Jerusalén: la ciudad de las diferencias conciliables

Jerusalén, esa legendaria ciudad de Oriente Próximo. Casi ninguna otra ciudad ha experimentado tantos cambios a lo largo de la historia y, a su vez, sorprendentemente, ha permanecido inalterada. Sus templos y minaretes se erigen sobre los tejados del casco antiguo y la esencia del falafel se siente en el aire.


La vivacidad de los colores destaca sobre el fondo claro de los edificios y se puede escuchar el árabe o el ivrít (hebreo moderno) entre el bullicio de las calles.  


Viajar a Jerusalén, al menos una vez en la vida, es el sueño de muchos viajeros. ¿Cuáles son los motivos por los que esta ciudad tiene una historia tan rica? A continuación, te presentamos todo sobre lo que puedas tener dudas acerca de la ciudad de los peregrinos, las culturas y las diferencias.

Jerusalén, Israel

Sobre la geografía y los habitantes de Jerusalén

Jerusalén se sitúa en el corazón de Israel, al este de Tel Aviv, justo en la frontera con Cisjordania, que, junto a la Franja de Gaza, al oeste, constituyen una región conflictiva. El presente dividido de Jerusalén se refleja de alguna manera sobre la ciudad, ya que sigue siendo la capital tanto de Israel como de Palestina en la actualidad.

Hay un refrán israelí que dice: «En Haifa, se trabaja; en Jerusalén, se reza; y en Tel Aviv, se disfruta». Esta es la posible explicación de por qué Israel cuenta con nueve millones de habitantes, y solo una décima parte de la población reside en Jerusalén. Sorprendentemente, la población israelí no ha experimentado ningún cambio destacable desde el nacimiento del cristianismo. Según los registros, hace 2000 años, ya vivían 600 000 personas en Jerusalén.


Son muchos los jóvenes que opinan que Jerusalén carece de progreso técnico. Los permisos de construcción no son fáciles de conseguir y los conflictos bélicos del siglo XX han dejado heridas aún sin cicatrizar. Aunque, para algunos, estos motivos reducen el atractivo de la ciudad, para otros, por el contrario, convierten a la histórica y legendaria Jerusalén en un lugar lleno de encanto. Lo que es innegable es que, durante milenios, ha sido un lugar de fuegos cruzados.


Piénsalo detenidamente, ¿dónde encontrarás un lugar con más historia que Jerusalén?  

Qué ver en Jerusalén: 4000 años de historia

Las tres religiones abrahámicas (el judaísmo, el cristianismo y el islam) dominan la ciudad de Jerusalén y han contribuido significativamente a su creación. ¿Qué sería de Jerusalén sin su piedra caliza y la diversidad de sus culturas, idiomas y religiones?

El casco antiguo de Jerusalén

Al hablar de Jerusalén, el casco antiguo de la ciudad es el lugar que los viajeros suelen imaginar. Este se compone de cuatro barrios muy distintos entre sí: el armenio, el cristiano, el judío y el musulmán. Al cruzar de un barrio a otro, sentirás que estás en una ciudad totalmente diferente.

La Via Dolorosa es uno de los lugares más importantes para el cristianismo. Se cree que este trayecto fue el que Jesucristo realizó cargando con la cruz; de ahí, su nombre. La Via Dolorosa se extiende desde el Castillo de Antonia hasta el Santo Sepulcro, iglesia donde tuvo lugar su crucifixión o, según algunas leyendas, incluso su resurrección.

La Iglesia del Santo Sepulcro pasa fácilmente desapercibida, ya que sus paredes se funden con los edificios adyacentes. Una vez en su interior, podrás percibir el misticismo que envuelve el lugar. La Iglesia del Santo Sepulcro tiene varias cúpulas decoradas con motivos cristianos. Una de sus cúpulas, al igual que el Panteón romano, tiene un orificio, que permite la entrada de los rayos de sol y llena de luz toda la sala: un espectáculo que no te puedes perder.


No muy lejos del barrio cristiano, las señales en los muros de piedra caliza conducen al Muro de las Lamentaciones y a la enorme plaza situada frente a él. Hace 2000 años, este muro aún formaba parte del templo, centro de la fe judía. El judaísmo actual ve el renacer del pueblo judío simbolizado en la existencia del muro. Los que rezan en el Muro de las Lamentaciones dejan un papel entre las rocas en el que anotan sus oraciones y deseos.

El Muro de las Lamentaciones se ha conservado a lo largo de los milenios, sin embargo, una gran parte de él se encuentra ahora bajo tierra, justo debajo del caso antiguo de Jerusalén, y se extiende varios cientos de metros a través de un laberinto de caminos y sendas.

Justo detrás del Muro de las Lamentaciones de la parte musulmana del casco histórico, la Cúpula de la Roca es la reina del paisaje de la meseta del Monte del Templo. La decoración de las paredes de este edificio octogonal cuenta con azulejos azules que captan la atención de cualquier fotografía que se tome en Jerusalén. Este edificio recibe su nombre de la roca que se encuentra en el interior del templo. Según las enseñanzas musulmanas y judías, aquí se creó la humanidad. Sorprendentemente, el templo se construyó alrededor del año 700 d.C. y aún hoy se mantiene en pie.

Jerusalén, Israel

Pasando la Puerta de Jaffa, una de las ocho puertas históricas de la ciudad, se llega al mercado musulmán. En las estrechas callejuelas aromatizadas con el olor de las especias, se vende ropa, joyería y souvenirs. Este es el mejor lugar de la ciudad para probar la auténtica cocina árabe o israelí.

El barrio armenio es el más pequeño de los cuatro barrios y está separado del resto del casco antiguo por una muralla. Aquí, encontrarás algunas de las iglesias más antiguas de Jerusalén, construidas gracias a la influencia armenia en el cristianismo. Es un lugar lleno de decoración de color dorado, murales y oraciones; a menudo, señalada como la parte más tranquila de la ciudad.

Neguev, Israel

Gastronomía e historia cultural

Es bastante común escuchar a los viajeros hablando maravillas de la comida de Jerusalén. Las calles están llenas de pequeños restaurantes y los chefs anuncian sus especialidades en los puestos callejeros. Lo cierto es que la comida callejera de Jerusalén se ha convertido en un auténtico clásico. Rara vez confluyen tantas culturas que son capaces de seguir influyéndose con tal facilidad y perdurabilidad como sucede en Jerusalén.

El mercado Mahane Yehuda es el punto de encuentro, por excelencia, para las aventuras culinarias. Es, probablemente, el más grande de Israel y es toda una experiencia, tanto de día como de noche. En las inmediaciones, hay muchos bares en los que podrás celebrar y brindar por la vida.

A continuación, te presentamos todo lo que sí o sí debes probar de su gastronomía:

Bourekas

Las bourekas provienen de los sefardíes, las tribus judías que fueron expulsadas de España u obligadas a convertirse al catolicismo, durante la Inquisición española. Dependiendo del cocinero, la masa de esta especialidad puede ser de hojaldre u otras variantes. El relleno es picante y suele consistir en espinacas, queso o patatas. En Jerusalén, podrás encontrar estas delicias en cualquier panadería. 

Jerusalén, Israel

Faláfel (y hummus)

¡Faláfel! Esa delicia que ya puede encontrarse, prácticamente, en cualquier lugar de Europa y del mundo. Consiste en pequeñas bolas fritas hechas con masa de garbanzo y aliñada con especias. Realmente, el origen de esta especialidad se encuentra en Egipto, pero tras la Segunda Guerra Mundial, muchos judíos egipcios emigraron a Israel e hicieron de este plato uno de los clásicos gastronómicos del país.  

El faláfel suele servirse en pan de pita o con guarnición, pero el hummus es lo que nunca puede faltar. Esta pasta hecha de garbanzo se condimenta con diversas especias y es uno de los mejores compañeros de los puestos de streetfood.

Me'orav Yerushalmi

Me'orav Yerushalmi es el típico plato de parrillada de Jerusalén. Lo más importante son sus ingredientes, que incluyen diversas asaduras, como los coraones de pollo, asados a la parrilla con especias y carne de cordero. Si quieres vivir la aventura de probar el auténtico sabor de Oriente Próximo, este es un plato que no te puedes perder.

Kenafeh’ o kunafa

La kunafa es un postre de origen árabe. Tradicionalmente, se elabora con hojaldre y se adorna con queso de oveja azucarado; aunque en las versiones europeas este postre se hornea con requesón. Es muy popular en los puestos de las calles, así que podrás probarlo en cualquiera de ellos.

¿Cómo es ir de mochilero por Jerusalén?

Jerusalén es una ciudad que siempre está llena de gente. Son muchísimos los turistas que acuden en masa a la ciudad, ya sea por fiestas, tanto religiosas como laicas, o durante los meses de verano. Por ello, puedes encontrarte con la desventaja de que la ciudad se te quede un poco pequeña con tanta gente alrededor. Es recomendable no llevar grandes mochilas, por respeto a los habitantes de Jerusalén.

El sistema de transporte público de Israel funciona bastante bien y el trayecto de autobús de Jerusalén a Tel Aviv es de solo 50 minutos, lo que facilita visitar ambas ciudades durante una ruta por el país. Pero ¡ojo!, no te olvides de que el sábado es festivo en Israel y, por este motivo, el transporte público escasea durante el sabbat.

En Jerusalén hay muchos hostales, aunque hay que reservarlos con antelación, ya que los peregrinos también utilizan las aplicaciones móviles para hostales y estos se llenan con bastante rapidez.

Jerusalén, Israel

Preparar tu viaje a Israel

Para obtener más información para tu escapada perfecta a Jerusalén, consulta nuestro plan de viaje a Jerusalén. Si te sabe a poco disfrutar solo de una de las ciudades israelíes, échale un vistazo a nuestros artículos sobre Israel y el artículo "La mejor época para viajar a Israel". Así, no te faltará ningún detalle para cumplir tu sueño de descubrir este maravilloso país como mochilero. 

Israel

¿Te has quedado con ganas de más? ¡Échale un vistazo a nuestra ruta por Israel!

Contribuciones similares

>