Los Alpes franceses: una maravilla de la naturaleza


Los Alpes franceses

Cuando piensas en los Alpes franceses, ¿imaginas un paisaje invernal perfecto? Si bien son impresionantes en invierno, tienen mucho más que ofrecer. Todo el año hay innumerables actividades a realizar mientras disfrutas de  hermosos paisajes. ¿Qué esperas para descubrir más?

En los Alpes franceses hay varias estaciones, todas ofrecen actividades similares. Puede que los complejos más grandes tengan más opciones, pero no descartes los más pequeños y menos conocidos. Las estaciones más famosas  (Courchevel, Tignes, Val d'Isere, Megeve, Meribel, Chamonix) son comprensiblemente más caras.

Normalmente encontrarás alojamiento por 30 euros la noche, y tienes la opción de alquilar un chalé. De todos modos, disfrutar de la auténtica vida en los Alpes merece el precio más alto.

A continuación te contaremos lo que necesitas saber sobre cómo llegar, la mejor época para viajar  y qué puedes hacer durante el año. Pronto empacarás y te pondrás en marcha. ¡Empezamos!

Alpes franceses

Llegada a los Alpes franceses

Es posible conducir hasta los Alpes franceses desde algunas ciudades del suroeste de Alemania, si es que vives en la zona. Desde Stuttgart, por ejemplo, el viaje dura entre 5 y 6 horas. Si no te importa un largo viaje en coche, también puedes llegar desde ciudades aún más lejanas. Por lo demás, el aeropuerto de Ginebra es probablemente la forma más fácil de llegar a las montañas desde Alemania. Desde otros países, el avión será sin duda la opción más acertada y rápida.

Una vez llegues a Ginebra, lo más fácil es alquilar un coche para llegar a las montañas y organizar las actividades para el viaje. De este modo, no tendrás que depender del transporte público, tendrás libertad para hacer excursiones de un día y explorar las zonas más remotas. Muchas estaciones están a una hora en coche de Ginebra, aunque algunas, como Tignes, están algo más lejos.

Los Alpes franceses: la mejor época para visitarlos

Los Alpes franceses son hermosos en cualquier época del año, y tiene ventajas ir tanto en temporada alta como baja. Aquí te presentamos ambas y te resumimos las ventajas e inconvenientes de cada temporada.

Esquí y snowboard

Temporada alta: verano e invierno

La temporada alta en los Alpes es en verano e invierno: aproximadamente de junio a agosto y de diciembre a febrero. Es también el momento en que la mayoría de la gente está allí, especialmente durante las vacaciones escolares. En invierno, eso significa desde finales de diciembre hasta principios de enero y febrero. En verano, las multitudes se reparten mejor a lo largo de las semanas.

Temporada baja: primavera y otoño

La temporada baja en los Alpes es en primavera y en otoño, es decir, en abril y mayo, y de septiembre a noviembre. Por supuesto, en este momento hay mucha menos gente, lo que es agradable si no eres muy fan de las multitudes. El único inconveniente es que muchos hoteles, restaurantes e instalaciones también cierran durante este tiempo. Además, los autobuses y telesillas no funcionan fuera de la temporada alta. Sin embargo, una gran ventaja es que el alojamiento es más barato durante estos meses.

La mejor época para viajar

¿Te apetece descubrir el hermoso país invernal de los Alpes? Entonces es mejor ir durante la temporada alta. Puedes evitar las mayores aglomeraciones si vas a finales de enero o incluso en marzo, así podrás disfrutar de la nieve sin tener que compartirla con miles de personas.

¿Quieres combinar unas vacaciones de montaña y playa relajándote bajo el sol abrasador en un deslumbrante lago de montaña? ¡Entonces el verano es la estación para ti! En verano también se pueden realizar numerosas actividades como la natación, el senderismo y el ciclismo.

Sin embargo, si te apetece más la tranquilidad y quieres evitar las multitudes, la temporada baja es el momento ideal. Puedes realizar las mismas actividades que en verano, pero con temperaturas más agradables y en calma. Solo recuerda que puedes tener menos opciones de alojamiento y que muchas instalaciones turísticas están cerradas. Si esto no supone ningún problema, ¡adelante!

Esquí y snowboard

Qué puedes hacer en los Alpes

Esquí y snowboard

Los Alpes franceses son el lugar ideal para esquiar o hacer snowboard, ¡o incluso ambas cosas! Un viaje de invierno a los Alpes franceses no puede considerarse completo sin pasar al menos un día en las pistas.

Es la combinación perfecta de deporte y socialización: ir a las pistas por la mañana, hacer una pausa para comer patatas fritas y chocolate caliente antes de volver a salir. Y no olvides el aprèsski por la noche, que es cuando la gente se dirige a los bares. Si el esquí o el snowboard no son lo tuyo, puedes probar a hacer raquetas de nieve.

Sin embargo, el alquiler de esquís y la compra de pases pueden resultar caros . Si tu presupuesto es limitado, puedes esquiar unos días y dedicar el resto de tu tiempo a actividades más económicas. Es lo que hicimos cuando pasamos una semana en los Alpes en invierno.

Senderismo

El senderismo es la actividad de montaña perfecta en primavera, verano u otoño.

No solo es un excelente ejercicio, sino que también te verás recompensado con unas vistas impresionantes de picos afilados y valles exuberantes.

No se necesitan necesariamente telesillas para hacer senderismo en las montañas, pero son una forma estupenda de llegar al inicio del sendero. Así que recuerda que los telesillas suelen estar cerrados en primavera y otoño, y planifica tus excursiones en consecuencia.

Senderismo

Ciclismo

Los Alpes también son perfectos para varios tipos de ciclismo, no por nada es una zona muy popular entre los ciclistas de montaña y de carretera. Puedes llevar tu propia bicicleta o alquilar una allí.

Algunas rutas famosas para bicicletas de carretera son:

  • Col de l'Iseran
  • Col du Galibier
  • Col de la Madeleine
  • Plano del Col de Joux
  • Alpe d'Huez

Se puede circular en bicicleta de carretera en cualquier momento, siempre que las carreteras estén libres de nieve y hielo (por lo que el invierno no es el mejor momento). Sin embargo, para el ciclismo de montaña, mucha gente depende de los telesillas, por lo que solo es posible en verano.

Parapente

Un clásico en los Alpes es el cielo lleno de arcos de colores; no, no hablamos de aves tropicales, sino de parapentes. Muchos complejos turísticos cuentan con una o varias empresas que ofrecen servicios de parapente.

Pero no te preocupes, ¡no tienes que pilotarlo tú mismo! Estarás atado con un instructor que hará todo el trabajo duro. Todo lo que tienes que hacer es relajarte y disfrutar de la vista mientras flotas varios cientos de metros en el aire. ¿No suena fascinante? El parapente es una actividad principalmente veraniega, aunque también es posible en invierno, ¡con esquís atados a los pies para el despegue y el aterrizaje!

Alpes franceses

Para terminar

Como ves, los Alpes son una región maravillosamente diversa que se puede disfrutar en cualquier época del año y de forma muy variada. Dirígete allí en invierno para esquiar, hacer snowboard o caminar con raquetas de nieve. El verano, en cambio, es la estación perfecta para relajarse junto a un hermoso lago de montaña. Esta estación, junto a la primavera y el otoño, son ideales para muchas actividades al aire libre, como el senderismo, la bicicleta de montaña o el ciclismo de carretera.

Y ya que estás allí, no olvides probar las numerosas especialidades culinarias de la región, como la fondue, la raclette, la tartiflette y la génépi. Si estás preparado para una aventura alpina que no olvidarás fácilmente, prepara la mochila y vámonos. ¡Los Alpes franceses te esperan!

Francia

¿Te has quedado con ganas de más? Échale un vistazo a nuestras rutas por Francia.


Contribuciones similares

>