Las islas de Escocia: una aventura en el norte


Las islas de Escocia

Contando todos los pequeños islotes, en Escocia hay unas 790 islas pequeñas y grandes con su propio carácter y su historia especial. Islas que contribuyen a la cultura de Escocia y que han ayudado a conformar la historia del país. Muchas de ellas son destinos turísticos conocidos y populares. Sin embargo también hay algunas deshabitadas y poco visitadas, ya que sólo 130 de las 790 islas están habitadas. En este artículo, te mostraremos las islas de Escocia más bonitas. ¡No te lo pierdas!

Islas del Norte

Las Islas del Norte están situadas en el norte de Escocia. Se dividen en las Islas Shetland y las Orcadas y juntas separan el Mar del Norte del tormentoso Océano Atlántico en el oeste. Las Islas del Norte son especialmente famosas por su herencia vikinga y sus numerosos edificios prehistóricos. Sólo forman parte de Escocia desde el siglo XV, antes las islas del norte formaban parte de Noruega.

Islas Shetland

Islas Shetland

Las Islas Shetland están situadas tan al norte como la ciudad noruega de Bergen. Se puede dividirlas en tres islas: Yell en el norte, Unst ubicadas mas abajo y Mainland, la isla principal, que también alberga la capital, Lerwick. En el conjunto de las Shetland viven unas 23 000 personas.

Para llegar a estas remotas islas de Escocia, puedes tomar el ferry desde Aberdeen o desde las Orcadas. Sin embargo, los viajes son relativamente largos, ya que duran más de ocho horas. Además puedes viajar en avión desde Aberdeen, Glasgow, Edimburgo o Bergen.

La cultura vikinga sigue muy viva en las Shetland, donde podrás sumergirte en la historia de los colonos nórdicos. En Jarlshof encontrarás alrededor de 4000 años de historia de asentamientos entre verdes colinas: desde el Neolítico hasta las casas largas de los vikingos. Una vez al año, la capital, Lerwick, se transforma en una auténtica ciudad vikinga: la gente se viste con trajes vikingos y celebra las costumbres típicas. El festival llamado "Up Helly A" también suele llamarse Carnaval Vikingo.

Las costas, las singulares formaciones rocosas y los numerosos lagos del interior son especialmente populares entre los visitantes, además de la cultura. La naturaleza de las Shetland es simplemente única.

Islas Orcadas

Otras de las islas de Escocia que merece la pena visitar, son las Islas Orcadas. Están situadas en el noroeste de Escocia, frente a las Highlands, pero sólo dieciocho de las cerca de setenta islas están habitadas. La ciudad más grande es Kirkwall, en la isla principal de Mainland, que tiene más de 7000 habitantes. Puedes llegar a las Orcadas en ferry desde Aberdeen o desde Gills Bay. También es posible viajar en avión desde las ciudades principales de Escocia.

Lo que hace que las Orcadas sean tan especiales son los numerosos yacimientos arqueológicos prehistóricos. Skara Brae, de 5000 años de antigüedad, se considera el pueblo de la Edad de Piedra mejor conservado del mundo. Aquí puedes visitar diez cabañas con sus interiores. Junto con el Anillo de Brodgar, uno de los mayores anillos de piedra de Europa, y el túmulo de Maes Howe, forman el "Corazón de las Orcadas Neolíticas" y son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

En la isla llamada Hoy, al sur de Mainland, también encontrarás un impresionante monumento natural: la roca St. Johns Head, que con 347 metros es el acantilado de arena más alto del país.

islas de Escocia

Isla de Arran

La isla de Arran está situada entre la península de Kintyre y la costa de Ayr, en una bahía del oeste de Escocia. Aquí, protegida por las masas de tierra e Irlanda al oeste, la isla está relativamente a salvo de las fuerzas de la naturaleza. Está poco expuesta a los embates del viento y las olas, por lo que tiene una costa comparativamente llana.

Arran ofrece un paisaje impresionante con muchas montañas. La montaña Goatfell tiene nada menos que 874 metros de altura y, una vez en la cima, ¡tiene una vista increíble!

Si buscas castillos históricos, también los encontrarás en Arran. En el norte de la isla se encuentra el castillo de Lochranza, que data del siglo XIII. No muy lejos del asentamiento principal se encuentra el Castillo de Brodwick, que fue la sede del Duque de Hamilton. Además al oeste de Arran se encuentran los círculos de piedra de 6000 años de antigüedad de Auchgallon Stone Circle.

Hébridas interiores

Al norte de Arran se encuentra la cadena de islas conocida como Hébridas Interiores. Consta de 36 islas habitadas y 43 deshabitadas, separadas de las Hébridas Exteriores por el Little Minch. Puedes llegar a las Hébridas Interiores en ferry desde el continente. Además puedes viajar entre las islas en barco. Sin embargo, como el tiempo suele ser muy duro y tormentoso, una travesía puede convertirse en una avnetura.

A las islas más conocidas, como la isla de Skye, también puedes llegar en coche, ya que hay conexiones por puente. Las Hébridas Interiores ofrecen una naturaleza única, en parte indómita, y una larga historia de asentamientos: se cree que los primeros habitantes ya vivían aquí en el año 6000 a.C. Tras el asentamiento de los celtas, los vikingos gobernaron las islas durante unos 400 años.

Las Hébridas también son famosas por su whisky. En las islas podrás encontrar numerosas destilerías. Las más conocidas son Laphroaig y Bowmore, entre otros.

islas de Escocia

Isla de Skye

La isla de Skye suele denominarse "la isla más bonita de Escocia" y con razón: aquí encuentras numerosos lagos y acantilados rocosos y el interior del país se caracteriza en gran medida por los páramos. El clima, más bien brumoso, confiere a las islas una atmósfera especial.

El lugar más bonito de la isla de Skye suele llamarse la cuenca del valle, donde surge una imagen idílica del río Sligachan fluyendo bajo un puente de piedra natural entre verdes prados y antiguas granjas. Además merece la pena ver las escarpadas colinas negras de Cullin, en el sureste, y el castillo medieval de Dunvegan, en el norte de la isla.

Islas pequeñas de las Hébridas interiores

Otras islas de las Hébridas interiores son la isla de Islay, especialmente famosa por sus numerosas destilerías de whisky, la montañosa isla de Jura y la isla de Gigha, con un clima relativamente suave. Además de estas islas algo más grandes y conocidas, las Hébridas Interiores también incluyen muchas islas pequeñas apenas habitadas o completamente deshabitadas - como la isla de Canna en el oeste de la isla de Skye, donde viven actualmente quince personas.

Aunque sólo unas pocas personas viven allí, la isla es aún muy popular entre las aves porque hay muchos lugares de anidación. Otra pequeña isla de las Hébridas Interiores es Rùm. Aquí viven también sólo unas veinte personas. Sin embargo el reino animal está mucho más representado. Además de muchos ciervos rojos, aquí viven cabras salvajes, nutrias, focas y águilas marinas.

En las islas de las Hébridas Interiores puedes ver una naturaleza hermosa, historias emocionantes y animales salvajes en gran abundancia, que seguramente te encantarán.

Hébridas exteriores

Las islas occidentales de las Hébridas Exteriores se extienden a lo largo de la costa occidental de Escocia. La isla más grande y más visitada de las Hébridas Exteriores es la isla de Lewis. La ciudad principal, Stornoway, alberga a unas 5000 personas. Además hay una de las pocas playas para bañarse aquí, pero sólo se visita en los meses de verano. En el interior de Stornoway encuentras otro punto destacado: los círculos de piedra de Callanish. Estas trece piedras tienen unos 5000 años de antigüedad y en su día sirvieron de tumbas para los ciudadanos fallecidos del pueblo.

Junto con Stonehenge, el círculo de piedras de Callanish se considera uno de los más importantes de Europa. En el norte de la isla, las turberas son un punto de interés paisajístico, mientras que en el sur el paisaje montañoso y las costas rocosas son impresionantes.

La isla de Lewis no es en realidad una sola isla, sino que está conectada a la isla de Harris. Sin embargo, como las dos partes están separadas por altas montañas, se han desarrollado dos zonas distintas: En el este, la isla de Harris consta de un paisaje pedregoso con muchas bahías pequeñas, mientras que el oeste tiene hermosas playas de arena que ofrecer.

Pequeñas islas de las Hébridas exteriores

A unos setenta kilómetros de la isla de Lewis se encuentran dos pequeñas y remotas islas escocesas: Rona y Sula Sgeir, actualmente deshabitadas. Rona fue una vez el hogar de una pequeña comunidad. Sin embargo, en el siglo XVII, la población se extinguió por una mala cosecha, que también fue destruida por las ratas. Hoy en día, sólo queda un faro automatizado y es difícil llegar en barco debido a la costa rocosa. La isla de Sula Sgeir es visitada al menos una vez al año por los cazadores, que pueden cazar los alcatraces autóctonos de la isla, un auténtico manjar en Escocia.

islas de Escocia

Isla Santa Kilda

A noventa kilómetros al oeste de la isla de Harris, en el Atlántico, se encuentra la isla escocesa de Santa Kilda: tiene una pintoresca bahía y un paisaje montañoso. El pueblo que vivía aquí no abandonó la isla hasta 1930 por iniciativa propia. Desde entonces, esta isla también está deshabitada. A excepción de los exploradores y los soldados, ya nadie vive aquí. Puedes visitar la isla en una excursión de un día, pero cuesta 200 libras. Si te gusta la aventura de verdad, ¡merece la pena!

Más al sur, en Berneray, encuentras incluso largas playas de arena en la costa oeste. Debido al suelo especial de la isla, las flores silvestres crecen junto al mar. Desde Berneray, todas las demás islas hasta Eriskay están conectadas por terraplenes de piedra, que puedes utilizar para ir de isla en isla.

Callanish

Para terminar

Las islas de Escocia son especiales. No sólo hay muchas, sino que todos son únicas y merecen la pena ser visitadas.

Tanto si buscas la aventura y quieres partir hacia una lejana isla deshabitada a través de los agitados mares, como si prefieres quedarte más cerca del continente en terreno conocido, visitar las islas de Escocia no sólo te permitirá conocer la naturaleza en toda su belleza, sino también la historia y la cultura del país.

Desde los numerosos castillos que cuentan historias de sus antiguos habitantes, hasta los yacimientos prehistóricos y los círculos de piedra; todos ellos te transportarán a una época pasada que podrás recrear en las islas de Escocia. Sea cual sea la isla escocesa que elijas, quedarás encantado con todas ellas.

Escocia

¿Te has quedado con ganas de más? Échale un vistazo a nuestra guía por Escocia.

Contribuciones similares

>