min read - septiembre 21, 2022  

Qué ver en Escocia: desde Edimburgo hacia Inverness

Todos hemos escuchado hablar sobre el precioso paisaje escocés: los profundos valles rodeados por las famosas Tierras Altas de Escocia, los lagos, llamados lochs en gaélico, que se mueven con la brisa del viento y los campos verdes donde deambulan las ovejas y vacas de altiplano. Nuestra ruta por Escocia está programada para siete días, pero puede extenderse fácilmente y podrás ir a pie, usar el transporte público o también la autocaravana. Para viajar por Escocia, sea mochileando o usando el transporte público, tu equipamiento debe contener una chaqueta impermeable o una cazadora y bufandas. Por lo general, el norte del país suele ser mucho más frío que el sur, y el tiempo podrá ser un poco tormentoso, sobre todo a las orillas del mar, como por ejemplo en la ciudad de Inverness. Ahora solo queda una pregunta que responder: ¿Qué es lo que sí o sí tienes que ver en Escocia?

Bonito paisaje de montañas en Escocia

Qué ver en Edimburgo: primera parada

Nuestra ruta por Escocia comienza en Edimburgo, la capital de Escocia. En el centro de la capital tendrás la posibilidad de deambular por los edificios gregorianos, disfrutando de un buen vino junto a la comida tradicional escocesa llamada Haggis, un embutido preparado con vísceras de oveja. En las esquinas de la ciudad verás a músicos tocando la gaita y, en los museos, hombres vestidos en sus trajes tradicionales, que en concreto son faldas y se llaman kilts. Normalmente los kilts son de color azul y verde o verde y rojo, y muestran a qué clan pertenecen los hombres. La pertenencia a un clan es únicamente heredada por el padre, esto forma parte de una tradición escocesa antigua.

La calle principal de Edimburgo, Princes Street, está llena de gente que oye a los músicos y toma el sol en los famosos jardines de la ciudad. A lo largo de la calle Royal Mile encontrarás muchos tipos de tartán y pasteles escoceses.

En el Castillo de Edimburgo se une el pasado con el presente. El edificio más grande de la capital se encuentra en la fortaleza y fue construido como monumento funerario en el año 1093.

La ciudad de Edimburgo siempre tiene atracciones que ofrecer para los turistas. Por ejemplo, en agosto se celebra el Fringe Festival, un festival alternativo de teatro anual, perfecto para las personas interesadas en música y artes. Para poder ver todas las facetas de Edimburgo, tres a cuatro días de visita deberían ser suficientes.

La capital escocesa al atardecer

Segunda parada: Stirling

Desde Edimburgo continuaremos el viaje hacia Stirling. Podrás comprar los boletos para el tren directamente en la parada de tren nombrada Waverly. En cambio, es mejor comprar los boletos semanales en las oficinas del transporte público situadas al lado de la estación Waverly. Los buses en Escocia solamente tienen una puerta y los boletos deben ser pagados a lo justo, ya que los choferes no pueden dar cambio. Otra alternativa seria pagar con tarjeta. Después de comprar los boletos ya no serán controlados más.

El viaje en tren de Edimburgo hacia Stirling dura 45 minutos, el tren te dejara directamente en el centro de Stirling, que antiguamente era la capital de Escocia. La arquitectura de la ciudad también es impresionante, aquí veras edificios hechos de piedras areniscas, que cubren las ruinas de la edad media. Stirling tiene una población de aproximadamente 36 000 y también una universidad con carreras innovadoras que atraen a muchos jóvenes de toda Gran Bretaña.

El Castillo de Stirling es una atracción imprescindible. Podrás pasar varias horas en la fortaleza y experimentar de cerca una parte de la historia. En el cementerio cercano del Old Town, la iglesia Holy Rude ofrece recorridos, donde podrás observar las lápidas y los monumentos de cerca. A lo largo de la historia de Escocia, Stirling también ha tenido que lidiar con las disputas entre los católicos y la Iglesia de Escocia.

A una caminata de 50 minutos se encuentra el monumento National Wallace, que parece una torre desde la autovía. También podrás subir hasta la punta del monumento y disfrutar de una vista sobre toda la región, con las Tierras Altas en el horizonte. El héroe nacional de Escocia fue homenajeado en la película de Hollywood Braveheart.

Tercera parada: Callander

Una vez en Stirling, podrás continuar con tu viaje a pie o en bus hasta Callander, un pueblo cercano que tienes que ver en Escocia obligatoriamente. Esta es una parada popular en el camino a las Tierras Altas. En la calle principal encontrarás panaderías, bares y tiendas que venden especialidades escocesas. Estas tiendas venden patés y chucherías artesanales. Te recomendamos los Tablets escoceses, elaborados con azúcar, leche condensada y diferentes variedades de Fudge, que tienen un parecido al dulce de leche.

El parque nacional Trossachs, llamado Mini-Highlands por los lugareños, también podría ser una posible parada en tu viaje, así como el pueblo Strathyre, donde William Wordsworth, uno de los poetas románticos ingleses más importantes, estuvo de vacaciones con su hermana. Esta región te ofrece senderos y ciclovías.

Cuarta parada: Glencoe

Para llegar a Glencoe, debes continuar con el viaje cruzando las Tierras Altas y la vastedad de la naturaleza escocesa. Aquí el aire es puro y la naturaleza está llena de vida, además, tendrás la oportunidad de ver ciervos rojos, ardillas e incluso ovejas y vacas del altiplano. Cuanto más alto subas, menos árboles verás y el paisaje se volverá más árido. Sin embargo, en primavera se pueden ver las flores brotar de la tierra, dándole nueva vida a los cerros.

Con el transporte público puedes llegar al Glencoe, pasando por Stirling y Glasgow. Te recomendamos pasar una noche en un albergue en Glasgow. Para aquellas personas más experimentadas, la ruta a Glencoe se puede hacer a pie. Desde Callander tardarás aproximadamente veinte horas para llegar al pueblito de Glencoe. Sin embargo, esta ruta atraviesa las montañas y las Tierras Altas. Por lo tanto, este camino solo se debe subir con experiencia y teniendo el equipamiento adecuado. En cambio, viajando en autocaravana o en coche tardarás noventa minutos.

 Acampar en la naturaleza está permitido en Escocia y se llama Wild Camping. Una noche bajo los cielos de Callander y Glencoe hará de tu viaje una experiencia única.

Quinta parada: Fort William

Fort William está situada al lado del Loch Eil, el lago más largo de Escocia. El viaje desde Glencoe hacia Fort William tarda cinco horas. Algunas partes de esta caminata te llevarán por el alrededor del lago Eil y así también podrás disfrutar de una vista impresionante. Las calles en Fort Williams son anticuadas y estrechas, ya que son testigos de una época en la cual los clanes escoceses gobernaban las Tierras Altas. La humedad es visible en el musgo que crece en los árboles y sobre las rocas que están a lo largo de las carreteras.

El pueblito Fort William es el segundo asentimiento más grande de las Tierras Altas, solamente Inverness tiene más habitantes.  Por ello, a los turistas les gusta llegar a esta ciudad y caminar por sus calles y sus museos. Ya sea que te sientes a la orilla del lago para disfrutar de un helado o a tomarte una cerveza en uno de los bares, te garantizamos que en Fort William te sentirás parte del pasado de Escocia. Te recomendamos visitar la Ben Nevis Distillery, que ofrece visitas guiadas.

Ruinas en el lago Loch Ness

Sexta parada: Loch Ness

Como no podía ser de otra forma, esta es una parada obligatoria que ver en Escocia. En Fort William podrás tomar el tren o el bus hasta Fort Augustus y así llegar al sur del lago. Allí tendrás la posibilidad de comprar patés, cafés y tés para recargar tus pilas y poder continuar con tu viaje. Quien no haya probado los Haggis antes, debería probarlos en forma de un paté.

Loch Ness, el famoso lago de agua dulce, se extiende a un largo de 37 kilómetros y conecta a Fort Augustus con Inverness, que se encuentra en el norte del lago. La vastedad de Loch Ness se pierde entre los cerros y ha inspirado miles de historias a lo largo de los siglos. Así las leyendas y sagas hablan de monstruos y criaturas que retozan por el Loch, como de encuentros sobrenaturales que han fascinado al mundo desde entonces.

Por la orilla del lago Loch Ness hay varias opciones para pasar la noche, encontrarás un gran número de hostales y hoteles. Una caminata por la orilla del río dura diez horas, y durante este tiempo tendrás la posibilidad de disfrutar de la bella e impresionante naturaleza escocesa. En caso de que tengas tu propia tienda de campaña, no te pierdas la oportunidad de armarla al borde del lago Loch Ness y dormir una noche bajo las estrellas.

Camping a la orilla del lago

Séptima y última parada: Inverness

La última parada de nuestra gira "Qué ver en Escocia" será la ciudad más grande de Escocia llamada Inverness. El nombre de la ciudad se deriva del gaélico y significa “boca del lago Ness”. Esta ciudad impresiona por su arquitectura de edificios de piedras areniscas en estilo gregoriano y sus bellos ornamentos. Otros lugares que debemos mencionar son el ayuntamiento Inverness Town House, la catedral Inverness Cathedral y la iglesia Inverness East Parish Church.

En Inverness caminarás sobre adoquines negros y pasarás por bares de fachadas rojas, hasta finalmente llegar al castillo Inverness Castle y así obtener la mejor vista a todo el  Loch Ness.

Después de esto, podrás visitar los jardines botánicos o hacer una degustación de güisqui. Para terminar el día podrás comerte una rica hamburguesa o Haggis en unos de los pubs.

Si te sobra un poco de tiempo, deberías darte una vuelta por el pueblo Nairn. Ubicado en la costa, Nairn tiene su propio encanto con sus casas azules y blancas. Para completar la experiencia escocesa puedes comerte una porción de pescado y patatas fritas, conocidas como Fish and Chips, mientras te paseas por la costa del mar.

Regreso

¿Hemos despertado tu interés sobre qué ver en Escocia y hacer un viaje para recorrer los lugares más espectaculares de este país? ¿Ahora te quedaste con la duda de cómo llegar a estos lugares? La respuesta: Inverness tiene su propio Aeropuerto y conecta varias ciudades de todo Europa con Escocia.

Otra alternativa sería tomar el tren de vuelta a Edimburgo o Glasgow, y así terminar tu viaje con gusto. En tren tardarás tres horas y 35 minutos hasta llegar a Edimburgo, y tres horas y 15 minutos hasta Glasgow.

Playas azules en escocia

Para terminar

Ahora que ya estás bien informado sobre qué ver en Escocia y sus muchos atractivos, ya puedes empezar a planear tu viaje. ¿A qué estás esperando? ¡Empaca tus maletas y vámonos para Escocia! 

Contribuciones similares

La mejor época para viajar a Letonia: guía climática

En este artículo te mostramos las razones por las que vale la

Leer más >
La mejor época para viajar a Letonia: guía climática

¿Cuál es la mejor época para viajar a Irlanda?

La mejor época para viajar a Irlanda: ¿por qué ir como mochilero a

Leer más >
¿Cuál es la mejor época para viajar a Irlanda?

Hoteles en los árboles: los alojamientos más bonitos de Alemania

Los mejores autocines alemanes: todo lo que necesitas saber ¿Qué puede ser

Leer más >
Hoteles en los árboles: los alojamientos más bonitos de Alemania

Wurzburgo: todo lo que debes saber

Qúe ver en Wurzburgo: entre iglesias, monumentos y viñedosSi eres un visitante

Leer más >
Wurzburgo: todo lo que debes saber

Turismo negro en Alemania: Descubre la historia alemana

Turismo negro en Alemania Cuando la gente piensa en irse de vacaciones

Leer más >
Turismo negro en Alemania: Descubre la historia alemana

Qué ver en Escocia

Qué ver en Escocia: desde Edimburgo hacia Inverness Todos hemos escuchado hablar sobre el precioso

Leer más >
Qué ver en Escocia
>