Lacio, Italia: los mejores lugares de interés turístico

Lacio, Italia, es la región donde se encuentra Roma. Muchos turistas viajan a la capital italiana y se olvidan de los hermosos lugares que la rodean.

Jardines, pueblos, villas… la región guarda algo para cada viajero. Tanto si te interesa la historia como si adoras la naturaleza, te merecerá la pena invertir dinero en viajar a Lacio, Italia. Si hemos despertado tu interés, sigue leyendo porque en este artículo te mostramos los mejores lugares para visitar Lacio lejos del turismo de masas.

Lacio, Italia

Cómo llegar a Lacio, Italia

Como ya te hemos comentado, en esta región se encuentra Roma que, como capital del país, alberga los dos aeropuertos italianos más importantes: el Fiumicino y el Ciampino. De hecho, el primero recibe vuelos transoceánicos.

 ¿Conoces el dicho «Todos los caminos llevan a Roma»? Pues tiene mucho de cierto. En la época del Imperio romano se construyó un eficiente sistema de carreteras para el comercio, que dio lugar a las actuales autopistas. Así que, si viajas en coche, podrás llegar a Roma desde cualquier punto de Italia siguiendo las autopistas A1, A2, A12 y A24.

En caso de que viajes en autobús, llegarás con toda seguridad a la estación Tiburtina; mientras que, en tren, lo harás a la estación principal de Roma, Roma Termini. También puedes alquilar un coche y moverte por tu cuenta, sin seguir horarios. Sin duda, se trata de la mejor opción, ya que muchos de los lugares en este artículo son poco conocidos y, por tanto, no cuentan con conexiones eficaces.

Lacio, Italia: el pueblo de Ariccia

Nuestra aventura comienza en Ariccia, uno de los pueblos más bellos de los llamados Castelli Romani, situados todos en las colinas de Albania. Aunque gozan de mucha fama entre los romanos para escapar del caos de la ciudad, aún no se han visto afectados por el turismo de masas.

Ariccia está a menos de media hora de Roma y es un lugar perfecto para relajarte después del viaje y disfrutar de la comida local. Te recomendamos perderte por las callejuelas de este pueblo y visitar el Palacio Chigi. Diseñado íntegramente por Bernini, este hermoso edificio es un ejemplo excelente de arquitectura barroca. Tanto el palacio como los jardines pertenecieron a los Chigi, una de las familias más ricas de Europa.

Fraschette

El punto fuerte de este pueblo es la gastronomía. Aquí podrás recobrar las fuerzas en las famosas fraschette. Eran antiguas tabernas en las que se servía prochetta (cochinillo asado), vino y algunos otros platos calientes.

Aparte de esto, ofrecen otras delicias de la gastronomía romana. Aunque actualmente son restaurantes, siempre han sido negocios familiares, lo que significa que ¡podrás comer como en una verdadera familia italiana! Además, los precios son bajos: en la mayoría podrás disfrutar de un menú completo por unos 20 euros. Este viene acompañado del vino dulce típico de la zona, llamado Romanella.

Podrás encontrar estas tabernas en dos calles paralelas. Es bastante común que los comensales entonen canciones típicas romanas durante la comida. Si estás en la zona en verano y las mesas del exterior están llenas, es muy posible que alguien se ponga a cantar y todo el mundo le siga.

jardines de Ninfa

Lacio, Italia: los jardines de Ninfa

Al sur, a unos 45 minutos en coche, encontrarás el L’Oasi di Ninfa, unos encantadores jardines que merece la pena visitar. Se trata de un jardín inglés construido por la adinerada familia Caetani alrededor de los restos de la ciudad medieval de Ninfa. Las peculiares y exóticas plantas provenían, principalmente, de sus viajes.

En la actualidad, la imponente pared rocosa, a cuyos pies se extiende el jardín, proporciona un clima perfecto para que vivan estas plantas. Este jardín se ha convertido en uno de los más fascinantes del mundo, gracias a la belleza y diversidad de su flora. ¡Ojo! No solo es nuestra opinión, ya que dan fe de ello el New York Times y los más de 50 000 visitantes que recibe cada año.

Con el objetivo de preservar las hermosas plantas, el jardín solo abre unas horas los fines de semana y los festivos. Si quieres visitarlo, deberías planificarlo con tiempo y reservar la entrada en línea por 15.50 euros.

Si no tienes la suerte de visitar el jardín, merece la pena que te pases por alguna de las ciudades medievales cercanas, como Norma o Sermoneta. ¡Seguro que te sorprenderán sus callejones! En Norma, también podrás hacer parapente o simplemente observar a los parapentistas más experimentados. En Sermoneta, por su parte, podrás participar en la fiesta de la polenta si tienes suerte y llegas en el momento justo.

Parques naturales regionales en Lacio, Italia

Parque natural regional de los montes Simbruinos

Tras una hora de viaje hacia el este, llegarás al parque natural regional de los montes Simbruinos. En esta zona protegida de 30 000 hectáreas repartidas a lo largo de los Apeninos, no solo podrás hacer senderismo en plena naturaleza, sino también visitar numerosos pueblos medievales.

El parque es particularmente importante por sus recursos hídricos, que abastecen todo el sistema de agua de la capital italiana y algunas partes del sur de la región. El nacimiento del río Aniene, cerca del pueblo de Vallepietra, es uno de los lugares más impresionantes de Lacio, Italia. Aquí también podrás disfrutar de deportes acuáticos, como el piragüismo, en las distintas vías fluviales.

Ahora bien, si prefieres quedarte en tierra firme, puedes pasarlo bien igualmente en las numerosas rutas de senderismo y ciclismo. Por otra parte, si quieres entrar aún más en contacto con la naturaleza, puedes montar a caballo. Uno de los senderos más atractivos es el Cammino di San Benedetto (Camino de San Benito). Comienza en el monasterio de San Benito, en Nursia, lugar de nacimiento del santo. Y termina en la abadía de Montecassino, donde el abad fundó la orden benedictina. Una alternativa más extensa, de unas quince etapas, es la Via dei Lupi (Ruta de los Lobos), que te llevará a San Donato, en Val Comino, situado en el parque nacional de los Abruzos.

Lacio, Italia

Parque natural regional del valle del Treja

Este impresionante parque no solo te ofrece la oportunidad de explorar la naturaleza virgen, sino también de admirar algunas obras arquitectónicas increíbles de la antigüedad. Es especialmente conocido entre los lugareños y un lugar magnífico para refrescarte en verano. Además, en invierno, tampoco hace demasiado frío. La mejor época para visitar este parque es, sin duda, en primavera o en otoño. Durante estos meses, el clima es suave y no correrás el riesgo de encontrarte con demasiada gente.

Los más destacado del parque son, indudablemente, las cascadas del monte Gelato. Puedes llegar al monte a través de muchas de las rutas de senderismo del parque. Las cascadas y sus alrededores son tan impresionantes ¡que hasta se han utilizado como plató de cine en diversas ocasiones!

Lacio, Italia: las villas

¡Casi se nos olvida! A mitad de camino entre los parques, puedes hacer una parada y visitar dos fantásticas villas: ¡Villa d’Este y Villa Adriana!

Ambas son Patrimonio Mundial de la Unesco, junto con el parque Villa Gregoriana. Poseen un patrimonio arquitectónico, artístico y medioambiental que no debes subestimar.

Villa d’Este

Sin duda alguna, Villa d’Este destaca por su jardín, cuidado hasta el último detalle y uno de los más bellos no solo de Lacio, Italia, sino también de Europa. El edificio data de alrededor del 1550 y se conserva en perfecto estado. En su interior podrás admirar numerosos frescos y obras de arte.

En el exterior, por su parte, encontrarás varias fuentes, todas ellas abastecidas por un canal subterráneo que extrae agua del río Aniene. La fuente de Europa, junto con la logia de la fachada principal, delimita la vía.

Además de esta, hay otras fuentes, como la Fontana del Bichierone, diseñada por Bernini. También cabe destacar las fuentes musicales que reproducen sonidos, como el canto de los pájaros, a través del movimiento del agua. La más fotografiada es, sin duda, la fuente de Neptuno.

Villa Adriana

Si visitas esta villa, viajarás atrás en el tiempo a la época del emperador Adriano, quien encargó su construcción en el siglo II. Actualmente, es todo un museo al aire libre, que incluye fascinantes jardines. No te recomendamos visitarla en verano, ya que no hay muchos árboles donde cobijarse del sol.

Los diferentes edificios de la villa están conectados por hermosas vías exteriores y caminos subterráneos en el interior. Hay mucho que admirar aquí: desde obras de arte y fuentes, hasta construcciones termales. La entrada para cada villa cuesta 8 euros. Pero te recomendamos que ojees siempre los sitios web oficiales para ver si hay descuentos o reducciones ocasionales para grupos.

Civita di Bagnoregio

Lacio, Italia: Civita di Bagnoregio, la ciudad moribunda

Tras otra hora y media en coche, llegarás a una de las ciudades más impresionantes que jamás hayas visto, Civita di Bagnoregio. Esta ciudad etrusca tiene una historia de más de dos mil años y ha sufrido numerosos derrumbes en los que se han perdido varias obras maestras de la arquitectura.

A este pequeño pueblo, de tan a penas once habitantes, solo podrás llegar a través de un puente. Desde aquí, tendrás unas asombrosas vistas de este conjunto de casas, situado en un espolón de montaña, y un amplio paraje. En el interior, puedes detenerte en los escasos bares y restaurantes o simplemente dar un paseo.

Para entrar solo tendrás que pagar 5 euros, pero, como siempre, te recomendamos visitar el sitio web oficial para encontrar algún descuento a grupos o por edad.

Lacio, Italia: lagos volcánicos

Lago de Bolsena y lago Bracciano

De regreso a Roma, puedes hacer una excursión al lago Bolsena o al lago Bracciano. El primero está a tan solo catorce kilómetros de Civita di Bagnoregio y es el mayor lago de origen volcánico de Europa. A unos setenta kilómetros hacia el sur, encontrarás el también lago volcánico Bracciano. Aquí podrás hacer senderismo, montar en bicicleta o practicar deportes acuáticos como la pesca, la vela y el windsurf.

Lacio, Italia

Lacio, Italia: Parque de los Monstruos de Bomarzo

En el trayecto de un lago a otro, te toparás con este magnífico y surrealista parque. También se le llama Bosque Sagrado o Villa de los Milagros porque está adornado con gigantescas estatuas de basalto del siglo XVI. Fueron un encargo del príncipe Pier Francesco Orsini y cuentan con inscripciones ambiguas.

Podrás descubrir en un recorrido todas estas estatuas, que parecen sacadas de un cuento de hadas. Y, quién sabe, lo mismo incluso descifras el significado de cada inscripción.

Lacio, Italia: archipiélago de las Islas Ponziane

Desde Bracciano solo te separan cuarenta kilómetros de Roma, donde, finalmente, podrás tomar el vuelo de regreso. Aunque, si te apetece una parada más, te recomendamos visitar los puertos de Terracina, Formia, Anzio o el parque nacional del Circeo y montarte en el primer ferry a las islas Pontinas o Ponzianas.

Las islas Ponzianas constituyen un archipiélago situado en el mar Tirreno, frente a la costa de Roma. Te aconsejamos empezar por el puerto más cercano, Anzio, y disfrutar de esta fantástica ciudad. Otra opción es comenzar por el parque natural de Circeo, donde podrás disfrutar de otras emocionantes actividades.

Desde allí, puedes llegar fácilmente a este fantástico archipiélago. Con sus ocho kilómetros cuadrados, Ponza es la isla más grande y la que da nombre al archipiélago. Ventotene y Palmarola son también muy conocidas. Si te gusta el mar, te enamorarás de los grupos de casas de Ponza y de la reserva natural de Ventotene, así como de todas las calas rocosas de aguas cristalinas.

Lacio, Italia

Para terminar

Lacio, Italia, es una región maravillosa con numerosos lugares para explorar. Si estás de vacaciones en la zona, merece la pena salir de la capital, Roma, y visitar las colinas de los alrededores. Te recomendamos, especialmente, Ariccia, donde podrás disfrutar de la gastronomía sin dejarte una fortuna.

Si te apasiona la naturaleza, déjate sorprender por la belleza y el romanticismo del jardín de Ninfa, en el bajo Lacio, o por el parque regional protegido de los montes Simbruinos o del Valle del Treja.

Por otro lado, si te interesan el arte y la arquitectura, encontrarás muchas villas hermosas como Villa d’Este o Villa Adriana. Otra obra impresionante de la arquitectura es la pequeña ciudad Civita di Bagnoregio, también conocida como la ciudad moribunda.

De regreso, te aconsejamos detenerte en los dos principales lagos volcánicos de Lacio, Italia, y disfrutar de un ambiente relajado o probar los deportes acuáticos. También puedes dejarte maravillar por el Parque de los Monstruos de Bomarzo. Además. si te gusta el mar, deberías hacer una parada en las islas Ponziane.

Ya te hemos contado todo sobre Lacio, Italia, ¿estás preparado para que estos lugares alejados de Roma te roben el corazón?

Italia

¿Te has quedado con ganas de más? ¡Échale un vistazo a nuestra ruta por Italia!

Contribuciones similares.

>