El gran Chaco: toda la información que necesitas saber



El Gran Chaco: toda la información que necesitas saber

El Gran Chaco, en Paraguay, casi se puede equiparar a la región del Pantanal de Brasil debido a su gran biodiversidad. Por ello, es el lugar perfecto para observar, por ejemplo, aves. Al igual que el Pantanal brasileño, esta zona tiene una vida silvestre muy diversa. Aunque tienen algunas características similares, los ecosistemas de las dos regiones son diferentes.

Mientras que el Pantanal es un biotopo de humedales con numerosos lagos de agua dulce, el Gran Chaco se encuentra en una región semiárida con su correspondiente vegetación. También se la conoce como el infierno verde porque el terreno es plano, espinoso y caluroso. Por ello, supone todo un reto para las explotaciones ganaderas de la región. Si hemos despertado tu curiosidad, a continuación te contamos todo lo que necesitas saber para viajar esta impresionante zona del oeste de Paraguay.

Chaco, Paraguay

Datos de interés sobre el Gran Chaco

Esta región estuvo desocupada durante siglos, salvo por algunas tribus indígenas robustas. Incluso Paraguay o su vecino Bolivia no se preocuparon durante mucho tiempo por el territorio, pues aparentemente no tenía ninguna utilidad. Sin embargo, esta percepción cambió cuando surgió la posibilidad de que hubiera una reserva de petróleo en el bosque. Como consecuencia, ambas naciones libraron una encarnizada guerra por la zona entre 1932 y 1935, que sorprendentemente ganó Paraguay.

El territorio paraguayo siempre ha estado habitado por una minúscula población de tribus indígenas, pero esta aumentó mucho con el establecimiento de las colonias menonitas. En Filadelfia, por ejemplo, hay actualmente miembros pacifistas de iglesias libres cristianas que viven su vida al margen de los demás pueblos y culturas del país. Estas comunidades, en su mayoría de origen alemán, siguen albergando a muchos habitantes rubios que hablan la llamada habla plautdietsch.

Si eres un amante de la naturaleza, el Gran Chacho es para ti, debido a su diversa fauna y flora. Además de cactus del tamaño de casas, podrás observar numerosas especies animales. Algunos ejemplos son: el caimán, el oso hormiguero gigante, el tapir de tierras bajas, el pecarí del Chaco y el armadillo. Asimismo, podrás observar aves, ya que hay una gran variedad de especies como ñandúes, pájaros carpinteros negros, águilas, urogallos coxígeos y trepadores de árboles. Otro espectáculo natural son las numerosas aves acuáticas atraídas por las salinas y los pantanos.

Alojamiento

Sin duda, lo mejor es que el Gran Chaco aún no está explotado por el turismo. Esto significa que esta zona no cuenta con infraestructuras, pero en ella podrás disfrutar de la paz y el aislamiento. Además, tampoco encontrarás alojamientos de lujo. Así, los mejores lugares para alojarse son Filadelfia o Loma Plata.


El clima en el Gran Chaco

Paraguay está dividido en dos grandes regiones por el río Paraná. El Gran Chaco, en concreto, se extiende por el oeste y sus llanuras se dividen en la zona alta y la zona baja. La primera se caracteriza por sabanas y estanques naturales rodeados de bosques secos y vegetación arbustiva espinosa. En cambio, la zona baja está a nivel del mar y cuenta con una gran variedad de bosques de palmeras. Con todo, si quieres visitar el Gran Chaco debes estar preparado para el calor, sobre todo en verano.

Por su parte, el este de Paraguay tiene un paisaje completamente diferente. Aquí, es frecuente encontrar bosques tropicales intercalados con pequeñas colinas y praderas naturales. El clima local oscila entre subtropical y templado con importantes precipitaciones en las zonas orientales. Sin embargo, en la parte occidental te toparás con un clima semiárido.

La mejor época para visitar el Gran Chaco

La verdad es que puedes visitar el Gran Chaco en cualquier época del año, ya que solo hay dos temporadas: la cálida y la extremadamente cálida. Concretamente, el pico de calor se alcanza entre diciembre y febrero. Durante el resto del año el clima es constantemente cálido con temperaturas entre 23 y 29 grados Celsius. En cuanto a las precipitaciones, el país no tiene una temporada de lluvias como tal, ya que solo llueve esporádicamente de marzo a noviembre.

Otro dato a tener en cuenta es que Paraguay aún no está en el radar de la mayoría de los turistas. Por este motivo, te recomendamos informarte de antemano sobre los horarios de apertura de los lugares que quieres visitar. Además, la mayoría de los paraguayos viajan al extranjero en los períodos vacacionales extensos, lo que significa que el país suele estar más tranquilo.

Chaco, Paraguay

Las mejores actividades para hacer en el Gran Chaco

Observar los animales salvajes

Si viajas al Chaco central, seguro que acabas en el interior de la zona de las lagunas de agua salada. Esta magnífica sabana alberga una gran variedad de fauna paraguaya, especialmente de innumerables aves. Por ejemplo, en Fortín Boquerón encontrarás ejemplares exóticos como la espátula, el tuyuyú o el ñandú. Además, también es el hogar de aves acuáticas como los patos silbadores o los cisnes. Pero eso no es todo. Si viajas en invierno, ¡puede que, incluso, veas flamencos chilenos!

Otra opción es explorar el bosque autóctono cerca de Filadelfia, el cual posee una vegetación única. Está rodeado de cactus salvajes y secos que ofrecen un paisaje pintoresco, especialmente a primera hora de la mañana y al atardecer.

Si quieres vivir experiencias inolvidables en el Gran Chaco, te recomendamos, sin duda, Campo María, una enorme reserva en lo más profundo de la selva. Aquí, los amantes de las aves verán recompensado el dinero invertido. Finalmente, otro punto destacado, que no te puedes perder, es la gran laguna de costras de sal.

Explorar las colonias menonitas

Los menonitas se remontan a una iglesia libre protestante del período de la Reforma, cuyos miembros emigraron, principalmente a Norteamérica, en el siglo XVIII, debido a restricciones legales. Más tarde, muchos huyeron de Alemania para escapar del servicio militar.

Por tanto, Paraguay acogió a numerosos refugiados con diferentes ideales religiosos y políticos en los años 20 y 30, y les permitió formar colonias. Sin embargo, estas se encuentran en lugares muy inhóspitos como el Chaco. Así que, si quieres conocer estas comunidades, lo mejor es recorrer las ciudades y pueblos cercanos a Filadelfia.

Hoy en día, las colonias tienen una gran mezcla de «salvaje oeste» y la eficiencia alemana moderna. Aunque el pueblo se ha acostumbrado a las prácticas modernas, todavía mantiene su estricta autonomía. En cuanto a su economía, la mayor parte de las comunidades dirigen un sistema de cooperativas agrícolas. No obstante, su principal fuente de ingresos es la carne de vacuno, pues las colonias tienen mucha experiencia en la cría de ganado.

La mayoría de los menonitas del Chaco paraguayo hablan un tipo de bajo alemán, mientras que los de origen canadiense hablan inglés. Además, se sabe que les apasiona el paraguayo. Uno de los aspectos más destacados de viajar a Paraguay es visitar estas grandes comunidades y escuchar las historias de los lugareños. Así, podrás comprender mejor este complejo país.

Chaco, Paraguay

Paraguay

¿Te has másquedado con ganas de más? ¡Échale un vistazo a nuestra ruta por Paraguay!

Contribuciones similares

>