Qué ver en el Sarre: un viaje por Alemania que no te puedes perder

“Großes entsteht im Kleinen”. Este es el lema de uno de los estados federados más pequeños de Alemania y se podría traducir de la siguiente manera: “Las grandes cosas surgen de las pequeñas”. Y nosotros creemos que no podría ser más adecuado. ¿El motivo? Pues que este pequeño lugar, que forma parte de la región del Saar-Lor-Lux, tiene un montón de cosas que ofrecer. Entonces, si te preguntas qué ver en el Sarre, ¡estás de suerte! Porque en este artículo te mostramos todo lo que debes saber sobre este pequeño gran lugar.

El ambiente francés del Sarre es claramente perceptible. ¿Lo sabías? Numerosas ciudades llevan nombres franceses y, además, muchas palabras del dialecto del Sarre son de origen francés. Asimismo, algunas escuelas son bilingües, mientras que otras incluso ofrecen el francés como primera lengua extranjera en lugar del inglés.

Normalmente, no se oye hablar mucho del Sarre, o bien se escuchan malos comentarios. Esto es debido a que el fin de la minería ha dejado huella en la región. Sin embargo, con este artículo nos gustaría demostrarte que el pequeño estado federal tiene de todo y, además, está claramente infravalorado. Si visitas el Sarre, te encontrarás con delicias culinarias, innumerables bosques, parques naturales fascinantes y puras ganas de vivir.

Y otros datos que pueden interesarte: el Sarre también limita con la región francesa de Lorena, y está a menos de una hora de Luxemburgo y a noventa minutos de Estrasburgo. Incluso puedes llegar a parís en solo dos horas y media en el tren de alta velocidad ICE. Al fin y al cabo, el Sarre está en el corazón de Europa.

Sarrebruck

Ciudades y lugares de interés en el Sarre

Qué ver en el Sarre: Sarrebruck

¿No sabes qué ver en el Sarre? Pues empecemos por el principio: Sarrebruck, la capital. La capital de este estado federado tan infravalorado es, sin duda alguna, una auténtica joya. Aquí es donde confluyen la cultura francesa y la del Sarre y crean un ambiente único. De hecho, desde Sarrebruck solo se tarda diez minutos en coche en cruzar la frontera francesa Golden Bremm.

En el distrito de Alt-Saarbrücken se puede visitar la iglesia de San Luis o Ludwigkirche, una verdadera joya de la ciudad y uno de los monumentos más famosos. ¡Y no en vano está considerada una de las iglesias barrocas más importantes de Alemania! Su interior es de un blanco elegante y, como te puedes imaginar, es un destino muy conocido para las parejas prometidas. Alrededor de la iglesia de San Luis se observan varios edificios blancos; se trata de varias embajadas y, entre otros, el departamento de la presidencia del gobierno del estado federado, sede del primer ministro del Sarre.

También en Alt-Saarbrücken encontrarás el castillo de Sarrebruck, o Saarbrücker-Schloss. A primera vista, es cierto que no parece un castillo de verdad ya que, aunque corresponde a la época barroca, desde que lo restauraron tiene un aspecto más moderno. De hecho, hoy en día la administración de la organización regional se encuentra aquí. No obstante, te aconsejamos que visites el castillo igualmente; podrás ver exposiciones, disfrutar de un piscolabis en uno de los cafés y contemplar la ciudad desde las alturas. Además, los domingos de verano, ¡también tocan grupos en directo! ¿Qué más se puede pedir? Definitivamente, Sarrebruck se merece un lugar en tu lista de qué ver en el Sarre.

El buen comer

Seguramente, notarás rápidamente que aquí hay un número increíble de bares y restaurantes. Y es que Sarrebruck, después de todo, es una de las ciudades de Alemania con mayor densidad de bares y cultura. Aquí el lema es «Hauptsach gudd gess», es decir, «Lo importante es el buen comer», porque los habitantes del Sarre son verdaderos epicúreos. Y es que la ciudad tiene mucho que ofrecer en cuanto a delicias culinarias.

Tanto si te apetecen platos típicos del Sarre, como manjares franceses o comida internacional, puedes estar tranquilo: ¡aquí encontrarás de todo! El mercado de San Johann, o St. Johanner Markt, en el casco antiguo, tiene todo lo que tu paladar desea y, además alberga muchas tiendas encantadoras.

Si quieres probar algo típico del Sarre, fíjate en que en el menú de todas las posadas alemanas aparece el plato Dibbebabbes: patatas ralladas salteadas con mantequilla clarificada, puerro y beicon y servidas con salsa de manzana. Es cierto, suena algo extraño, ¡pero está rico!

Qué ver en el Sarre

Carne que se columpia

Otro plan es pasear por el río Sarre y disfrutar de una cerveza bien fría en el Staden, un área recreativa en la que podrás pasar un buen rato. Por cierto, ¡aquí también está permitido hacer barbacoas! Te animamos a que hagas una, ya que en el Sarre es una actividad de lo más típica.

¡Pero ojo! Que, en el Sarre, la carne no se hace a la parrilla, sino que, en cierto modo, diríamos que se hace al columpio. Bueno, estrictamente, sí que se hace en una parrilla, pero es que allí las parrillas no son muy convencionales, que digamos…

En el Sarre, la carne se asa en un Schwenker, un tipo de parrilla que se cuelga de un trípode con una cadena. De este modo, cuando asas la carne, puedes ver como la parrilla balancea de un lado para otro… ¡Como si se columpiara! Así que, si te gusta la carne, no dudes en probar un Schwenker asado en un Schwenker. Sí, sí, se usa la misma palabra para el filete de cerdo y para la parrilla… ¡Estos alemanes nos volverán locos!

De todos modos, que no te asuste este método que al principio parece algo extraño. Te recomendamos de verdad que vayas al Staden, ya sea para refrescarte, para ver como se columpian los filetes en los Schwenkers, o, simplemente, para disfrutar del sol.

Sarrebruck tras la puesta de sol

La vida nocturna de la ciudad estudiantil del Sarre tampoco se queda atrás: en el barrio Nauwieser Viertel, los bares están uno al lado del otro y siempre hay algo que hacer, especialmente el fin de semana. Pero no únicamente los estudiantes que andan por allí: jóvenes y mayores se reúnen en los bares de culto y celebran la vida juntos.

Además, los amantes de la música electrónica tampoco se lo pierden, ya que la ciudad cuenta con varios clubes, algunos de ellos legendarios. Entonces, una cosa es segura: Sarrebruck está llena de vida. Y te lo garantizamos, ¡no te aburrirás!

Saarlouis

Qué ver en el Sarre: Saarlouis

¿No te suena alemán? ¡Esto es porque no lo es! La ciudad de Saarlouis debe su nombre al rey de Francia Luis XIV. En 1679, el fundador de la ciudad había conquistado Alsacia, Lorena y otros territorios de la región, y como le gustaba tanto esta ciudad, le dio su nombre.

Ahora bien, esta no fue la última vez que el Sarre fue francés. ¿Sabías que, en 1945, tras la Segunda Guerra Mundial, Francia tomó el control de este estado federado? El Sarre fue un estado semiautónomo hasta 1957, antes de volver a formar parte de la República Federal de Alemania. Esto explica, entre otras cosas, por qué el ambiente francés que se respira allí sigue siendo tan fuerte. Y es que al final resulta que no se debe solo a su ubicación cerca de la frontera.

Estas influencias también son evidentes en Saarlouis, por lo que el lema de la ciudad es, simplemente, «Pure Lebensfreude!», que se podría traducir como «¡Puras ganas de vivir!». Para sus habitantes, Saarlouis es la capital del país, lo cual es, evidentemente, discutible.

El centro histórico de Saarlouis

En tu lista de qué ver en el Sarre, no puede faltar el encantador casco antiguo de Saarlouis. Y es que el casco antiguo de esta ciudad, que también podría pasar por una ciudad francesa, es especialmente famoso. Allí encontrarás una oferta gastronómica de lo más variada y, además, podrás disfrutar del ambiente franco-sarrense que se respira en cada esquina.

Te recomendamos encarecidamente que hagas una visita guiada, ya que te permite conocer con profundidad la agitada historia de la ciudad. Ahora bien, si no quieres reservar una visita guiada, también puedes recorrer la ciudad por tu cuenta. En este caso, puedes hacerte con un Sarre folleto y seguir las indicaciones que encontrarás por la calle. Ten en cuenta que las flechas doradas incrustadas en el pavimento indican el camino hacia los lugares de interés.

La fortaleza del Rey Sol y las puertas de la ciudad

Uno de estos lugares es la antigua fortaleza del Rey Sol, Luis XIV, construída en 1680 para proteger la región de Lorena. Actualmente, la silueta de la fortaleza sigue siendo un importante distintivo de la ciudad y sus murallas (también llamadas casamatas) albergan ahora establecimientos gastronómicos.

También hay casamatas en la Puerta Alemana, o Deutschen Tor. ¿Sabías que el acceso al centro de la ciudad se controlaba a través de esta puerta? Los franceses acostumbraban a llamar a sus puertas con el nombre de la dirección a la que conducían. De hecho, la puerta francesa estaba situada al final de la calle francesa. ¿Y sabes qué? Hoy en día, el escudo de armas prusiano aún puede verse allí. La puerta conduce al Gran Mercado, o Großen Markt y conforma una entrada de lo más impresionante.

La iglesia de San Luis

Saarlouis también tiene una Iglesia de San Luis, concretamente en el Gran Mercado, y esta constituye otro imponente monumento de la ciudad. La iglesia católica no se construyó hasta la década de 1960 porque el edificio anterior estaba en ruinas. Hoy en día, la fachada luce un estilo neogótico.

Qué ver en el Sarre

Qué ver en el Sarre: la fábrica siderúrgica de Völklingen

Seremos sinceros: Völklingen no es una ciudad conocida por su belleza, pero lo cierto es que allí se encuentra un lugar que debería estar en el número uno de tu lista de qué ver en el Sarre. Estamos hablando de la siderúrgica de Völklingen, el emblema del apogeo de la industrialización y el único edificio de la época que se conserva por completo.

Las visitas guiadas por la fábrica son muy interesantes y ofrecen una visión profunda de la industria minera y siderúrgica, que ha marcado enormemente no solo el Sarre, sino toda Alemania.

También vale la pena ver las antiguas instalaciones de producción de arrabio. Cuando estás allí, ¡incluso te puedes imaginar el ruido de las máquinas! Por supuesto, actualmente ya no se oye nada de eso, ya que la siderúrgica de Völklingen está cerrada desde 1986. Ahora bien, hoy en día, esta fábrica siderúrgica, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es ahora un lugar de cultura y exposiciones de arte. Su aspecto industrial, unido a la naturaleza recuperada, es un recordatorio de un capítulo oscuro que se ha superado con éxito.

Baumwipfelpfad

Disfruta de la naturaleza en el Sarre

El Sarre no solo destaca por sus fantásticas ciudades, sus amables habitantes y su increíble gastronomía, sino también por su hermosa e impresionante naturaleza. El estado federado más pequeño de Alemania alberga numerosos bosques, parques naturales y todo lo que el corazón de un buen excursionista desea. El 40 % de la superficie del Sarre está cubierta de bosques, y el estado federado ofrece también la mayor densidad de rutas de senderismo de primera calidad.

El meandro del Sarre

Una visita imprescindible es el meandro del Sarre. No te pierdas las vistas que ofrece este lugar y prepárate para conservar para siempre en tu memoria el meandro más hermoso de Alemania. Podrás admirar el Sarre serpenteando entre los bosques desde el mirador de Cloef o desde el famoso Baumwipfelpfad, a 42 metros de altura, paseando entre las copas de los árboles. ¡Y toma nota! En un día claro, se puede ver hasta la cordillera de los Vosgos.

Descubre Losheim am See

En el Sarre también hay muchos lagos para bañarse. Te recomendamos el embalse se Losheim, que también ofrece una gran variedad de actividades de ocio y deportes acuáticos. Además, en el municipio de Losheim-am-See también podrás ir de excursión. Bueno, la verdad es que en todos los pueblos del Sarre hay excursiones geniales. Y, por si fuera poco, en Losheim am See se encuentran tres etapas de la famosa ruta Saar-Hunsrück.

Nos vamos de excursión

¿Que eres un auténtico profesional del senderismo y quieres un verdadero reto, dices? Pues, en ese caso, lo que necesitas es hacer la ruta Saar-Hunsrück, de 410 km. En 2017, fue elegida la ruta de senderismo de larga distancia más bonita del año por los lectores de la revista de senderismo Wandermagazin. ¡Y con razón! La ruta se extiende desde Perl, en el río Mosela, pasando por Idar-Oberstein hasta Boppard o incluso Tréveris. Las etapas son innumerables y, por supuesto, puedes diseñar tu ruta de senderismo de larga distancia como quieras.

Qué ver en el Sarre

Para terminar: ¿qué hace que el Sarre sea tan especial?

Seguro que, leyendo este artículo, te habrás dado cuenta de que el Sarre no es tan soso y aburrido como muchos dicen. Y es que no debes dejarte engañar por su tamaño, porque, claramente, el Sarre tiene mucho que ofrecer. Nosotros solo te hemos dado algunos ejemplos, pero, si estás pensando en ir allí, pronto lo notarás: hay infinidad de cosas por descubrir.

Lo que nos gusta de este estado federado es su increíble historia. Porque seamos sinceros, el pequeño Sarre ha pasado por mucho… Pero su belleza, la impresionante variedad de su naturaleza y la mezcla entre el laissez-faire francés y un dialecto que apenas se entiendo nos han cautivado por completo.

El Sarre es un lugar de contrastes, lo que lo convierte en un sitio único en el que todos encuentran lo que buscan: las rutas de senderismo más bellas de Alemania o el monumento a la industrialización, barbacoas deliciosas, una naturaleza relajante o noches de fiesta. Como ves, en el Sarre, un lugar rico en cultura y modestamente bello, todo es posible. Su reputación la describe como un lugar remoto, pero la verdad es incuestionable: el corazón de Europa late fuerte y grita «la vie est belle!».

Esperamos que hayas disfrutado leyendo nuestro artículo Qué ver en el Sarre: un viaje por Alemania que no te puedes perder. Si has disfrutado tanto viajando por el Sarre que quieres continuar descubriendo Alemania, Hesse y Renania-Palatinado son lugares fantásticos para explorar.

Alemania

¿Te has quedado con ganas de más? ¡Échale un vistazo a nuestra ruta por Alemania!

Contribuciones similares

>