Cataratas del Niágara: un espectáculo natural único e irrepetible

Las cataratas del Niágara, en el este de Norteamérica, son un espectáculo natural del que probablemente ya hayas oído hablar. Si estás planeando un viaje por carretera para recorrer Estados Unidos o Canadá, o estás buscando nuevos lugares sorprendentes para visitar en tu próximo viaje, te sugerimos que pongas las cataratas del Niágara en lo alto de tu lista.

Al fin y al cabo, esta maravilla de la naturaleza está llena de datos emocionantes, rodeada de una región interesante no en uno, sino en dos países. ¡Te garantizamos que te dejará boquiabierto! Sigue leyendo para saberlo todo sobre las mundialmente famosas cataratas del Niágara. ¡Vamos!

Cataratas del Niágara

La ubicación única y el tamaño de las cataratas del Niágara

Como es habitual, cada cascada está conectada a un río. Pues bien, las cataratas del Niágara forman parte del río que lleva el mismo nombre y que separa la provincia canadiense de Ontario del estado estadounidense de Nueva York. Esta es también la razón por la que las cataratas del Niágara pueden verse desde estos dos países. Además, recibieron su nombre en plural porque hay tres cataratas.

Estas tres cataratas también tienen sus propios nombres: la mayor agrupación se llama Horseshoe Falls, en español ‘cataratas de la Herradura’, porque tiene la forma de dicho objeto. También se las conoce como Canadian Falls, en español ‘cataratas canadienses’, ya que están en Canadá. ¡Estas alcanzan la friolera de unos 52 metros de altura! Por otro lado, la agrupación de tamaño medio se llama simplemente American Falls, o ‘cataratas americanas’, (están en el lado estadounidense y su altura oscila entre los 20 y los 34 metros). Las más pequeñas, por su parte, son las Bridal Veil Falls, en español ‘cataratas velo de novia’, la cuales también se encuentran en el Estado de Nueva York.

Por supuesto, también debes planificar la mejor manera de llegar a las cataratas del Niágara durante tu viaje. Si quieres visitarlas al principio, deberías considerar la posibilidad de volar al Aeropuerto Internacional de Buffalo-Niagara. Desde allí, puedes tomar fácilmente un transporte a las cataratas, que están a unos treinta minutos.

Otra opción, y probablemente la más utilizada, es llegar en coche de alquiler. Esto es especialmente útil tanto si estás planeando un viaje por carretera como si te quedas en Toronto y planeas un viaje a las cataratas del Niágara para el fin de semana. Además, hay numerosas conexiones de autobús e incluso de tren. Como puedes ver, no tendrás ningún problema para llegar.

Explora las múltiples facetas de las cataratas del Niágara

Las cataratas del Niágara son, por supuesto, un espectáculo natural único que ningún mochilero debería perderse. Por unos 20 dólares también puedes ver las cataratas de cerca en uno de los famosos barcos Maid of the Mist, que significa ‘sirvienta de la neblina’ en español.

¡Y el nombre no es en vano! A medida que el barco se acerca a las Horseshoe Falls, parece que entras en una espesa nube de niebla, y eso es exactamente lo que ocurre. Así que esta es una forma muy especial de explorar las cataratas. ¡El Maid of the Mist existe desde 1846! Por lo tanto, es un viaje que sin duda será el punto fuerte de tu viaje.

Si las cataratas del Niágara no son el único destino de tu viaje, te recomendamos que te quedes allí al menos una noche para ver en directo una imagen completamente diferente de ellas. Por la noche, se iluminan con todos los colores del arcoíris, convirtiendo las cataratas en un espectáculo encantador. ¡Recuerda a la aurora boreal, solo que con agua! Da un paseo por las cataratas del Niágara o reserva mesa en un restaurante con vistas a las coloridas cataratas. ¡No volverás a ver nada igual!

Las cataratas del Niágara en invierno

Además, las cataratas del Niágara no solo son un destino codiciado en los meses más cálidos, sino también en invierno, cuando se congelan parcialmente y están rodeadas por un paisaje nevado mágico. Sin embargo, las cataratas del Niágara solo se han congelado por completo unas pocas veces en los últimos siglos, por lo que no te hagas falsas ilusiones.

Las masas de agua parecen aún más grandes y blancas en invierno, pero desgraciadamente las excursiones en barco no se ofrecen durante la estación fría. Probablemente tampoco sería muy divertido, ya que tú mismo acabarías hecho un carámbano rodeado por el agua fría del aire.

No obstante, puedes combinar tu viaje de invierno a las cataratas del Niágara con otros lugares especialmente bonitos en esta época del año, como la ciudad de Nueva York o las estaciones de esquí del norte de Estados Unidos. Dependiendo de tus preferencias, podrás decidir qué te conviene más, pero una cosa es segura: ¡las cataratas del Niágara son un lugar increíble los 365 días del año!

Qué puedes hacer en las cataratas del Niágara

Para saber más sobre este espectáculo natural, te recomendamos que visites el Niagara Adventure Theater. Aquí podrás conocer interesantes historias y los antecedentes de las cataratas del Niágara con una película de treinta minutos. En el Niagara George Discovery Center, encontrarás más exposiciones y muestras interactivas para descubrir la geografía y la historia de las cataratas y sus alrededores.

Si lo que buscas es una actividad más aventurera, la excursión a la Cave of the Winds, o cueva de los Vientos, es para ti. Aquí podrás acercarte de nuevo a las cascadas y sentir la adrenalina del viento, que lanza el agua contra tu cuerpo, haciéndote sentir completamente vivo. Así que deja el teléfono y la cámara en el hotel y ponte el chubasquero que te han dado para no empaparte.

Una actividad aún más salvaje que también permite ver las cataratas del Niágara desde arriba es la excursión en tirolina, en la que se sobrevuela la zona. ¡Ni siquiera te mojarás!

Los amantes del senderismo también tienen mucho que hacer en las cataratas del Niágara. Hay varias rutas de senderismo de todos los niveles en la zona, lo que permite explorarla aún más y disfrutar de perspectivas únicas de las cataratas.

La Great George Scenic Overlook Hike, por ejemplo, es una caminata fácil y corta que ofrece una impresionante vista del paisaje.

El sendero de Devil's Hole, por su parte, es más adecuado para excursionistas avanzados, pero te recompensa con una vista única de las aguas caudalosas que hay debajo.

Por último, pero no por ello menos importante, te recomendamos la Whirlpool Rapids Adventure Hike, pero tendrás que estar en buena forma física. Te lleva por el Whirlpool State Park, Nueva York, donde te sorprenderá la velocidad del agua que pasa a tu lado. Por lo general, debes aprovechar el día, ya que algunos senderos son difíciles de ver por la noche.

Cataratas del Niágara

Para terminar

Como has podido ver en este artículo, las cataratas del Niágara no solo son un impresionante espectáculo natural en dos países, sino que la zona también ofrece numerosas actividades y aventuras que puedes experimentar.

Lo más destacado, y una actividad imprescindible para los que no tienen miedo al agua, es la excursión en los Maid of the Mist, así como la visita a la Cave of the Winds. La excursión en tirolina es también una descarga de adrenalina única para los más aventureros. Alójate allí al menos una noche, o mejor aún, unos cuantos días para aprovechar todo lo que la zona puede ofrecerte.

Puedes conocer la historia y los datos interesantes de las cataratas del Niágara en el Discovery Center, maravillarte con sus brillantes colores por la noche y también probar una o dos rutas de senderismo. Esto último te dará una perspectiva completamente diferente de las cascadas, rodeadas de la bellísima naturaleza norteamericana.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a planificar tu viaje y te deseamos que disfrutes y te asombres de las cataratas del Niágara.


Contribuciones similares

>