Qué ver en Núremberg, una ciudad injustamente infravalorada

En este artículo, te contamos todo lo que debes saber sobre qué ver en Núremberg. 

A pesar de ser la segunda ciudad más grande de Baviera, Núremberg no parece llamar la atención de muchos viajeros, quienes normalmente deciden parar en esta ciudad situada en la región de Franconia Media para descansar en su trayecto hasta Múnich. Sin embargo, la historia de Núremberg, con más de 950 años de antigüedad, se remonta al Sacro Imperio Romano Germánico y es definitivamente digna de conocer.

Núremberg es una ciudad con un encanto un tanto contradictorio. Por un lado, el castillo y las numerosas fuentes dan fe de su antigüedad, y el llamado «Christkindlesmarkt» es uno de los mercados navideños más bonitos y con más tradición de Alemania. Pero por el otro, su historia también se asocia con el nacionalsocialismo, con los congresos de Núremberg, las leyes racistas y los juicios de la posguerra.

Núremberg es también un importante centro de arte y cultura. La ciudad ha presenciado el progreso de la ciencia y la tecnología durante siglos como, por ejemplo, la publicación de la obra más famosa de Nicolás Copérnico.

Paseando por la ciudad, podrás descubrir los numerosos lugares de interés y, aunque la Segunda Guerra Mundial dejó estragos en ella, muchos de los edificios medievales del casco antiguo han sido rigurosamente reconstruidos. En el siguiente artículo te detallaremos los rincones más bonitos de Núremberg.

Núremberg - Alemania

El maravilloso castillo de Núremberg

Sobre escarpados acantilados de piedra arenisca, al norte del casco antiguo, se encuentra el castillo de Núremberg, que data de la época del Sacro Imperio y fue una de las residencias más importantes de los reyes alemanes desde 1050 hasta 1571.

Este impresionante castillo es una de las fortalezas medievales más importantes que se conservan en toda Europa. Aunque la mayor parte fue destruida por las bombas durante la Segunda Guerra Mundial, fue minuciosamente restaurado durante la posguerra. Una de las pocas estancias que sobrevivió a la guerra es su capilla doble.

El castillo cobró aún más importancia con la promulgación de la Bula de Oro de 1356 por parte del emperador Carlos IV, según la cual los emperadores recién elegidos debían celebrar su primera asamblea en este mismo lugar. Gracias a este decreto, el comercio floreció y Núremberg se convirtió en una de las tres ciudades más importantes del Sacro Imperio. En el Museo Kaiserburg podrás conocer la interesantísima historia del castillo de Núremberg. Desde el mirador de esta fortificación a 351 metros de altura, las vistas panorámicas son espectaculares.

Asimismo, otro imprescindible de la lista «Qué ver en Núremberg» es el famoso Pozo Profundo (Tiefer Brunnen, en alemán), cuya estructura es incluso más antigua que el propio castillo y se encuentra en la antigua Casa del Pozo, de 1563. El pozo se adentra hasta 50 metros en la piedra arenisca y su acceso solo se permite con una visita guiada.

Otro mirador que vale la pena visitar se encuentra en lo alto de la torre Sinwellturm, que pudo escapar de los daños causados durante la Segunda Guerra Mundial.

La Casa de Alberto Durero

La casa de Alberto Durero es uno de las visitas imprescindibles de la lista «Qué ver en Núremberg». A un paso del castillo de Núremberg se encuentra la Casa de Alberto Durero, del siglo XV, donde el famoso artista renacentista alemán vivió desde 1509 hasta su muerte en 1528. Esta pintoresca casa es ahora un museo dedicado a su vida y obra. Durero destacó por sus autorretratos, que pueden ser contemplados en este lugar.  
Durante la guerra, la casa resultó parcialmente dañada, pero en 1971 se restauró para conmemorar el 500º aniversario del nacimiento del artista. Sin embargo, el mobiliario de su interior se corresponde con la época durante la que el artista vivió aquí.

Como legado histórico, la Casa de Alberto Durero no tiene rival, ya que no existen otros ejemplos que se remonten al siglo XV en Europa. Además de las numerosas exposiciones de algunas de sus creaciones más famosas, el museo también alberga auténticos muebles de época y una reproducción de su taller, donde se pueden ver demostraciones de impresión tradicional. La cocina, con su chimenea original, y la sala de estar también son interesantes de visitar.

Núremberg - Alemania

La iglesia de San Sebaldo

Estamos en Baviera y, obviamente, no podía faltar una visita al arte eclesiástico de la ciudad. La iglesia medieval Sebalduskirche es una de las más antiguas de Núremberg y presenta una arquitectura románica y gótica. Fue restaurada después de la Segunda Guerra Mundial, tras sufrir graves daños durante la guerra. Un ermitaño y misionero llamado Sebaldo da nombre a esta iglesia, quien hoy en día es también patrón de la ciudad de Núremberg.

Especialmente el interior de diseño barroco es bastante impresionante. En la nave norte se encuentra la Virgen en una aureola de 1420 y, en el coro de la zona este, podrás apreciar la famosa tumba de San Sebaldo, una de las obras maestras de Peter Vischer y sus hijos. Otros elementos destacados de la iglesia son un grupo de crucifixión de 1507, obra de Veit Stoß y un enorme órgano de 6 000 tubos.

Desde el lado norte, se puede observar que la iglesia de San Sebaldo está dividida en dos mitades. El lado oeste, incluyendo las naves y las torres, es románico y gótico temprano y data del siglo XIII. En cambio, el lado este, constituido por el coro de la sala, es de estilo gótico tardío y se construyó unos 100 años después.


A continuación, te presentamos tres de las iglesias más importantes que tienes que ver en Núremberg. 

Núremberg - Alemania

La iglesia Lorenzkirche

Lorenzkirche fue una de las primeras iglesias en convertirse a la fe protestante. Esta iglesia de estilo gótico es, además, la mayor de la ciudad y cuenta con una doble torre del siglo XIV. La fachada es una verdadera obra maestra del gótico, decorada con estatuas y un rosetón de nueve metros de diámetro, situado sobre el espectacular portal oeste.

Sin embargo, la verdadera maravilla de la iglesia se encuentra en su interior. El arte se aprecia por todos sus recovecos, desde cuadros hasta estatuas y retablos. Las piezas más valiosas son, sin duda, el Saludo del Ángel tallado en madera por Veit Stoß y un hermoso tabernáculo creado por Adam Kraft, otro importante escultor de la época. Esta parte oriental se levantó durante el siglo XV y es de estilo gótico tardío.

Otras obras destacables son un órgano único de tres partes con más de 12 000 tubos, considerado uno de los mayores instrumentos de este tipo del mundo, y un conjunto de 16 campanas del siglo XIII. En los alrededores destacan la fuente Tugendbrunnen, de 1589, y la Casa Nassau, en forma de torre, del siglo XIII.

No te pierdas el Mercado Principal (Hauptmarkt)

Desde hace siglos, el Mercado Principal es el escenario de los mercadillos semanales. Aquí encontrarás una variedad de puestos que ofrecen delicias y artesanía de la región de Franconia, así como comida callejera (street food) de todo el mundo.

En la plaza del Mercado Principal también tiene lugar el famoso mercado navideño de Núremberg, conocido como «Christkindlesmarkt». Es uno de los más populares del mundo, con más de dos millones de visitantes cada año. Esta plaza se transforma en un auténtico paraíso invernal gracias a la iluminación y a los numerosos puestos con adornos, comida navideña y regalos. Sobre todo, al atardecer, merece la pena disfrutar del ambiente entre los diferentes puestos con un buen vino caliente (Glühwein) en mano.

Núremberg - Alemania

Otro imprescindible de la lista «Qué ver en Núremberg» es la fuente Schöner Brunnen, de 19 metros de altura y situada a un lado de la plaza. Se realizó entre 1385 y 1396 y es obra del arquitecto y cantero Heinrich Beheim. Durante la Segunda Guerra Mundial fue encerrada en una estructura de hormigón gracias a la cual, la fuente pudo permanecer intacta a los bombardeos.

La fuente se diseñó como un campanario gótico y presenta cuarenta figuras policromadas en cuatro niveles que recuerdan la antigua visión del mundo del Sacro Imperio. Las estatuas de la parte inferior representan la filosofía y las siete artes liberales, incluidos los cuatro evangelistas y los cuatro padres de la Iglesia. Encima están los siete príncipes electores y los nueve dignatarios, idealizados como figuras históricas y legendarias. En lo alto de la fuente, se encuentran Moisés y los siete profetas.

En la puerta de hierro forjado que rodea la fuente hay un anillo de oro, el cual, según la leyenda, si lo giras tres veces, hará que todos tus deseos se hagan realidad. Hasta el momento, tampoco nosotros hemos podido comprobar si esto es verdad.

Las preciosas murallas de la ciudad

Aunque gran parte de Núremberg fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial, el casco antiguo medieval ha sido fielmente reconstruido, pero también podrás encontrar las murallas originales, el foso y las torres. Las murallas se construyeron por primera vez en el año 1000 y adquirieron su actual aspecto cuando se convirtieron en cañones 500 años después.

Sin embargo, estas no se construyeron en el siglo XI para que simplemente las admiráramos, sino para disuadir a posibles invasores. Objetivo cumplido con éxito, ya que, en la larga historia de Núremberg, la ciudad solo fue conquistada una vez: en 1945, por los estadounidenses.

La longitud total de las murallas era originalmente de unos 5 kilómetros, pero la mayor parte fue destruida durante la guerra. Hoy en día se conservan 4 kilómetros por donde podrás dar un bonito paseo, incluyendo el castillo al norte y 67 torres de defensa.

Las franjas de terreno que rodeaban las murallas se han transformado en parques urbanos. El paseo por las murallas de la ciudad es una excelente manera de disfrutar de la naturaleza y la historia de Núremberg al mismo tiempo, así que ¡que no se te pase!

El tramo de muralla más transitable recorre el lado oeste de la ciudad, entre las torres de Spittlertor y Maxtor. A lo largo de esta muralla discurre también un amplio foso, el Stadtgraben, que es uno de los más largos que se conservan en Europa.

Núremberg - Alemania

Para terminar

Núremberg es uno de los destinos más infravalorados de Baviera. Dado que la mayoría de los viajeros que visitan el estado del sur de Alemania están más interesados en Múnich, esta encantadora ciudad de Franconia Media se encuentra totalmente a la sombra de la capital bávara.

La ciudad convence sobre todo por su aire medieval. Desde el castillo, al que se puede subir gratuitamente, se puede disfrutar de una impresionante vista de la ciudad.

También puedes intentar que se te cumpla algún deseo en la fuente Schöner Brunnen. Nosotros giramos el anillo de oro como dice la tradición, pero aquí seguimos esperando, sin saber si funciona.

Y bien, ¿quieres saber cuál fue nuestro deseo? Siendo sinceros, ojalá mucha más gente pueda conocer esta hermosa ciudad. Ya sabes todo lo que debes saber sobre qué ver en Núremberg, así que quizá tú puedes hacer que se haga realidad. 

Alemania

¿Te has quedado con ganas de más? ¡Échale un vistazo a nuestra ruta por Alemania!

Contribuciones similares

>