Qué ver en Liubliana: ¡una ciudad fantástica!


Qué ver en Liubliana: ¡una ciudad fantástica!

¿Has estado alguna vez en Liubliana? Si no es así, te indicaremos qué ver en Liubliana, ya que ¡es una ciudad fantástica!

La capital de Eslovenia es tan diversa que sería una verdadera lástima que la ignoraras. Hay tanto que ver aquí que nosotros mismos experimentamos cosas completamente nuevas cada vez que vamos.

Esta ciudad aún no es muy turística, pero el turismo ha estado subiendo año tras año. Es más, el aumento de viajeros ha provocado que los precios en el casco antiguo hayan subido un poco. Sin embargo, comparado con España, sigue siendo barato y, por su arquitectura encantadora, ¡te recordará a Viena!

Si nunca antes has estado en la capital eslovena, deberías incluirla dentro de tus próximos destinos. Y si no tienes ni idea de qué hacer en esta fantástica ciudad, aquí te presentamos las mejores opciones.

Visitar Liubliana

Qué ver en Liubliana: disfruta del bullicio en la plaza Prešeren

La plaza tiene el nombre del poeta del siglo XIX France Prešeren, cuya obra «Zdravljica», traducida al castellano como «Un brindis», se convirtió en el himno nacional esloveno. Situada directamente en el Ljubljanica, esta plaza es el lugar donde toda la ciudad se reúne. Si hay un evento especial en Liubliana, lo más probable es que ocurra en este sitio.

La plaza tiene forma triangular y es la intersección entre varias calles importantes. La plaza Prešeren adquirió su aspecto actual tras un fuerte terremoto que sufrió la ciudad a finales del siglo XIX. En esa época, se sustituyeron todas las casas medievales por los salones reales que se pueden ver en la actualidad.

 Visita la iglesia franciscana en la plaza Prešeren

La iglesia franciscana de color rojo pastel, que se puede admirar en la plaza Prešeren, fue construida en estilo barroco temprano a partir de mediados del siglo XVII. Es una de las vistas más impresionantes de la plaza y tiene una estatua de la Virgen María y el Niño en su parte delantera. Por supuesto, también podrás admirar el interior de la iglesia, profusamente decorado, aunque lamentablemente, los frescos barrocos quedaron destruidos tras el terremoto.


Asciende al Castillo de Liubliana

Si observas el castillo desde uno de los muchos lugares de la zona peatonal de Liubliana, probablemente te parecerá enorme. El castillo ha cambiado mucho desde que se construyó hace más de 900 años; es una fortaleza de piedra y madera a la que le anexaron otros edificios militares que se convirtieron en un baluarte contra la invasión otomana en el siglo XVI. Cabe mencionar que ¡este lugar cuenta con una magnífica vista de la ciudad! Se puede subir a pie, si tienes ganas, o también puedes tomar el funicular hasta arriba.

Finalmente, el patio del castillo está abierto al público y aquí podrás disfrutar de un café al aire libre o incluso de una noche de fiesta en una discoteca.

Como estarás viendo, visitar Liubliana merece mucho la pena, pues ¿en qué otro lugar podrías irte de fiesta en un castillo de más de 900 años?


Visitar Liubliana

Pasea por los numerosos puentes de la ciudad

Frente a la plaza Prešeren se pueden ver tres puentes de piedra decorados con faroles. El puente del medio es mucho más antiguo que los otros dos y data del siglo XIX. Se solía utilizar para el tráfico rodado. Los dos puentes peatonales restantes se construyeron hasta 1930. El arquitecto esloveno Jože Plečnik fue quien tuvo la idea de no destruir el viejo puente, sino ampliarlo.

El Puente de los Dragones es uno de los puntos que más llama la atención cuando se camina por el casco antiguo. Inaugurado en 1901, este puente de estilo Art Nouveau vienés fue uno de los primeros puentes de hormigón construidos en Europa. Los cuatro temibles dragones que hacen guardia en cada una de sus esquinas son el símbolo de la ciudad. Merece mucho la pena porque ya verás que ¡podrás ver dragones como estos por todo el centro histórico!

Relájate en el Parque Tivoli

A pocos minutos del río Ljubljanica, al norte del centro de la ciudad, te encontrarás con el parque más grande de Liubliana. Con sus dos kilómetros cuadrados, se extiende desde los elegantes jardines y avenidas, trazados en 1813, hasta la ladera de la colina de Rožnik, que es atravesada por senderos naturales. Al ser un maravilloso pulmón verde, en verano, este maravilloso lugar invita a hacer un picnic a la sombra de los árboles.

Junto a la colina se encuentran unas magníficas fincas, entre las cuales encontrarás el castillo barroco de Cekin, donde podrás visitar el Museo de Historia Contemporánea. También podrás explorar un invernadero tropical que está gestionado por el Jardín Botánico de la ciudad. Finalmente, si visitas esta parte de Liubliana podrás pasear por Jakopič: la avenida que te llevará desde la entrada oriental del parque hasta el castillo neoclásico de Tivoli.

Visitar Liubliana

Da una vuelta por el mercado central

El arquitecto Jože Plečnik también diseñó este mercado, a principios de la década de 1930, como parte de su trabajo. Ubicado junto al río, entre el puente decimonónico y el Puente del Dragón, el mercado está situado donde se encontraba una antigua escuela de niñas que se derrumbó durante el terremoto de 1895.

Esta hermosa columnata al borde de la plaza Prešeren alberga puestos de venta tanto de especias y artesanías, como también de pan, embutidos, frutos secos, productos lácteos, frutas y verduras frescas. El mercado está abierto de lunes a sábado, y los puestos exteriores permanecen abiertos durante más tiempo que las tiendas de la zona cubierta.

Además, todos los sábados, desde mediados de marzo hasta finales de octubre, podrás presenciar un festival llamado «cocina abierta». Allí, varios cocineros de restaurantes eslovenos preparan platos de todo el mundo. Ten en cuenta que ¡solo se celebra cuando hace buen tiempo!

Qué ver en Liubliana: ¡visita sus fantásticos museos!

Galería Nacional Eslovena

La Galería Nacional Eslovena, situada justo enfrente del Parque Tivoli, es probablemente el museo de arte histórico más importante de Eslovenia. Aquí encontrarás obras que van desde la Edad Media hasta la década de 1900.

El museo está ubicado en un palacio de la época del Renacimiento y aquí podrás ver más de 600 obras, desde arte litúrgico gótico hasta obras de pintores y escultores barrocos italianos que recibieron numerosos encargos en Liubliana a principios del siglo XVIII.

También podrás conocer el movimiento impresionista esloveno a través de las obras de Rihard Jakopič, Ivan Grohar y Matija Jama, además de la escultura original de la Fuente Robba o Fuente de los tres ríos eslovenos, probablemente la fuente más famosa de Liubliana, que se ha trasladado al anexo de cristal para protegerla de las condiciones climáticas.

Museo de Arte Moderno

Otro museo interesante es el de Arte Moderno, en el que podrás disfrutar del arte moderno esloveno en su máxima expresión. El arte no es del gusto de todos, pero si te gusta, deberías darle una oportunidad a este museo, ya que se ve rápidamente. De hecho, es perfecto si tienes poco tiempo y quieres hacerte una idea del arte moderno de este país.

Si no eres mucho de museos clásicos, no tienes excusa, ya que otra de las razones por las que visitar Liubliana merece mucho la pena es la Casa de las Ilusiones. Se trata de un museo de ilusiones ópticas, así que, te recomendamos que lleves tu cámara contigo, pues ¡conseguirás hacer las fotos más divertidas!

Visitar Liubliana

Para terminar

Visitar Liubliana merece mucho la pena, ya que es una ciudad encantadora y acogedora que debe estar sí o sí en tu lista de deseos.

La capital de Eslovenia está llena de vida y su arquitectura es fácilmente comparable a la de Viena. Por suerte, aún no ha sucumbido al turismo de masas, así que todavía puedes visitar la ciudad a un precio relativamente bajo, porque, te avisamos, el turismo está creciendo y ¡pronto será el nuevo lugar de moda!

La capital eslovena tiene muchos lugares que ofrecer que te dejarán sin aliento y que harán que tu experiencia en el país sea completamente inolvidable.

Eslovenia

¿Te has quedado con ganas de más? ¡Échale un vistazo a nuestra ruta por Eslovenia!

Contribuciones similares

>