Salalah

Situada al suroeste del país, fue en su día la capital del sultanato. Salalah es otro lugar ideal que ver en Omán que destaca, quizá, por su costa increíblemente bella. Te recomendamos organizar una estancia más larga, pues su playa es un auténtico sueño hecho realidad. Se extiende a lo largo de kilómetros de arena blanca y ofrece horas de paseos por la playa. Si vas a primera hora, con suerte podrás ver hasta delfines.


Además, puedes visitar el Museo de la Tierra del Incienso, donde aprenderás mucho sobre la historia de la región. En el camino, podrás apreciar los numerosos puestos de fruta que hay en las calles. Te recomendamos hacer una parada breve (o no tan breve) aquí para disfrutar de una fresca y sabrosísima leche de coco, comprar plátanos o probar otras delicias.


Por la noche, puedes pasear por las callejuelas de la ciudad, así como observar y disfrutar del bullicio mientras te tomas una taza de té. En el zoco, podrás comprar especialidades árabes tradicionales y algunos recuerdos.

Qué ver en Omán: cueva Marneef y blowholes

Al final de la conocidísima playa de Mughsail, se encuentran los llamados blowholes (‘bufaderos’), de los que salen fuentes de agua de un metro de altura. Ofrecen una vista espectacular que difícilmente olvidarás. Además, la cueva Marneef no se encuentra muy lejos y, desde ella, disfrutarás de una magnífica vista del profundo océano azul. ¡Seguro que aquí harás las fotos más memorables!


La playa Mughsail no solo es un paraíso para los viajeros, sino también para los lugareños. Esta playa de arena de ocho kilómetros es el lugar perfecto para relajarse. A lo mejor, hasta te visitan dromedarios mientras tomas el sol, les gusta mucho esta parte de la playa.


Si, por otro lado, prefieres pasar más tiempo en el agua, Omán también es el lugar ideal. El mundo submarino del país tiene mucho que ofrecer: las tortugas, morenas dragón y rayas azules son solo algunos ejemplos. Puedes practicar esnórquel y buceo: ¡hasta hay hoteles con su propia escuela de buceo!

Qué ver en Omán

Para terminar

Como probablemente ya hayas descubierto, es complicado responder con una sola cosa a la pregunta de «¿qué ver en Omán?». Esta, sin duda, es una ciudad que alberga sorpresas te cautivarán por su belleza.


Curiosamente, Omán se centra en el turismo de calidad, más que en el turismo de masas. Esto es, la preservación de la biodiversidad es fundamental para el gobierno: un ejemplo de ello son las zonas protegidas para las tortugas.


Por otro lado, los habitantes siempre se muestran muy amables y abiertos con los turistas, así como interesados y contentos con cualquier forma de intercambio. Así que no te sorprendas si te invitan a cenar o a una visita turística: ¡es parte de su hospitalidad! Acepta la invitación con gratitud y disfruta de un día o una tarde agradable con los lugareños.


En Omán, también puedes alquilar un coche sin problemas y explorar todos los lugares mencionados por tu cuenta.


En definitiva, el sultanato te sorprenderá con un paisaje que no puede ser más diverso: cordilleras, regiones desérticas, verdes ramblas e interminables playas de ensueño son el distintivo del país. Déjate encantar por el ambiente árabe de cuento de hadas y descubre un destino de ensueño en Oriente, Omán.


Omán

¿Te has quedado con ganas de más? ¡Échale un vistazo a nuestra ruta por Omán!

Contribuciones similares


>