Luang Prabang, Laos: la antigua capital del país

Luang Prabang, Laos, con cerca de 50 000 habitantes, es la cuarta ciudad más grande del país asiático. Aunque no lo parezca, debes saber que es una de las ciudades más importantes, ya que fue la capital del país hasta 1975.


La arquitectura de Luang Prabang es especialmente impresionante. Al tratarse de una antigua colonia de Francia, se nota la fuerte influencia francesa en el estilo arquitectónico de la ciudad. Encontrarás numerosos templos, de los cuales muchos se caracterizan por una mezcla de estilos francés y tradicional laosiano en la arquitectura.


Tras la abolición de la monarquía en Laos, Luang Prabang perdió su estatus de capital del país. Pero esto no la hace menos interesante: no por nada la Unesco la declaró Patrimonio de la Humanidad. Ten en cuenta que solo hay dos en Laos.


Hay mucho que ver y es comprensible que no sepas por dónde empezar tu visita a la ciudad. ¡Pero para eso estamos aquí! En este artículo, te mostramos cuáles son los lugares más interesantes de Luang Prabang, Laos.

Luang Prabang, Laos

Luang Prabang, Laos: Wat Xieng Thong

Wat Xieng Thong es el monasterio más famoso de Luang Prabang. Seguramente, lo primero que notarás es que los techos están demasiado bajos. Una de las partes más impresionantes es el mosaico que puedes admirar en la fachada occidental del monasterio. Se trata de una representación del árbol de la vida.


En las inmediaciones del monasterio encontrarás también algunas estupas, así como tres pequeños Hors. Un Hor es una especie de capilla que suele albergar una estatua de Buda. El Hor Ðai, que parece una tumba, tiene un Buda de pie; mientras que el Hor Ðai Pha Sai-nyàat tiene una estatua de Buda reclinado. Este último Hor también se conoce en francés como La Chapelle Rouge, ‘capilla roja’ en español.

Luang Prabang, Laos: monte Phu Si

La puesta de sol y sus vistas

El monte Phu Si es todo un lugar de interés turístico que siempre reúne a muchas personas para admirar la puesta de sol. Aunque tenemos que advertirte algo: ¡la subida es bastante dura! En total, tendrás que subir más de trescientos escalones empinados para llegar a la plataforma, situada a unos cien metros sobre el nivel del mar. Si quieres disfrutar de la puesta de sol desde las alturas, tendrás que empezar a subir justo antes del atardecer.

 
Aunque no disfrutes de la puesta de sol, la subida merece totalmente la pena. Es más, en la cima hay una enorme estupa dorada digna de ver. Además, también hay un antiguo cañón antiaéreo, que data de la guerra de Vietnam.

El templo Wat Pa Huak

La mejor forma de subir al monte Phu Si es desde la cara norte. Allí también encontrarás el templo Wat Pa Huak, al que reconocerás por sus puertas doradas. Suelen estar cerradas con llave, pero por un módico precio te las abrirán con mucho gusto. En el interior, podrás admirar numerosos cuadros, la mayoría del siglo XIX. En ellos se representan diversas escenas de la historia de las tierras del Mekong.

Luang Prabang, Laos

Wat Siphoutthabat Thippharam

En cambio, si decides subir desde el este o el sur, pasarás por Wat Siphoutthabat Thippharam, entre otros lugares. Se trata de un pequeño santuario en el que hay una supuesta huella de Buda tras alcanzar la iluminación. Pero seamos sinceros, es tan grande que difícilmente la podría haber hecho un humano. E incluso con la iluminación cuesta imaginar que Buda tuviera un pie de tres metros.

Wat Thammothayalan

De camino a la cima, podrás observar otras estatuas doradas de Buda en varios nichos y grietas. Si escoges esta ruta de ascenso, también podrás visitar el monasterio Wat Thammothayalan, y ¡no te costará nada!
El monte Phu Shi no solo es un punto ideal desde el que hacer fotos, sino que se puede convertir en el protagonista de ellas. Sobre todo, por la noche, cuando irradia una atmósfera extraordinaria gracias a su iluminación.

Luang Prabang, Laos

Luang Prabang, Laos: el Palacio Real

Este antiguo Palacio Real se construyó a principios del siglo XX. La arquitectura de este imponente edificio combina el estilo tradicional laosiano con el Beaux-Arts francés.


El rey Sisavang Vong vivió en este ostentoso palacio durante su reinado, entre 1904 y 1959. Encontrarás una estatua dedicada a este rey frente a él. En 1977, la organización Pathet Lao arrestó a su hijo y sucesor al trono y, desde entonces, el palacio ha estado deshabitado.


En su interior, te esperan salones amueblados con gusto, en el mismo estado que la última vez que se usaron. En una dependencia separada, también podrás admirar la colección de coches privada del rey. Esta incluye dos Lincon Continental de los sesenta, un Edsel Citation de 1958, un Citroën bastante desgastado e, incluso, una lancha de madera. Esta última la utilizaba el rey para llegar a su huerto río arriba.

Lunag Prabang, Lao: centro de información UXO Lao

Aquí podrás conocer en profundidad una parte de la historia de Laos, ignorada por otros países. En Laos, paralelamente a la guerra de Vietnam, tuvo lugar otra contienda de la que, sin embargo, apenas se informó. Por supuesto, las atrocidades de la primera fueron mucho mayores, pero eso no quita que el sufrimiento del pueblo de Laos fuera menor.


Si te paras a pensar en la cantidad de bombas que los estadounidenses lanzaron aquí, probablemente, te quedes sin palabras. En concreto, hay unas dos toneladas y media de explosivos por cada ciudadano. El país ostenta, tristemente, el récord de ser el más bombardeado del mundo.


Todavía hoy, estas antiguas bombas siguen suponiendo un peligro. Entre ellas, había también bombas sin explotar que, actualmente, causan numerosas muertes. Viajeros desprevenidos y niños, sobre todo, se ven afectados una y otra vez.


Es triste que casi no se informe de semejante atrocidad, que aún hoy tiene repercusiones en la vida de Laos. Por suerte, existe el centro de información UXO Lao que pone en primer plano este oscuro capítulo de la historia del país.

Luang Prabang, Laos: jardín botánico Pha Tad Ke

Se trata del primer jardín botánico de Laos. Se inauguró en 2017 y está situado a las afueras de Luang Prabang, por lo que la mejor forma de llegar es en barco desde el muelle de Ban Wat That. Una vez termina el trayecto, tienes que dar un paseo de quince minutos por el río Mekong hasta la entrada principal del parque.


El precio puede resultar bastante elevado para los estándares laosianos, pero te garantizamos que vale la pena. Además, la entrada incluye una charla sobre orquídeas y un taller, en el que podrás hacer todo tipo de artesanía con bambú. También podrás participar en una degustación de té de hierbas en la cafetería, mientras disfrutas de una impresionante vista a un pintoresco estanque.

Luang Prabang, Laos

Luang Prabang, Laos: Green Jungle Park

Este parque se encuentra a unos treinta kilómetros al oeste de la ciudad, por lo que es un destino ideal para una excursión de un día. La mejor forma de llegar es en un barco, situado detrás del antiguo Palacio Real. El trayecto dura, aproximadamente, media hora.


Este parque era un antiguo vertedero. Interesante ¿a que sí? Sin embargo, con el paso del tiempo la naturaleza ha reclamado lo que es suyo, tras el abandono de este.


Hoy día, casi nada te recordará a un vertedero. Todo lo contrario, te aguarda un impresionante bosque a la espera de que lo explores. Aquí también encontrarás espectaculares cascadas, ideales para alguna que otra foto de recuerdo.


Por otro lado, si buscas un poco de acción, hay tirolinas para recorrer el parque a toda velocidad. También hay todo tipo de puentes de mono hechos de bambú, que hacen que explorar el parque a pie sea una aventura la mar de emocionante.


En cambio, si te apetece relajarte, puedes visitar las piscinas naturales y los jardines de flores del Green Jungle Park. Y, si quieres degustar un delicioso café, puedes hacerlo en la cafetería, situada en el recinto del parque.
Todo lo anterior está muy bien, pero para nosotros el plato fuerte fueron los elefantes. Hay una zona especial del parque donde habitan estos impresionantes animales. Ahí no solo podrás verlos desde la distancia, ¡sino también acercarte!

Luang Prabang, Laos

Para terminar

Puede que Luang Prabang, Laos, no sea demasiado grande, pero, sin duda, debería estar en lo alto de tu lista de lugares que visitar. Sobre el papel, una ciudad relativamente pequeña como esta, de tan solo 100 000 habitantes, puede no parecer tan interesante. No obstante, si tenemos en cuenta que se trata de la antigua capital real de Laos, la cosa cambia.


Luang Prabang se caracteriza, principalmente, por sus numerosos templos y monasterios budistas. En concreto, Wat Xieng Thong es una visita obligada si exploras la ciudad. De igual manera, es digno de ver el Palacio Real, donde vivieron los reyes de Laos hasta la abolición de la monarquía. Actualmente, puedes incluso acceder a su magnífico interior.


Ahora bien, si quieres admirar la ciudad desde las alturas, te recomendamos subir al monte Phu Shi. Es una subida bastante dura, pero te garantizamos que las vistas merecen la pena. Sin duda, el atardecer desde la cima del monte te mostrará la belleza de Luang Prabang, Laos.

Laos

¿Te has quedado con ganas de más? ¡Échale un vistazo a nuestra ruta por Laos!

Contribuciones similares


>