Próxima parada: Polonia, el mar Báltico y todo lo que necesitas saber de él

¿Te animas a hacer un viaje por Polonia, el mar Báltico y sus ciudades más emblemáticas? Pues sigue leyendo porque aquí te traemos todas las claves para que lo disfrutes a tope.

Polonia es un país maravilloso que ya hemos visitado varias veces. El país es tan variopinto que nos es muy difícil decidir cuál es nuestra región o ciudad favorita. Pero una cosa está clara: estamos locamente enamorados del mar Báltico polaco.

El mar Báltico baña las costas del norte de Polonia y es, además, su único acceso al mar. La costa tiene unos 770 kilómetros que van desde Swinoujscie, en las islas Usedom, y Wolin en el oeste, hasta Krynica Morska, en el cordón del Vístula, al este. Con este tamaño, ¿cómo no va a haber nada interesante que ver?

En este artículo te vamos a enseñar las ciudades más interesantes. Puede que ya conozcas o hayas visitado alguna. Así que también hemos incluido en esta lista algunas ciudades no tan conocidas y por supuesto te vamos a contar qué puedes hacer en cada una de ellas. ¿Nos vamos?

Bahía en Polonia, Mar Báltico

Polonia, el mar báltico: las ciudades más bellas

La Polonia del mar Báltico: Gdansk

Gdansk se encuentra justo en una bahía del mar Báltico y alberga el puerto marítimo más importante de Polonia. Este puerto floreció durante la Edad Media como una ciudad comercial que negociaba con ámbar báltico.

La mayor parte de su casco histórico data del siglo XVII. Aquí también se encuentra el Camino Real, una ruta que te llevará por varios de los lugares de mayor interés. Esta pasa por las calles Ulica Długa y Długi Targ. La ruta comienza en la Puerta Alta al oeste y termina en la Puerta Verde y durante su recorrido descubrirás las altas y estrechas casas patricias, pintadas con vivos colores.

Una de las puertas más bonitas de la ciudad es la Puerta Dorada, en el extremo occidental de la calle Ulica Długa. Esta puerta de principios del siglo XVII fue construida para reemplazar una antigua puerta gótica. La puerta tiene una balaustrada en el techo y a cada lado hay cuatro estatuas que representan las cualidades de un ciudadano ideal. Estas figuras están sobre cuatro columnas jónicas con capiteles dorados.

Gdansk también alberga la iglesia de ladrillo más grande del mundo, la Iglesia de Santa María. La construcción de esta enorme iglesia gótica se inició en el siglo XIV y tiene un volumen de hasta 190 000 metros cúbicos. Así que cuando la visites y te encuentres frente a su nave de 66 metros de largo, vas a tener que parar un momento para comprender que sus dimensiones son ¡épicas! Tras la Segunda Guerra Mundial sufrió daños y se necesitó una gran labor de reconstrucción, pero afortunadamente se salvaron todos sus elementos más valiosos.

Puente en Szczececin, Polonia

La Polonia del mar Báltico: Szczecin

Su historia

Aunque esta pequeña ciudad costera es un destino turístico popular entre muchos alemanes, Szczecin no suele ser parte de los itinerarios convencionales. Szczecin es la capital del voivodato (‘provincia’) de Pomerania Occidental y una de las ciudades más grandes de Polonia. Como es una ciudad que hace gala de una historia compleja, vas a encontrarte con una mezcla de influencias culturales y arquitectónicas de diferentes épocas, ¡qué maravilla!

Szczecin es también una importante ciudad portuaria que se enriqueció con el comercio en el mar Báltico a lo largo de la Edad Media. Durante varios siglos, la ciudad tuvo diferentes gobernantes, incluidos el duque de Pomerania, el gobierno de Suecia o del Imperio prusiano.

Sin embargo, como muchas otras ciudades europeas, esta fue en gran parte destruida durante la Segunda Guerra Mundial, no tendrás que ir muy lejos para ver las ruinas. Y su reconstrucción fue, por desgracia, larga y muy difícil. Por este motivo, a veces encontrarás edificios modernistas de la época en la que Szczecin pertenecía a Alemania, junto a edificios de acero más actuales.
Szczecin fue la residencia de los duques de Pomerania entre el siglo XII y el siglo XVII. Hoy en día puedes ver exposiciones en su castillo, así como conciertos de temporada y representaciones teatrales. Muchos elementos renacentistas se perdieron durante el reinado de Prusia en el siglo XIX, aunque se restauraron después de la Segunda Guerra Mundial. La Torre de las Siete Capas, al este del castillo, es la única parte que queda de una de las puertas medievales que antiguamente conducían a la ciudad.

El patrimonio de una gran ciudad

El barrio más antiguo de Szczecin, donde se encuentra el castillo de los duques de Pomerania, fue completamente arrasado durante la guerra. Su reconstrucción no comenzó hasta 1994. A día de hoy, por el Mercado Viejo, solo podrás encontrar unos pocos monumentos restaurados.

La Catedral de Jacob es la iglesia más grande de la región de Pomerania Occidental y fue construida entre los siglos XII y XVI. Pero su estilo románico inicial se vio alterado cuando la iglesia fue reconstruida al estilo barroco después de la guerra del Norte. La torre de la iglesia se derrumbó durante la Segunda Guerra Mundial y se reconstruyó hace poco.

Otro punto a destacar de esta ciudad báltica es su majestuosa presa, construida en el río Óder poco antes de la Primera Guerra Mundial. Tiene unos 20 metros de altura y más de 500 metros de largo. Se sitúa en el curso del río que pasa por las antiguas fortificaciones medievales de Szczecin, arrasadas en el siglo XVIII.

Una multitud de imponentes edificios se sitúan por encima del río con grandes escaleras y terrazas. Verás fácilmente la oficina neorrenacentista del voivodato de Szczecin, construida en 1911 para el antiguo reino de Szczecin.

Cuando visites esta ciudad, no te olvides de añadir su subsuelo a tu lista de cosas que ver. Durante la Segunda Guerra Mundial, los ciudadanos alemanes de la ciudad escaparon de los bombardeos bajo tierra. Los túneles tienen cinco niveles con una profundidad de 17 metros y una superficie total de 2500 metros cuadrados. Tras la guerra, el lugar se transformó en un búnker nuclear, cerrado finalmente en 1990. Actualmente, hay dos rutas temáticas diferentes que recorren esta impresionante red de túneles subterráneos, ¡no te lo puedes perder!

Mar en Polonia, Mar Báltico

La Polonia del mar Báltico: Kolobrzeg

La historia de Kolobrzeg

Kolobrzeg es una ciudad en el mar Báltico con alrededor de 50 000 habitantes, famosa por sus balnearios. La ciudad fue fundada en la Edad Media y aún conserva la magnífica arquitectura de esa época. Esta ciudad tiene, junto con sus playas, un ambiente único e incomparable.

Kolobrzeg quedó casi toda devastada en la Segunda Guerra Mundial. Su centro histórico fue destruido completamente. Tras la guerra, la mayoría de las ruinas dio lugar a bloques de apartamentos comunistas grises que se pueden ver desde todos los rincones del pintoresco centro histórico. Hoy en día solo la catedral, el ayuntamiento y un par más de edificios recuerdan cómo era la ciudad antes de la guerra.

El ayuntamiento, el Placio de Braunschweig y la catedral

La ubicación del ayuntamiento de Kolobrzeg sigue siendo la misma desde el siglo XIV. Sin embargo, su aspecto actual es de una época más reciente y fue diseñado por el arquitecto prusiano Karl Friedrich Schinkel. Este ayuntamiento tiene hasta una galería de arte moderno.

El Palacio de Braunschweig es una elegante residencia. En el salón de baile no te olvides de mirar hacia arriba, encontrarás en su techo una gran pintura decorativa en papel que representa a la diosa Flora. Este edificio por desgracia sufrió daños durante la Segunda Guerra Mundial. Pero tras la guerra, se reconstruyó rápidamente.

Uno de los edificios más impresionantes de esta ciudad báltica es la catedral gótica. Esta se caracteriza, sobre todo, por su peculiar arquitectura y su torre. La iglesia fue construida durante los asedios de finales del siglo XVIII y principios del XIX. También sufrió muchos daños en el siglo XVIII y durante la Segunda Guerra Mundial. Pero tras cada ataque, se reconstruía de nuevo para devolverle su aspecto original.

Castillo en Polonia, Mar Báltico

La Polonia del mar Báltico: Malbork

La ciudad polaca de Malbork fue fundada en el siglo XIII por los caballeros de la Orden Teutónica y fue un punto estratégico para la Prusia Real. Desde 1999, esta ciudad de la costa báltica polaca forma parte del voivodato de Pomerania.

La ciudad es sobre todo conocida por su castillo medieval, construido en el siglo XIII como sede de la Orden Teutónica. El Castillo de Malbork es el castillo de ladrillo más grande del mundo e incluso fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Quizás lo más sorprendente de este castillo es que ha resistido guerra tras guerra y aún está en perfecto estado, aunque algunas partes tuvieron que restaurarse.

Debido a su fama, otros monumentos maravillosos de la ciudad se pasan por alto. Dos sitios de interés, a menudo olvidados, son el casco antiguo de Malbork y su ayuntamiento. También puede que sea porque ambos lugares no se encuentran en el centro. Y como en todas las grandes ciudades polacas, también encontrarás en Malbork hermosas iglesias.

Botes en Polonia, Mar Báltico

Para terminar

Sin duda, estas ciudades polacas más bellas del mar Báltico son una obra maestra de la naturaleza que tienes que ver con tus propios ojos. La costa polaca se extiende desde Swinoujscie al oeste del país hasta el cordón del Vístula al este.

Gdansk es la ciudad más poblada de la costa báltica polaca. No solo alberga el puerto más grande e importante del país, sino que también es la capital del voivodato de Pomerania y la sexta ciudad más grande de Polonia. El Camino Real es una ruta muy famosa que recorre el casco antiguo y por el que puedes ver hermosas casas patricias.

Entre los alemanes y polacos es un destino muy popular, aunque sigue pasando desapercibido para el resto del mundo, ¡así que aprovecha antes de que se llene de turistas! Esta ciudad fue arrasada casi por completo durante la Segunda Guerra Mundial y tardó bastante en ser reconstruida. De hecho, aún puedes encontrarte muchos edificios antiguos en ruinas.

Kolobrzeg es un balneario muy popular, situado en el mar Báltico polaco. Puede que la ciudad sea pequeña, de unos 50 000 habitantes, pero ofrece muchos lugares de interés. No te aburrirás, ¡eso seguro!

Y si lo tuyo son los castillos, no dudes en ir a Malbork. Allí verás el castillo de Malbork, que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Además, este es el castillo de piedra más grande que se ha construido, ¿qué más se puede pedir?

Por supuesto, también hay otras ciudades por el mar Báltico que vale la pena visitar. ¿Quizás puede que ya hayas visitado alguna que podríamos incluir en nuestra lista de las joyas de la costa báltica polaca?

Polonia

¿Te has quedado con ganas de más? Échale un vistazo a nuestras rutas por Polonia.

Contribuciones similares

La mejor época para viajar a Letonia: guía climática

En este artículo te mostramos las razones por las que vale la

Leer más >
La mejor época para viajar a Letonia: guía climática

¿Cuál es la mejor época para viajar a Irlanda?

La mejor época para viajar a Irlanda: ¿por qué ir como mochilero a

Leer más >
¿Cuál es la mejor época para viajar a Irlanda?

Hoteles en los árboles: los alojamientos más bonitos de Alemania

Los mejores autocines alemanes: todo lo que necesitas saber ¿Qué puede ser

Leer más >
Hoteles en los árboles: los alojamientos más bonitos de Alemania

Wurzburgo: todo lo que debes saber

Qúe ver en Wurzburgo: entre iglesias, monumentos y viñedosSi eres un visitante

Leer más >
Wurzburgo: todo lo que debes saber

Turismo negro en Alemania: Descubre la historia alemana

Turismo negro en Alemania Cuando la gente piensa en irse de vacaciones

Leer más >
Turismo negro en Alemania: Descubre la historia alemana

Qué ver en Escocia

Qué ver en Escocia: desde Edimburgo hacia Inverness Todos hemos escuchado hablar sobre el precioso

Leer más >
Qué ver en Escocia
>