De ruta por Edimburgo: Harry Potter y la ciudad de los secretos

¿Estás pensando en ir a Edimburgo? ¿Harry Potter es tu saga favorita de todos los tiempos? Quizá no lo sepas, pero hay una profunda conexión entre Edimburgo y Harry Potter. En la capital escocesa encontrarás muchos lugares relacionados con los libros, donde J. K. Rowling escribió gran parte de ellos.

Según los seguidores de la saga, muchos de ellos han servido de fuente de inspiración para la autora. Sin embargo, otros fueron los elegidos por esta para escribir sus libros. Pero ¡no te preocupes!, porque hemos usado appare vestigium por ti y, en esta pequeña guía, hemos reunido las mejores referencias para cuando aterrices en la capital escocesa. No tendrás que usar aparecium; ¡en “De ruta por Edimburgo: Harry Potter y la ciudad de los secretos” te lo dejamos todo claro!

La cafetería The Elephant House

Empezamos por The Elephant House, uno de los lugares en los que Edimburgo y Harry Potter confluyen. Actualmente, esta cafetería es muy famosa entre los seguidores del joven mago, pues se dice que este fue el lugar donde nació toda la historia de Harry Potter. De hecho, es un lugar bastante cotizado dentro del mundo de la novelística, y es que otros escritores destacables, como Ian Rankin y Alexander McCall-Smith, también la han visitado.

Desgraciadamente, con el tiempo, este lugar se ha visto desbordado por todos los amantes de la saga y turistas fanáticos de la fotografía. Por ello, la cafetería ha establecido la norma de que, o bien se realice alguna consumición, o bien se abone una pequeña cuota para hacer fotos. Por todo esto, si alguna vez quieres tomar algo en The Elephant House, ten en cuenta que debes venir lo más temprano posible por la mañana o muy tarde por la noche, ya que puedes encontrarte con una larga cola a la entrada de la cafetería. 

Sin embargo, llegados a este punto, sentimos decirte que la afirmación de que la historia de Harry Potter se originó aquí no es del todo cierta. Es verdad que Rowling pasó mucho tiempo en la cafetería escribiendo los libros, pero la idea surgió cuando se mudó a Londres. Así pues, ni Harry Potter nació en The Elephant House, ni Rowling terminó de escribir aquí sus primeros borradores. No obstante, lo que sí es cierto es que pasó mucho tiempo entre las paredes de esta cafetería mientras trabajaba en libros posteriores.

El Hotel Balmoral

La siguiente parada en nuestra ruta que combina Edimburgo y Harry Potter es el Hotel Balmoral. Es un hotel de cinco estrellas en el centro de Edimburgo donde Rowling terminó de escribir el último libro de la saga, Harry Potter y las reliquias de la muerte. El manuscrito se escribió sobre un busto de mármol del dios Hermes en la habitación 552 y, una vez lo terminó, como todo buen muggle, la autora garabateó en el busto: «J. K. Rowling terminó de escribir Harry Potter y las Reliquias de la Muerte en esta habitación (552) el 11 de enero de 2007».

De hecho, muy poca gente sabía entonces que Rowling vivía en este hotel mientras trabajaba en el final del libro. Increíble, ¿verdad? Hoy en día, en la era de las redes sociales, es difícil imaginarlo.

Si nos paramos a pensarlo, es bastante asombroso que Rowling empezara a escribir los libros en una simple cafetería mientras vivía de una prestación por desempleo que le otorgaba el Estado, y que, finalmente, terminara su último libro alojada en uno de los hoteles más caros de Edimburgo. ¡Las vueltas que da la vida!

Desde entonces, la habitación ha sido rebautizada como la suite J. K. Rowling y está disponible para cualquier huésped. Además, el busto de Hermes sigue en su interior, aunque protegido en una vitrina. Así, toda persona aficionada a la saga que se lo pueda permitir tiene la oportunidad de alojarse en la misma habitación que la famosa autora.

La calle Victoria Street

Victoria Street es una calle estrecha y curva en la zona de Grassmarket, un antiguo mercado de Edimburgo. En ella destacan las tiendas y edificios de colores vivos, algunos con techo triangular que, para muchos seguidores, son muy similares a las tiendas descritas a lo largo del mágico callejón Diagón: una calle comercial con adoquines y numerosas tiendas donde magos y brujas pueden comprar todo lo que necesitan.

Muchos creen que esta calle, así como las de West Bow y Candlemaker Row, y los edificios de Grassmarket sirvieron de fuente de inspiración para el que J.K. Rowling acabaría bautizando como el callejón Diagón.

¿Sigues con ganas de más? No te preocupes: Edimburgo y Harry Potter aún tienen más cosas en común.

El cementerio Greyfriar's Kirkyard

El Greyfriar's Kirkyard es un cementerio donde encontrarás varias lápidas cuyos nombres, probablemente, te resulten muy familiares. La más famosa es la tumba de Thomas Riddell, pues pudo haber servido de inspiración para el nombre real del antagonista de nuestro joven mago: El-que-no-debe-ser-nombrado. ¿Recuerdas que, de hecho, en el cuarto libro, Harry Potter y el Cáliz de Fuego, se menciona una lápida con este nombre?

Otra tumba muy conocida es la de William McGonagall, quien comparte apellido con el personaje de la conocida profesora de la saga: Minerva McGonagall. El verdadero McGonagall era un poeta y tejedor escocés de reputación bastante dudosa. Probablemente, sea por esto por lo que hoy en día no se le tenga por un gran poeta en Escocia. Como ves, ¡podrías pasarte una eternidad buscando tumbas que llevan los nombres o apellidos de muchos de los personajes de los libros de Harry Potter!

El cementerio está normalmente abierto a los visitantes, por lo que se puede entrar sin problemas. Si vas por detrás de la iglesia, a la derecha, encontrarás fácilmente la mayoría de las tumbas que los amantes de la saga vienen buscando. Sin embargo, no olvides que estás en un cementerio, por lo que sé considerado durante la visita y respeta el merecido descanso de los muertos.

Como ves, Edimburgo y Harry Potter coinciden hasta en los lugares más recónditos, pero sigue leyendo, ¡que aún hay más!

El castillo de Edimburgo

El castillo de Edimburgo, el monumento más famoso de la ciudad, es una fortaleza con edificios que datan del siglo XII. Muchos creen que la escuela de magia de Hogwarts bebe de este castillo. Independientemente de que haya o no alguna conexión con Harry Potter, te recomendamos que vayas a visitarlo. Está situado en uno de los extremos de la calle Royal Mile y se puede ver desde muchos puntos de la ciudad.

Visto lo visto, no es de extrañar que el castillo sea una de las atracciones turísticas preferidas por los visitantes de la ciudad. Por ello, si quieres evitar la aglomeración de turistas, te recomendamos que lo visites durante las primeras horas de apertura o justo antes del cierre. Además, ten en cuenta que también cuentas con la opción de comprar tu entrada por internet. Las 13:00 es una hora ideal para visitar el castillo porque, aunque concurrido, es el momento en el que se disparan los cañones.

Con todo, y sin ánimo de decepcionar a ningún fanático de Harry Potter, es poco probable que haya una conexión entre el castillo de Edimburgo y Hogwarts. La propia J. K. Rowling ha asegurado que su imagen de Hogwarts surgió antes de que se mudara a Edimburgo, así que este castillo podría haberle servido de inspiración solamente para algunos pocos detalles descritos en sus libros.

Para terminar

Edimburgo es, para los amantes de los libros de Harry Potter, lo que la Meca para los musulmanes: un lugar sagrado que hay que visitar, al menos, una vez en la vida. Como te hemos contado en “De ruta por Edimburgo: Harry Potter y la ciudad de los secretos”, en la capital escocesa se encuentran los lugares donde Rowling escribió, así como sus posibles fuentes de inspiración.

Desde la cafetería The Elephant House, pasando por la adoquinada calle Victoria Street que tanto recuerda al inolvidable callejón Diagón, hasta llegar al cementerio Greyfriar’s Kirkyard o al castillo de Edimburgo, no hay duda de que la capital escocesa te traslada al mundo de Harry Potter hasta el punto de sentirte como un personaje más de la saga.

Por todo esto, si eres un gran fan del universo de Harry Potter como nosotros, te encantará nuestra ruta que combina Edimburgo y Harry Potter. Pero incluso si no es así, también podrás pasarlo muy bien en la ciudad y maravillarte con los muchos lugares de interés y las historias de miedo que el ambiente de la capital escocesa ofrece. Cuando estés allí, te darás cuenta enseguida de a qué nos referimos.

Travesura realizada.

Contribuciones similares

La mejor época para viajar a Letonia: guía climática

En este artículo te mostramos las razones por las que vale la

Leer más >
La mejor época para viajar a Letonia: guía climática

¿Cuál es la mejor época para viajar a Irlanda?

La mejor época para viajar a Irlanda: ¿por qué ir como mochilero a

Leer más >
¿Cuál es la mejor época para viajar a Irlanda?

Hoteles en los árboles: los alojamientos más bonitos de Alemania

Los mejores autocines alemanes: todo lo que necesitas saber ¿Qué puede ser

Leer más >
Hoteles en los árboles: los alojamientos más bonitos de Alemania

Wurzburgo: todo lo que debes saber

Qúe ver en Wurzburgo: entre iglesias, monumentos y viñedosSi eres un visitante

Leer más >
Wurzburgo: todo lo que debes saber

Turismo negro en Alemania: Descubre la historia alemana

Turismo negro en Alemania Cuando la gente piensa en irse de vacaciones

Leer más >
Turismo negro en Alemania: Descubre la historia alemana

Qué ver en Escocia

Qué ver en Escocia: desde Edimburgo hacia Inverness Todos hemos escuchado hablar sobre el precioso

Leer más >
Qué ver en Escocia
>