Qué ver en Lille, la capital de Hauts-de-France

¿Te gustaría saber qué ver en Lille? ¿Conoces la ciudad? Lille es una maravillosa ciudad situada en el norte de Francia, a unos 200 kilómetros al norte de París. Se considera una ciudad industrial, pero sigue teniendo una arquitectura y un casco antiguo maravillosos.

Durante nuestra visita a Lille, no nos pareció que la ciudad sufriera demasiado por su imagen de antigua zona dedicada a la minería del carbón. Por el contrario, nos encontramos con una ciudad llena de vida que llevamos muy dentro. En ningún momento nos sentimos mal acogidos, sino que fuimos tratados con mucha amabilidad por los habitantes de buen corazón.

En este artículo te contamos qué ver en Lille para que tu visita sea inolvidable. Por supuesto, también te contamos cómo llegar a esta ciudad del norte de Francia, situada justo antes de la frontera con Bélgica.

Qué ver en Lille

Qué ver en Lille: cómo llegar

La forma más fácil de llegar a Lille es en avión, ya que la ciudad cuenta con su propio aeropuerto internacional. Además, entre otros aeropuertos de Francia, también está comunicada con muchas otras ciudades de Europa.

Aunque el aeropuerto de Lille-Lesquin es pequeño, cuenta con numerosas compañías aéreas. Entre ellas se encuentran compañías de bajo coste, como Ryanair, y otras de gran renombre.

Gracias a su pequeño tamaño, el aeropuerto también tiene la ventaja de no tener que recorrer grandes distancias. Los mostradores de facturación están situados directamente en la zona de entrada y las puertas de seguridad se encuentran justo detrás.

También hay un autobús que va desde el aeropuerto hasta el centro de Lille cada hora. Tras un viaje de veinte minutos, llegarás a la principal estación de tren de la ciudad. En cuanto al coste, deberías calcular unos ocho euros.

Sin embargo, gracias a la proximidad de París y Bruselas, también puedes aterrizar en una de estas dos ciudades y tomar un tren directo desde allí hasta la capital de la región francesa de Hauts-de-France. 

En tren

En cuanto a las estaciones de tren, hay dos en Lille. La estación de Flandres es utilizada principalmente por los trenes de transporte público y los TGV (‘tren de alta velocidad’) que llegan desde París. Casi todos los demás trenes, incluidos los TGV que llegan de otras ciudades y el Eurostar de Bruselas y Londres, llegan a la estación Europa.


Sin embargo, ambas estaciones están cerca la una de la otra. Están separadas por tan solo unos cientos de metros y se encuentran a ambos lados del centro comercial EuraLille.


Desde París se necesita algo más de una hora en TGV para llegar a Lille y el precio del billete es de unos cincuenta euros. En cuanto al lugar de salida, los trenes salen de la estación Gare du Nord de París. Si aterrizas en Bruselas, puedes llegar a la ciudad del norte de Francia en poco más de treinta minutos en TGV o Thalys.

 

Con el Eurostar puedes incluso ir de Londres a Lille muy rápidamente. El viaje desde la estación londinense de St. Pancras International hasta Lille dura unos noventa minutos. Después, los trenes siguen hasta Bruselas.

 

Además, Lille está muy bien comunicada con otras ciudades. Entre otras cosas, los trenes de alta velocidad franceses, los TGV, paran aquí. Desde Lyon se puede llegar en tres horas, mientras que desde Marsella se necesitan unas cinco horas. 

Qué ver en Lille

Qué ver en Lille: lugares de interés

Aunque Lille tiene fama de ciudad industrial, tiene un fantástico centro histórico. Hasta la conquista de Luis XIV en 1667, Lille era una ciudad flamenca. Este patrimonio es especialmente evidente en la arquitectura de la ciudad. En el casco antiguo abundan los edificios barrocos con tejados ornamentales a dos aguas y las casas de finales del siglo XIX. A continuación, te diremos algunos lugares que tendrías que ver en Lille.

La concurrida plaza principal de Lille, la Place du Général de Gaulle, está rodeada de majestuosos edificios renacentistas y barrocos flamencos con fachadas neoclásicas. La mayoría de la gente la conoce como la "Grand Place" y es un lugar de encuentro popular para los lugareños. Aquí también encontrarás numerosos cafés en los que podrás tomarte un capuchino cómodamente.

En el centro de la plaza, el monumento de bronce a la Diosa conmemora la resistencia de Lille al asedio austriaco en septiembre de 1792. El monumento fue realizado en 1845 por el escultor francés Théophile Bra, quien también creó los bajorrelieves del Arco del Triunfo de París. La diosa sostiene una cerilla, que se utilizaba para encender las mechas de los cañones. En la base hay una inscripción grabada que, traducida al español, significa "La valiente respuesta del alcalde de Lille, André, que se negó a abandonar la ciudad sitiada".

En el lado sur de la plaza del General de Gaulle se encuentra uno de los complejos de edificios más bellos de Lille, la Vieille Bourse. Fue construido en 1652 y consta de veinticuatro casas que rodean un patio porticado. El patio es uno de los mejores ejemplos del estilo barroco flamenco ornamentado. En el centro del patio hay un monumento al famoso general Napoleón Bonaparte.

Algunas iglesias

La iglesia de San Mauricio (Église Saint-Maurice) es una hermosa iglesia gótica del siglo XIV. Ya ha sido renovada varias veces, pero ha conservado su unidad arquitectónica. Con su torre en la fachada, el edificio es un ejemplo de la llamada hallekerque (‘iglesia de salón’). Este tipo de edificios está adaptado al terreno pantanoso de Flandes.

La Iglesia de San Mauricio también se distingue por su armonioso interior de cinco naves y altas columnas. El presbiterio está decorado con pinturas de los siglos XVII y XVIII de varios artistas de Lille.

Otra iglesia interesante en las cercanías es la Iglesia de Santa Catalina (Église Sainte-Catherine), en la Rue Royale. Esta iglesia gótica del siglo XV alberga una extraordinaria pintura, el Martirio de Santa Catalina de Rubens, en la nave norte. En el otro extremo de la rue Royale se encuentra la iglesia de San Andrés (Église Saint-André).

Probablemente, el edificio eclesiástico más impresionante sea la catedral Notre-Dame de la Treille, construida en 1854, una estructura neogótica con detalles sorprendentes. La sombría fachada de estilo contemporáneo se completó en la década de 1990 y presenta un portal arqueado de mármol rosa con un rosetón en el centro. Debido a su estilo arquitectónico único, la fachada crea una gran impresión y también ilumina el santuario dentro de la iglesia.

Un breve paseo al norte de la catedral de Lille te llevará a la Iglesia de Santa María Magdalena (Église Sainte-Marie-Madeleine). Construida en 1675, su principal atractivo es su diseño barroco y su imponente cúpula de cincuenta metros de altura.

Qué ver en Lille

Qué ver en Lille: eventos frecuentes en la ciudad

Cada año, Lille acoge un evento mundialmente famoso y, por supuesto, muy concurrido. La Braderie de Lille se celebra el primer fin de semana de septiembre, del sábado por la mañana al domingo por la noche, y es una especie de mercadillo.

La Braderie se celebra en Lille desde el siglo XII. La primera vez que tuvo lugar fue en 1127. Después de ser solo un pequeño mercado de pulgas durante varios siglos, se convirtió en un gran evento en el siglo XVI con muchos más participantes que antes.

En la actualidad, más de 10 000 personas venden sus productos en los puestos del mercado a cielo abierto. Además del mercadillo, también hay conciertos y fiestas nocturnas que dan al evento el ambiente de un festival.

La Braderie de Lille atrae ahora a una gran cantidad de público y, gracias a los numerosos puestos, ofrece también la posibilidad de degustar algunas de las especialidades regionales. Y gracias a las atracciones, también hay mucha acción.  Si te preguntas qué ver en Lille, la Braderie es, por lo tanto, una de nuestras recomendaciones.

También te recomendamos el mercado abierto Marché de Wazemmes, que abre todos los martes, jueves y domingos por la mañana. Los vendedores venden de todo: desde frutas y verduras frescas hasta libros, artículos de papelería, maletas y zapatos. Incluso puedes conseguir ropa interior si la necesitas. También puedes comer auténticos manjares en uno de los muchos pubs cercanos.

Qué ver en Lille

Qué ver en Lille: los museos más interesantes

Durante tu visita a Lille deberías, sin lugar a duda, visitar el Palacio de Bellas Artes. Es famoso por su amplia y prestigiosa colección de arte, que se encuentra en un impresionante edificio con un atrio amplio y luminoso. El museo exhibe una excepcional colección de pinturas de maestros antiguos europeos, como Rubens, van Dyck y Delacroix.

En el Palacio de Bellas Artes también podrás descubrir algunas obras de la pintura impresionista francesa de los siglos XIX y XX. Además, también puedes ver una colección de antigüedades y una galería de esculturas que incluye obras de Rodin y de muchos otros artistas.

La oferta se amplía con mapas en relieve del siglo XVIII que muestran algunas ciudades del norte de Francia y Bélgica. Estos fueron utilizados principalmente por los reyes franceses durante las guerras.

El museo de l'Hospice Comtesse está situado en el corazón del casco antiguo. Lo encontrarás en un hospital medieval fundado en 1237 por la condesa Jeanne de Flandre. El hospital estuvo en funcionamiento hasta 1939 y se convirtió en museo en 1962.

En el recinto hay edificios de los siglos XV al XVIII, como la antigua enfermería, el edificio del monasterio y una capilla. Durante la visita a este museo se puede admirar una colección de tapices, esculturas y porcelana del monasterio flamenco del siglo XVII.

A unos doce kilómetros al noreste de Lille se encuentra Villeneuve d'Ascq, conocida por su renombrado museo de arte moderno. El Museo de Arte Moderno de Lille Métropole cuenta con una de las colecciones de arte moderno y contemporáneo más completas de Francia. Expone 7 000 obras de arte en una superficie de exposición de más de 4 000 metros cuadrados. Entre las exposiciones se encuentran obras de artistas famosos como Braque, Kandinsky y Picasso.

Qué ver en Lille

Para terminar

Lille es una ciudad maravillosa que puede estar orgullosa de su arquitectura flamenca. La mejor manera de llegar es a través del aeropuerto de Lille-Lesquin, pero también se puede llegar rápidamente a la ciudad en TGV desde París o Bruselas.

Hacer turismo en Lille tampoco es un problema. Gracias al compacto casco histórico, puedes visitar la mayoría de los lugares de interés a pie. Además de la imponente catedral de Lille, Notre-Dame de la Treille, hay, por supuesto, muchos otros edificios eclesiásticos impresionantes.

Además, en Lille también puedes visitar un gran número de museos. El más conocido es el Palacio de Bellas Artes. Sin embargo, también vale la pena ver otras exposiciones. Con tantas opciones, si te interesa el arte, seguro que no te aburrirás.

Para terminar, tenemos que admitir que nos gustó mucho Lille. ¡Y estamos convencidos de que sentirás lo mismo cuando visites esta maravillosa ciudad ahora que ya sabes qué ver en Lille!

Francia

¿Te has quedado con ganas de más? Échale un vistazo a nuestras rutas por Francia.


Contribuciones similares

>