Asia y el problema de la conciencia ambiental

La protección del medio ambiente y la gestión de los residuos son temas que están muy presentes en Europa. Están en boca de todos y en todas partes se discute cómo gestionarlos de la forma más efectiva. Pero, por desgracia, no es así en todas partes. La basura ha aumentado excesivamente en por todo el mundo. En este artículo, queremos describir cómo está la situación en Asia y otros países menos desarrollados respecto a este asunto, por qué razón hay un problema con los residuos y la conciencia ambiental, y qué puedes hacer tú al respecto.

Asia_problema de_basura

La escasa conciencia ambiental en las playas tropicales

Este, probablemente, no sea uno de los temas sobre los que a todos nos gusta leer, pero creemos que es necesario que se hable públicamente. En muchas partes de Europa, apenas notamos el problema, pero si alguna vez has estado en Asia o en otros países menos desarrollados, sabrás de lo que estamos hablando.

En Alemania, por ejemplo, hay un debate impetuoso sobre cuál es la mejor manera de proteger el medio ambiente, sobre los acuerdos a los que es necesario llegar en la Unión Europea y sobre cuándo llegará la prohibición del diésel a la ciudad. Todas estas son cuestiones debatidas frecuentemente en el país germano y muchas personas están empezando a desarrollar una conciencia ambiental digna de reconocimiento.

Pero, cuando uno va a Asia, se da cuenta de que la gente ahí no tiene en mente este problema. Lo peor que hay, aparte de la contaminación atmosférica, es la acumulación de basura. La encuentras en todas partes: en la playa, en los ríos, en la selva, en la ciudad, en las montañas... Y en abundancia. La gente allí todavía no ha desarrollado esa conciencia ambiental, desafortunadamente.

En algunas playas remotas que no se limpian diariamente por el personal de los hoteles, no podrías ni siquiera acostarte con la toalla, porque no encontrarías ni un hueco libre entre todos los cepillos de dientes, botellas y bolsas de plástico.

¿Por qué a menudo no nos damos cuenta de esto en las playas?

Muchas playas de las zonas turísticas se mantienen limpias gracias a los complejos hoteleros locales. A primera hora de la mañana, cuando los turistas aún duermen, pequeños equipos de limpieza se aseguran de que la playa se vea bonita y limpia. Pero no pienses que luego se recicla. La mayoría de las veces, la basura acaba en un lugar desde donde puede volver a aterrizar al mar sin problemas.

Pero, si alguna vez vas a playas a las que no se puede acceder a través de los hoteles, ves la realidad y esta puede ser realmente impactante.

La basura destruye la hermosa imagen de una playa paradisíaca tropical donde a todos nos gustaría tumbarnos. Por todas partes hay residuos esparcidos, desde zapatos viejos hasta latas de cerveza. A uno le gustaría ir con una gran excavadora, empujar toda la basura y dejársela en la puerta a alguna compañía de plásticos.

Asia_problema de_basura

La cultura de la basura en Asia y la escasa conciencia ambiental del continente

Lo que aquí en Europa está ocurriendo ahora a pequeños pasos no ha llegado ni siquiera a la mente de la gente en muchas partes de Asia. Lamentablemente, la población de la mayor parte de Asia está todavía lejos de ser tan consciente del medio ambiente como lo somos nosotros en Europa. Allí, no hay aún reglas estrictas sobre cómo se deben separar los residuos. Tampoco ha oído hablar nadie sobre la «prohibición del diésel».

La cultura en estos países todavía está muy por detrás del progreso de Occidente en cuanto a la protección del medio ambiente. Para explicar por qué es así, tendríamos que retroceder mucho en el tiempo. Por un lado, esto tiene que ver con la educación; por otro con el hecho de que la gente de allí no sabe cómo gestionar la gran cantidad de plásticos que generan.

En el pasado, usaban como recipientes para comer las hojas de plátano y, una vez usadas, podían simplemente tirarlas al suelo. Luego, estas se descomponían naturalmente. Cuando el plástico llegó a estos países, fue, por supuesto, un gran paso adelante. Sin embargo, nadie les dijo que el plástico no se comportaba de la misma manera que las hojas de plátano.

Si caminas por las calles de Bangkok, por ejemplo, y acabas de acabarte una botella de agua, te darás cuenta de que no puedes deshacerte de ella porque no hay papeleras por las calles.

Si no quieres tirarla al suelo, o a alguno de los montones de basura que se han acumulado por la calle, probablemente tendrías que llevártela de vuelta al hotel. Lo mismo ocurre en las playas, no hay papeleras.

Es importante que hagamos todo lo que está en nuestras manos cuando visitemos un país extranjero para que la basura no acabe en la naturaleza.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Nosotros, los turistas, tenemos una gran influencia en esos países. Lo que podemos hacer para aumentar la conciencia ambiental de la gente allí es ser un ejemplo en la forma en que gestionamos los residuos. A menudo, basta con no aceptar una bolsa de plástico si te la ofrecen en el supermercado.

Si vas a dar un paseo por la playa, puedes llevarte una bolsa de basura y recoger los plásticos que encuentres. En los restaurantes y cafés puedes prescindir de la pajita y decir «no» al plástico siempre que tengas ocasión.

Es cierto que la gente de esos países aún no se ha preocupado de gestionar adecuada y conscientemente los residuos plásticos, pero eso no debería hacer que cuando nosotros, los extranjeros, visitemos el país debamos adaptarnos a su conducta. Al contrario, aunque lo más sencillo sería tirar la bolsa de plástico al suelo, debemos hacer el esfuerzo y tratar de concienciar con nuestro ejemplo de que existen formas más adecuadas de gestionarlos.

Es importante no ceder a la comodidad. De lo contrario, nada cambiará nunca.

La próxima vez que estés en una playa, asegúrate de recoger al menos cinco piezas de plástico que encuentres y tirarlas a un contenedor. Todo el mundo puede poner su granito de arena. Y si todo el mundo lo hace, en algún momento, podría marcar la diferencia.

Asia_problema de_basura

Para terminar

Aunque parezca que nada de esto tiene sentido, ¡lo tendrá! Porque, si todos piensan así, entonces todo esto será realmente inútil. Pero, si ponemos un poquito de nuestra parte, entonces se puede lograr algo grande.

Por supuesto, se puede argumentar que la mayor parte de la basura terminará igualmente en el mar de nuevo y, por lo tanto, también en las playas, ya que estos países apenas tienen plantas de reciclaje. Pero esa es la manera equivocada de pensar. Porque se trata de empezar a pequeña escala para que las cosas se muevan. La próxima vez que alguien te vea en la playa recogiendo basura, despertarás algo en su conciencia. Y tal vez consigas que la próxima vez esa misma persona se piense si tirar una bolsa de plástico al suelo. O que vaya a la playa y recoja la basura él mismo y despierte algo en la mente de otra persona.

Mientras tengamos esta Tierra, debemos darlo todo para protegerla. Todo lo que estamos dispuestos a hacer. Y realmente no hace daño recoger un poco de basura, o llevar la botella de plástico vacía de vuelta al hotel y tirarla en un cubo de basura.

Admitimos que, a veces, es una pesadez. Pero así son las cosas. Algunas cosas en la vida, aunque sean molestas, tienen que hacerse. Y cuando piensas en los maravillosos planetas que podríamos salvar haciendo esto, es un poco menos molesto.

Y si todavía no te hemos convencido de que estas pequeñas acciones cambiarán las cosas, entonces solo te diré una cosa: la esperanza es lo último que se pierde. ¡Luchemos por una conciencia ambiental universal!

Contribuciones similares

>