Qué ver en Francia: todo lo que no te puedes perder

En este artículo te contamos cuáles son los mejores lugares que ver en Francia. 

Bien, Alemania y Francia tienen un pasado un tanto difícil. Sin duda no existen otros países que se hayan enfrentado tan a menudo como estos dos. Pero bueno, eso ya forma parte de la historia. Actualmente ambos estados mantienen una buena relación y trabajan codo con codo. La alianza económica entre Alemania y Francia fue, de hecho, también el precursor de lo que conocemos hoy en día como Unión Europea.

Pero desde luego este no es lugar donde se hable sobre política, sino más bien sobre viajes. Y nuestro gran país vecino del oeste es uno de los destinos turísticos más fantásticos que hemos visitado.

Los franceses cuentan además con París, la metrópolis mundialmente conocida, con monumentos famosos como la Torre Eiffel, la cual atrae a multitudes de viajeros. Pero aparte de la capital francesa, hay muchas otras ciudades que merece la pena visitar.

Aunque los franceses cuentan con icónicos lugares como París o la Torre Eiffel, hay muchas ciudades en el país galo que te sorprenderían. Así que te vamos a enseñar algunas que, en nuestra opinión, podrían cambiar abrirte los ojos y, ¿quién sabe?, quizás estás a punto de encontrar el nuevo destino de tu próximo viaje.

Francia - Acampar

Qué ver en Francia: París

Aunque queramos destacar otras ciudades de Francia, es imposible que no hablemos de la capital francesa y sus innumerables lugares de interés. Es más, nos parecería hasta raro que no quisieras visitar París, ya que esta ciudad alberga museos de fama mundial como el Louvre y hay suficientes cosas como para hacer un tour turístico de calidad.

La famosa Torre Eiffel es el emblema de la metrópoli francesa. Se construyó para la Exposición Universal de 1889. Con sus 324 metros, fue la estructura más alta del país hasta la finalización del viaducto de Millau en 2004.

Casi 7 millones de personas suben cada año la Torre Eiffel. La mayoría suben solo hasta las dos primeras plantas, donde se encuentran muchas tiendas y restaurantes. La tercera planta, a 276 metros de altura, es el mirador de acceso público más alto de Europa.

El Museo del Louvre es el museo de arte más grande y visitado de todo el mundo. Antes de convertirse en museo, este lugar era conocido como el Palacio del Louvre, una fortaleza medieval. Tras su reforma en el siglo XVIII, el palacio se convirtió en un lugar, donde los artistas podían estudiar las obras y antigüedades de los grandes maestros.

En el museo se pueden ver antigüedades de varias culturas, así como una colección de obras de arte del Renacimiento y del Barroco que puede eclipsar a cualquier otro museo del mundo. El cuadro más famoso que encontrarás en el Museo del Louvre es la Mona Lisa, del famoso artista Leonardo da Vinci.

Otro de los lugares más impresionantes de París es la Cathédrale de Notre Dame (Catedral de Nuestra Señora). Encontrarás la catedral y sus inconfundibles torres en el extremo oriental de la Île de la Cité (isla de la ciudad).

Hay muchas razones por las cuales debes hacer una parada en la catedral, desde la incomparable arquitectura de sus fachadas hasta sus rosetones e increíbles vidrieras.

Lyon, Francia

Qué ver en Francia: Lyon

Si eres un apasionado de la cultura, ¡Lyon es perfecto para ti! La ciudad se erigió hace 2 000 años en el punto donde confluyen los ríos Ródano y Saona. El casco antiguo se remonta al Renacimiento, pero también podrás encontrar ruinas romanas y barrios industriales históricos.

Cuando entras en el barrio Vieux Lyon (Antiguo Lyon en español), estás entrando a uno de los centros históricos más antiguos de Europa. Durante los siglos pasados, en Lyon prosperó tanto la industria de la seda que muchas familias adineradas de comerciantes decidieron instalarse en la ciudad. Estas familias construyeron majestuosas casas con una mezcla de estilo gótico, renacentista italiano y renacentista francés.

La magnífica basílica de Notre-Dame de Fourvière (Nuestra Señora de Fourvière), se encuentra en la colina de Fourvière y forma parte de un conjunto de emblemáticas iglesias construidas en las principales ciudades francesas a finales del siglo XIX. Esta basílica se halla en la parte más antigua de la ciudad, donde también se han descubierto varios yacimientos romanos.

Otro monumento impresionante de Lyon es su espléndida Cathédrale Saint-Jean-Baptiste (la Catedral de San Juan Bautista en español). Se trata de un lugar de culto, de estilo principalmente gótico, construido entre los siglos XII y XV. Esta catedral aún conserva la mayoría de sus vidrieras originales que datan del siglo XIII. Estas vidrieras se desmontaron y guardaron para protegerlas de los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial.

No te olvides de ver el reloj astronómico de la catedral, instalado en el siglo XIV. Debajo de la esfera principal del reloj hay un astrolabio que se añadió en la década de 1600 e indica la posición de la tierra, el sol y la luna. Este reloj cuenta además con una serie de figuras autómatas que hacen un pequeño espectáculo que podrás disfrutar cada hora en punto.

En Lyon también te podrás deleitar con su Théâtre gallo-romain, es decir, el Teatro galo-romano. Se trata de un anfiteatro que se ubica en el punto más alto de la orilla del Saona.   El antiguo anfiteatro de Lyon, el teatro Galo Romano, se sitúa en lo alto de la orilla izquierda del Saona. En su época de mayor esplendor podía acoger a 10 000 espectadores y actualmentesolo se conservan las gradas media y baja de la cávea.

A finales del siglo XIX se redescubrió este teatro y se llevó a cabo una reconstrucción que duró 40 años. Actualmente, 2 000 años después de su construcción, se sigue utilizando para espectáculos como el festival de teatro «Nuits de Fourvière», este festival, conocido en español como las Noches del Fourvière, se celebra cada año en junio y julio.

lugares de interés de Francia

Qué ver en Francia: Niza

Niza es una hermosa ciudad que llama la atención por sus largos paseos y bulevares salpicados por numerosas villas del siglo XIX. No obstante, su casco antiguo de origen italiano tiene mucho que ofrecer, ¡no te decepcionará! Además, esta ciudad y sus paisajes tienen una luz que los hace únicos y han llegado a cautivar a un sinfín de artistas.

Recorrer el paseo de Niza junto al mar Mediterráneo es una parte importante de la vida de esta ciudad, así que tú también debes probarlo. Su paseo marítimo se extiende a lo largo de siete kilómetros y en el lado del paseo que da a la ciudad podrás contemplar palacios reales del siglo XIX. Si te duelen los pies de caminar tanto, también puedes descansar en las famosas sillas del paseo a la sombra de pérgolas y palmeras.

Durante todo el año, te encontrarás con deportistas, parejas, patinadores y familias por el paseo. Pero si tienes la gran suerte de ir en febrero, disfrutarás de la visión de los festivos desfiles del Carnaval de Niza. El centro histórico de la ciudad, Vieux Nice, se distingue de los grandes bulevares de Niza y de las extensas plazas como la Place Masséna. El barrio es una maraña de callejones sombríos por los altos edificios de pisos de color ocre. Al este, se puede ver la impresionante Colline du Château (la Colina del Castillo).

La arquitectura italiana ejerció una gran influencia en los edificios de Vieux Nice y sus alrededores. Esto se debe principalmente al hecho de que Niza no fue una ciudad francesa hasta el Tratado de Turín en 1860.

En el casco histórico también podrás visitar la Cathédrale de Nice (Catedral de Niza), es una de las más modestas de la ciudad mediterránea. La iglesia se construyó en el siglo XVII con un elaborado diseño barroco. Se compone de diez capillas ornamentadas con esculturas, pinturas y adornos dorados. Si te encuentras paseando por el casco histórico, ¡presta atención! Podrías no ver la catedral.

Estrasburgo - Francia

Qué ver en Francia: Estrasburgo

Estrasburgo cuenta con uno de los barrios medievales más grande de Europa. En los barrios de Grand Île y Petite France (Gran Isla y Pequeña Francia respectivamente), las calles empedradas discurren entre casas de entramado de madera que crujen bajo cada paso por el paso de los años. Por lo tanto, cosas interesantes para ver no faltan.

Durante tu visita encontrarás una ciudad con unos espléndidos barrios construidos por manos alemanas. Durante varios siglos, Estrasburgo y Alsacia fueron objeto de un tira y afloja entre los dos países vecinos, Francia y Alemania.

En Estrasburgo, no puede faltar una visita a la cathédrale Notre-Dame (catedral de Nuestra Señora). Fue el edificio más alto del planeta hasta 1874 y, hoy en día, sigue siendo un lugar cautivador. Ahora está lejos de ser la más alta, pero sí que es la estructura de la Edad Media más alta y mejor.

En cambio, si lo que buscas es el lugar idóneo para el objetivo de tu cámara, ¡dirígete al barrio La Petite France!; en este barrio, repleto de casas con entramado de madera, se han desempeñado diversos oficios. Las pintorescas estructuras de esta parte de la ciudad se remontan a los años 1500 y 1600.

Otro lugar interesante de la ciudad es la Presa Vauban, una estructura defensiva construida durante el siglo XVII que fue la base de la defensa de la ciudad durante la guerra franco-prusiana de 1870. Esta presa se construyó según el diseño del ingeniero militar francés Vauban y se usó arenisca rosa de la cordillera de los Vosgos.

En el interior de la Presa Vauban, hay un pasillo que atraviesa toda la estructura. Además, la presa cuenta con una terraza panorámica a la que puedes subir. En esta terraza, disfrutarás de un magnífico paisaje de las torres de los Puentes Cubiertos o les Ponts Couverts y de la catedral de la ciudad.

Otro lugar bonito de Estrasburgo es el Palacio Rohan. Se trata de un palacio episcopal barroco fue construido en la década de 1720 según los diseños de Robert de Cotte, el «primer arquitecto» de Luis XV. Este palacio portentoso palacio se construyó para el cardenal Armand-Gaston de Rohan-Soubise, príncipe-obispo de Estrasburgo. Sus majestuosas fachadas son muy populares entre los visitantes.

Lyon, Francia

Para terminar

Muchas ciudades de Francia presentan un abanico inmenso de lugares interesantes que no te puedes perder. Así que, está claro que hay muchas más ciudades fascinantes que las cuatro que te hemos sugerido aquí.

Te aseguramos que ciudades como Marsella o Montpellier son también muy atractivas. Pero nuestras ciudades favoritas son, con diferencia, Estrasburgo, Lyon, Niza y, como no, la capital de Francia.

Es por eso por lo que nos hemos decidido por estas cuatro ciudades, ya que cada una de ellas ofrece una arquitectura completamente diferente y no es comparable con ninguna otra. Niza, por ejemplo, se caracteriza más por la arquitectura italiana, mientras que la capital alsaciana, Estrasburgo, tiene unos orígenes básicamente alemanes. Pero, obviamente, también nos encanta visitar las demás ciudades francesas. ¿Y a ti? ¿Cuál es tu favorita?

Francia

¿Te has quedado con ganas de más? Échale un vistazo a nuestras rutas por Francia.


Contribuciones similares

>