Las 14 mejores cosas que puedes hacer en Isfahán

Isfahán, escrito a veces como Ispahán, es una de las ciudades más antiguas de Irán y tiene más de 1.500 años. Isfahán es un importante centro cultural y comercial de Irán y está catalogada como la segunda región metropolitana más grande del país. Es una de las mayores, más fascinantes e interesantes ciudades de Irán y fue alguna vez capital de Persia durante su apogeo en el siglo XVII. Isfahán también es conocida por mucha gente como la mitad del mundo, debido a su tamaño y singularidad. Hay una gran variedad de atracciones para explorar en la ciudad, ya sea que la visites por negocios o por diversión. A continuación, enumeramos algunas de las mejores cosas que puedes hacer en Isfahán.

1. Explora la Plaza Naqsh-e-Jahan

Se trata de un enorme espacio público en el centro de Isfahán y también se le conoce como Plaza del Imán. Esta plaza es uno de los mejores ejemplos de las joyas arquitectónicas construidas durante el Imperio Safavid. La plaza también es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y atrae tanto a turistas como a locales. Es uno de los lugares más visitados de Isfahán e Irán porque está rodeada de importantes atracciones para explorar, como la mezquita del jeque Lotfollah, la mezquita Shah, el palacio Ali Qapu y la puerta Qeysarie, que también es la entrada principal del bazar de Isfahán. Este lugar está lleno de tradición y es un gran destino si eres amante de la historia.

Cosas que hacer en Isfahán – Irán

2. Visita el Palacio de Ali Qapu

Este palacio está situado en el lado opuesto de la mezquita del jeque Lotfollah. El palacio es un imponente edificio de seis pisos y fue una residencia real usada por el Shah Abbas para hospedar a sus invitados más importantes. Este palacio se terminó a finales del siglo XVI y alberga numerosas pinturas y frescos, mientras que la terraza con columnas ofrece a los turistas una vista impresionante hacia la plaza y sus mezquitas. Es un tesoro nacional y está representado en el reverso de los billetes de 20.000 riales. Aunque la mayoría de sus edificaciones están en ruinas hoy en día, no debes perderte la sala de música del sexto piso, un lugar magnífica gracias a las impresionantes figuras talladas en su techo y sus paredes.

3. Compra recuerdos en el Gran Bazar de Isfahán


Deberías acudir al Gran Bazar cuando visites la Plaza Naqsh-e-Jahan. Desde la Puerta de Qeysarie podrás explorar el mercado mientras te ahogas figuradamente en el laberinto de esta gran plaza de mercado. En el Gran Bazar encontrarás una variedad de artesanías, especias, alfombras, ropa, u otros artículos para comprar. El Gran Bazar de Isfahán está cubierto, fue construido originalmente en el siglo XI y se extiende hasta la Mezquita de Jameh.

4. Visita la mezquita del jeque Lotfollah

Esta mezquita está emplazada en el lado este de la Plaza Naqsh-e-Jahan y se construyó diez años antes que la más popular mezquita de los imanes. La mezquita del jeque Lotfollah es reconocida por su trabajo de azulejos dorados y crema, al igual que por sus complejos arabescos. El punto culminante de la mezquita es la imponente cúpula central, que es magnífica tanto por dentro como por fuera. La mezquita no tiene minaretes, ya que fue construida originalmente para miembros privados de la corte real y fue diseñada por Shеіkh Bahai durante el gobierno del Shah Abbаѕ.

Cosas que hacer en Isfahán – Irán

5. Visita de la tumba de Majlesi

Esta tumba se encuentra en el lado noroeste de la Mezquita de Jameh y es un mausoleo dedicado a Mohammad Baqer Majlesi, que fue un famoso e influyente clérigo perteneciente al grupo de los doce chiítas durante la era Safavid. La tumba es famosa por su compilación enciclopédica de hadices, que consta de 110 volúmenes. Si visitas esta tumba un viernes por la tarde, encontrarás el mausoleo lleno de mujeres vestidas de chador, algunas de las cuales se sientan en el piso para leer textos religiosos, mientras que otras rodean la tumba para tocarla con sus manos.

6. Descubre la Mezquita de Jameh

Esta mezquita es un gran destino si eres amante de la arquitectura. Tan pronto como entres tendrás la sensación de estar caminando a través del tiempo, pues podrás observar las transformaciones que ha experimentado desde el siglo VIII hasta finales del siglo XX. Esta mezquita exhibe diferentes estilos en sus diversas áreas, debido a la naturaleza de sus construcciones y también a las adiciones y alteraciones que ha recibido bajo distintas dinastías. Esto significa que podrás apreciar una singular mezcla de la arquitectura iraní en un solo edificio, a lo largo de sus cuatro salas de oración.

Cosas que hacer en Isfahán – Irán

7. Presencia las actuaciones locales en el Puente Khaju

El Puente Khaju es una magnífica estructura construida sobre una sección del río durante el reinado de Shah Abbas II. En su centro, encontrarás un pabellón donde el rey se sentó alguna vez, sólo para disfrutar de la vista panorámica. El puente tiene dos pisos, similar al de Siosepol. Si cuentas con mucha suerte, podrás ver a los locales cantando o recitando poemas bajo el puente, lo que crea una atmósfera encantadora.

8. Disfruta de la puesta de sol desde el templo del fuego

En la parte occidental de Isfahán está el templo del fuego, que localmente se conoce como Atashgah. Este templo es un sitio arqueológico situado en la cima de una colina, que alguna vez fue una ciudadela donde se cree que se ubicó el templo del fuego de Zoroastro. Encontrarás un edificio redondo construido con ladrillos, donde podrás simplemente sentarte y disfrutar de la impresionante vista. El ascenso al templo es bastante empinado y corto, de modo que en pocos minutos te encontrarás en la cima, un lugar perfecto para disfrutar de la puesta de sol.

9. Visita Varzaneh

En Irán hay una variedad de parajes desérticos para visitar y este pueblo en particular es uno de los principales destinos de cualquier estancia en el país. Está convenientemente situado cerca de Isfahán, a sólo dos horas en coche del centro de la ciudad. Cuenta con un aparcamiento que también se utiliza como camping. Una de las mejores cosas podrás hacer aquí es alojarte en un hospedaje del desierto como la Negaar Traditional Guesthouse. Entre los lugares de interés de esta localidad se encuentran el lago salado de Varzaneh y numerosos sitios históricos.

Cosas que hacer en Isfahán – Irán

10. Visita la Iglesia de Vank

Esta iglesia está situada en el centro del barrio de Jolfa y es fascinante porque está decorada con frescos y murales que representan historias bíblicas. Aunque la iglesia parece modesta desde afuera, te llevarás una sorpresa cuando ingreses, pues en cada rincón de la estructura encontrarás imágenes y figuras dignas de asombro.

11. Camina por el barrio de Jolfa

Jolfa es el nombre del barrio armenio de Isfahán, ubicado al otro lado del río Zayandeh. Esta zona fue construida como un dudlung en 1.606, bajo la dirección del Shah Abbas I. Hoy en día, les permite a los turistas conocer de primera mano la diversidad de este país. La mejor manera de explorar el asentamiento es dar un paseo por el vecindario, donde encontrarás antiguas iglesias armenias, pintorescos cafés y antiguas casas.

12. Haz una excursión por la montaña de Sofeh

La montaña de Sofeh se eleva hasta los 590 metros sobre el nivel de la base y ofrece a los turistas la posibilidad de hacer excursiones de día y de noche. Un turista corriente tardará un par de horas en alcanzar la cima de la montaña, pues la ruta está pavimentada en la mayor parte del trayecto. Si no estás listo para la escalada, puedes ir al parque al pie de la montaña, una famosa sección recreativa donde podrás hacer un picnic o simplemente dar un paseo con tus seres queridos.

13. Aprende a preparar platos locales

Este es un aspecto importante si vives enamorado de la cocina iraní. Una de las mejores oportunidades para aprender a cocinar los platos locales es la clase de cocina persa Maryam, donde conocerás la preparación de recetas como Fasenjun, Gheymeh Bademjan, Tahdig, entre otras. Lo mejor de aprender a cocinar aquí es que también podrás degustar todos los platos que te enseñen.

14. Visita un café

Isfahán tiene una próspera y diversa escena de cafés, desde los magníficamente decorados hasta los que sirven deliciosos tés y pasteles. En cualquier caso, deberías visitar el pequeño y acogedor café Bahar Narenj, que se encuentra cerca de la Iglesia de Vank y tiene un interior espléndido. También podrás visitar el Café Roozegar, que tiene un diseño tradicional. Otro de los mejores cafés a tu disposición es el Radio Café, famoso por sus deliciosos croissants y pasteles de queso.

Conclusión

Isfahán fue alguna vez la capital del Imperio Safavid de Shah Abbas y está rodeada de sitios de importancia histórica, con una variedad de edificios icónicos que te enamorarán.

Irán

¿Quieres más? Revisa nuestra ruta a Irán ahora.

Más sobre Irán


>